Los fundamentos del PSOE cierran filas con las gracias: «Puede que no los amen, pero son una necesidad» | España

Los fundamentos del PSOE cierran filas con las gracias: "Puede que no los amen, pero son una necesidad" |  España
Militantes del PSOE, en el grupo de Alcalá de Henares (Madrid).KIKE TO

El paso de las semanas, las explicaciones de La Moncloa y Ferraz y la reacción encrespada de la derecha, que ha cohesionado a la militancia del PSOE, han diluido la inquietud y el malestar que recorrían el espinazo de muchos socialistas por los indultos a los líderes de usted paga desde el 25 de mayo. Ese día, Pedro Sánchez adelantó en Bruselas su intención de otorgar la medida de indulto a los separatistas catalanes presos desde otoño de 2017 y condenados a entre 9 y 13 años por sedición y malversación. La respuesta de los activistas consultados en cuatro de las principales federaciones del PSOE es favorable. Aunque no emociona ni a las bases ni a los líderes territoriales. Los afiliados con los que habló EL PAÍS priorizan la búsqueda de una salida a la crisis territorial y destacan que los indultos son parciales y condicionales. Los nueve beneficiarios estarán excluidos de la función pública durante años.

Madrid: «Prevalece el sentido de Estado». Pedro Casillas, un metalúrgico jubilado de 75 años, casi medio militante, no tiene ninguna duda de que los indultos son «difíciles y arriesgados». Pero sobre todo los considera «necesarios». “La gente en general está cansada del enfrentamiento constante. Lo que quiere es armonía, que se arreglen las cosas ”, confía en una luminosa sala del grupo Alcalá de Henares, el mayor de Madrid con 660 integrantes (14.000 en toda la región).

«Tenemos que romper con toda esta división, este odio y esta pereza que se va acumulando», dijo Fernando Salas, otro colega metalúrgico jubilado de 69 años. La reacción de los prisioneros separatistas a su liberación, exigiendo la independencia y con demandas maximalistas como la amnistía y un referéndum concertado de autodeterminación, los ve como «producto de la euforia del sarampión». Terminará siendo como el estreñimiento de verano ”, pronosticó bajo un cartel del ex presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero con el lema Socialistas ahora.

Victoria Encabo, de 53 años, responsable de un taller de empleo, cree que los indultos son «un ejercicio de madurez democrática». Y te anima a empatizar y ponerte en la piel de la gente de Cataluña, donde tienes familia. «En uno de nuestros chats hubo alguien, que tampoco vive allí, que publicó mensajes de sin perdónEl mentiroso de Pedro Sánchez. La respuesta de los demás fue el silencio. Le hizo ver la situación con otros ojos. El silencio habla más a menudo ”, reflexiona.

Santiago Alonso, estudiante de Derecho y Ciencias Políticas de 19 años, subraya el apoyo de la Iglesia y de los empresarios: «Los emprendedores quieren estabilidad, calma, normalidad, que las empresas vuelvan a Cataluña …». ¿Cuál es la alternativa a los indultos? Rosa Díez en la Plaza de Colón diciendo ¿quiénes son los buenos españoles? Si entonces el PP no se atrevió a montar mesas para recoger firmas en Cataluña. Eso ya dice mucho ”, dijo sobre las críticas del bloque de derecha:“ Sería bueno que se moderaran un poco. Lo que han hecho es unirnos ”. Merche Ortega, funcionaria de la administración de 52 años, 17 con carnet socialista, entiende que el origen del problema es político, «y por tanto la solución debe ser política». “Dentro del PSOE será más o menos así, pero prevalece el sentido de Estado”, dijo.

Todos son unánimes en su rechazo a una amnistía, como exige el independentismo. Tampoco consideran que el ex presidente Carles Puigdemont, prófugo de la justicia desde 2017, regresó a España sin ser responsabilizado ante los tribunales. Y auguran que la recuperación económica tendrá más consecuencias electorales. «Si Pablo Casado está convocando elecciones ahora es porque siente que en dos años el impacto de los indultos no será el mismo que hoy», apunta Casillas.

Cataluña: «Debemos reencontrarnos con el encuentro después de años devastadores». Cristina Jiménez, madrileña de 53 años que vive en Cataluña desde hace 20 años, se describe a sí misma como «la hija de usted pagaExplicando que se unió al PSC – hace unos 14.000 miembros – hace cuatro años. Su activismo tiene mucho que ver con el auge de la independencia: «Es porque los que no éramos nos hemos vuelto invisibles», explica esta economista, aunque se dedica al urbanismo. Esta posición no le impide defender ahora las gracias como una medida necesaria: “Puede que no le guste, pero es una necesidad. Creo que fueron valientes con la propuesta y yo soy solidario y feliz ”. “No entiendo a quienes critican este camino. Veamos, ¿qué propuestas tienes? «

“Hay que tomar el toro por los cuernos”, dice Dani Calvo. Activista en Barcelona desde 2010, está convencido de que la cárcel no ayuda. “Lo mejor que pudo haber pasado es que están libres. Audacia y valentía, eso es lo que tenía el Gobierno para poder empezar a hablar ”, añade el funcionario de la Generalitat de 51 años. «Es muy importante buscar el encuentro entre los azulgranas después de años emocionalmente devastadores».

Eva Escribano, de 53 años, coincide: «Te he estado esperando mucho tiempo, necesitamos medidas de concordia», afirma esta activista del PSC desde hace tres años y la sindicalista CC OO desde hace muchos otros. Está convencida de que los nacionalismos son peligrosos y que las cuestiones de identidad en un mundo globalizado no tienen sentido. Ser polos al margen del independentismo afirma que ha esperado durante mucho tiempo los indultos: “Ahora necesitamos medidas de armonía. Ya ha habido un juicio y una condena ejemplares. Y eso es importante, pero a partir de ahí para mantenerlo… Eso es venganza y no estoy de acuerdo con eso. Por supuesto, se necesitaba un gobierno de izquierda para hacer esto y tendrán que seguir explicándolo en el resto de España. Aquí [en Cataluña] ya está muy claro ”.

«Las sentencias y la prisión han sido exageradas», dijo Javier Berdejo, cardiólogo de 39 años del hospital de Bellvitge. Afiliado al PSC desde hace cuatro años, se define como un socialdemócrata y un federalista convencido. Considera que los indultos han sido «los más sensatos y los más inteligentes del gobierno español». Es un paso para hacer que las cosas vuelvan a donde nunca deberían haber ido, la política. Para mí, los delitos y las penas han sido exagerados. No hay sedición ni rebelión, podemos hablar de delitos políticos, pero no fueron violentos y no hubo víctimas ”. Berdejo también está convencido de que la sociedad española está muy cansada de una crisis que se arraiga desde hace años: «La prueba es que ni el PP ni Vox han conseguido movilizar a su electorado, ni por las fotos ni por las firmas».

Comunidad Valenciana: “La solución no puede ser solo aplicar el código penal. Segunda federación socialista de España, con alrededor de 16.000 militantes y liderada por el presidente regional Ximo Puig, federalista y uno de los principales partidarios de Pedro Sánchez en su decisión de indultar a los políticos presos de la usted paga, tampoco ofrece grietas. Ximo Cádiz, 49 años, afiliado a Ciutat Vella de Valencia, defiende abiertamente su concesión: “Había que hacer algo. El problema catalán es político y no se puede solucionar encarcelando a ocho o nueve políticos o dos millones de catalanes que perseveran en sus ideas. La solución no puede ser solo aplicar el Código Penal a un delito que también parece arqueológico, como la sedición. Es cierto que el perdón es el comienzo de un camino donde nadie sabe a dónde nos llevará, pero la Constitución tiene cauces y hay que explorarlos ”. El funcionario municipal de Mislata, sostiene que sus compañeros del partido de Castilla-La Mancha, por ejemplo, de donde es su familia, en la misma localidad que José Bono, Salobre, probablemente no compartan su opinión. “Allí o en Madrid, no hablamos dos idiomas, no entendemos lo que significaba la decisión del estatuto o que un territorio está mal financiado, como valenciano o catalán. Es otra realidad ”.

Carmen Bonet, de 57 años, subraya que las «comunidades periféricas», como las valencianas, baleares o vascas, «son más sensibles» a la situación de Cataluña ya la necesidad de buscar acuerdos. “Tenemos que dar un paso y el perdón me parece apropiado. El conflicto catalán debe resolverse por el bien común y por Cataluña. Desde que entró en esta fase de feroz independencia, Cataluña, que era una comunidad líder, ha estado en la cola de los servicios públicos y la I + D. Ya no es el motor ”.

Trini Piquer, jubilada de 76 años, ya fue miembro del PSOE en los últimos años del franquismo. «Entonces sólo éramos cuatro y el tambor», añade. Y desde entonces ya no duda: “¿Cómo no ser favorables a las gracias? Entiendo que hay una corriente más española, más centralizadora del partido que lo ve diferente, pero aquí somos federalistas ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *