julio 23, 2024

Los grandes bancos de Estados Unidos mejoran sus beneficios por la subida de los tipos de interés | Economía

Las cuentas salen en Wall Street. Tras las turbulencias financieras de la primera mitad del año, los grandes bancos de Estados Unidos han cerrado un tercer trimestre de beneficios récord gracias a la subida de los tipos de interés y a que la temida recesión nunca termina de llegar. Las grandes entidades han logrado cobrar más por sus créditos sin tener que elevar apenas la remuneración de los depósitos. Al tiempo, han tenido que hacer menos provisiones de las que se esperaban. Incluso el negocio de banca de inversión empieza a respirar tras la hecatombe del año pasado gracias al aumento de salidas a Bolsa, colocaciones y operaciones corporativas.

JPMorgan, Bank of America, Wells Fargo, Citi, Morgan Stanley y Goldman Sachs han logrado un beneficio agregado de 34.024 millones de dólares (unos 32.180 millones de euros al tipo de cambio actual) en el tercer trimestre de 2023, un 17% más que en el mismo periodo del año anterior. JP Morgan ha logrado resultados récord para un tercer trimestre y para el acumulado de los primeros nueve meses del año. Wells Fargo roza su récord del tercer trimestre, aunque el resultado de nueve meses está lejos de sus mejores ejercicios. Bank of America ha tenido su mejor resultado de los tres Medea de verano desde 2010. En cambio, Citi aún no se ha recuperado de la caída de beneficios del año pasado. Goldman Sachs vuelve a sufrir un descenso de sus ganancias, sobre todo por su exposición al sector inmobiliario, al igual que Morgan Stanley, al que pasa factura aún la banca de inversión.

El gran triunfador del contexto actual es JP Morgan Chase, el mayor banco de Estados Unidos, que amplía su ventaja frente al resto por tamaño y beneficios. El banco que dirige Jamie Dimon ganó 13.151 millones en el tercer trimestre, un 35% más que en el mismo periodo del año pasado, según comunicó el viernes pasado. JP Morgan salió reforzado de la sacudida del sector financiero provocada por la caída de Silicon Valley Bank, a la que siguieron otras entidades medianas. Los depositantes buscaron la seguridad de los grandes bancos, lo que sirvió para contener el coste de su pasivo. Además, JP Morgan acabó rescatando First Republic en muy buenas condiciones y se está beneficiando de ello. Sin su aportación, el beneficio habría crecido el 24% en el tercer trimestre.

La misma subida de tipos que puso en aprieto a las entidades medianas cargadas con carteras de deuda ha servido en el caso de JP Morgan para impulsar sus ingresos hasta niveles récord. Además, la entidad ha tenido que realizar menos provisiones por créditos de las que se esperaban, lo que también ha impulsado la rentabilidad. Pese a ello, Dimon se mostró prudente en la conferencia con analistas: “Nos enfrentamos a tantas incertidumbres que solo podemos ser muy cautos”, dijo, alertando de que es el “momento más peligroso que ha visto el mundo en décadas”. Además del entorno macroeconómico y geopolítico, Dimon ha advertido sobre el endurecimiento regulatorio y las exigencias de más capital que prepara la Reserva Federal en cumplimiento de las normas internacionales de solvencia (Basilea III).

Bank of America, el segundo mayor banco, también ha logrado ganar cuota a costa de otras entidades más débiles. “Hemos añadido clientes y cuentas en todas las líneas de negocio. Y lo hemos hecho en una economía saneada, pero en desaceleración, en la que el gasto de los consumidores estadounidenses sigue siendo superior al del año pasado, pero continúa ralentizándose”, ha señalado en la nota de resultados el presidente y consejero delegado de la entidad, Brian Moynihan.

La entidad logró un beneficio neto consolidado atribuible de 7.270 millones de dólares, un 11% más que en el mismo periodo de 2022 y la mayor cifra de un tercer trimestre desde 2010. La subida de los tipos de interés fue el motor de los ingresos. Sin embargo, en el caso de Bank of America esa subida de tipos tiene una contrapartida que le ha penalizado en Bolsa. La entidad acumula fuertes pérdidas en la cartera de bonos mantenidos hasta su vencimiento. Son pérdidas que no se reconocen en los beneficios porque el banco tiene previsto mantener los bonos hasta su amortización, pero implican un elevado coste de oportunidad. Esas minusvalías latentes aumentaron a 131.000 millones de dólares en el tercer trimestre, frente a los 116.000 millones del mismo periodo del año anterior. Han sido pérdidas de ese tipo las que han metido en problemas a entidades con balances más débiles que el de Bank of America.

Cambio de líder hipotecario

El mayor aumento relativo del beneficio del tercer trimestre se lo ha apuntado Wells Fargo, que ganó 5.767 millones de dólares, un 61% más que en el mismo periodo del año pasado. De las grandes entidades, es el banco que más se beneficia de la subida de los tipos de interés, que impulsaron su margen de intereses un 8%, a 13.105 millones de dólares, y los ingresos totales un 7%, hasta 20.857 millones de dólares. A eso se unió una menor necesidad de provisiones, con lo que se redujo el coste del crédito del banco con sede en San Francisco.

Eso sí, tras un largo reinado como el mayor banco hipotecario estadounidense, Wells Fargo se ha visto superado por JP Morgan en gestión crediticia a terceros, volumen de emisión y préstamos hipotecarios de cartera, en parte gracias a la adquisición de First Republic. Wells Fargo llegó a emitir uno de cada tres préstamos hipotecarios en Estados Unidos, pero tiene una limitación de tamaño impuesta por la Reserva Federal y ha ido apostando por otros segmentos.

Por su parte, Citi mejoró su resultado un 2%, hasta 3.546 millones de dólares en el tercer trimestre, gracias a un fuerte crecimiento de los ingresos, impulsados por las subidas de tipos de interés y por la negociación de títulos de renta fija y divisas. Superó con mucho las previsiones de los analistas gracias a la cartera de negociación. La consejera delegada, Jane Fraser, ha puesto en marcha una reorganización de toda la empresa que pone el foco en cinco segmentos clave: negociación, banca, gestión de patrimonios, servicios y banca personal en Estados Unidos.

“A pesar de los vientos en contra, nuestras cinco actividades principales, interconectadas entre sí, registraron un crecimiento de los ingresos del 9%”, señaló la consejera delegada, Jane Fraser, en el comunicado de resultados.

Goldman Sachs, mientras, encadena ocho trimestres consecutivos de caída interanual de los beneficios. La entidad ha sido la gran perjudicada por el desplome de los ingresos del negocio de banca de inversión, a lo que se ha unido una apuesta fallida por la financiación de consumo. Ahora que empieza a notarse un punto de inflexión en las operaciones del mercado de capitales, el banco se ha visto lastrado por sus inversiones inmobiliarias, que provocaron una pérdida de 212 millones de dólares en su cartera de renta variable y otros 358 millones de dólares en deterioros. Goldman también ha tenido que hacer frente a un deterioro de valor de 506 millones de dólares de su plataforma de préstamos GreenSky, vendida recientemente por menos de la mitad del precio a la que la valoró en 2021. Por todo ello, el beneficio consolidado atribuible cayó un 36%, hasta 1.882 millones de dólares.

“Confiamos en que el trabajo que estamos haciendo ahora nos proporcione una plataforma mucho más sólida para 2024. También espero una recuperación continuada tanto de los mercados de capitales como de la actividad corporativa si las condiciones siguen siendo propicias. Como líder en asesoramiento de fusiones y adquisiciones y suscripción de acciones, un resurgimiento de la actividad será sin duda un viento de cola para Goldman Sachs”, ha señalado su presidente, David Salomon, en un comunicado.

Morgan Stanley ha sido el último de esos seis grandes bancos en publicar resultados. Lo ha hecho este miércoles y muestran una caída del beneficio del 9%, hasta 2.408 millones de dólares. Mientras que otras entidades han visto un cambio de signo en el negocio de banca de inversión, en Morgan Stanley los ingresos de ese segmento caen un 27% interanual, hasta 938 millones de dólares, después de que en el tercer trimestre del año pasado ya se hubieran hundido un 55%. En dos años, la cifra ha pasado de 2.849 a 938 millones, lastrando el resultado del grupo. Las comisiones de asesoramiento y las de aseguramiento de emisiones de renta fija siguen en caída libre, mientras que mejoran algo las comisiones de emisiones de renta variable.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO