Los jueces siguen saliendo de Cataluña pese al final del ‘juicio’ | Cataluña

Los jueces siguen saliendo de Cataluña pese al final del 'juicio' |  Cataluña
Jesús Barrientos (de pie), presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en una imagen de 2019.
Jesús Barrientos (de pie), presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en una imagen de 2019.Albert García

Los jueces cuyo primer destino es Cataluña abandonan la comunidad en cuanto tienen la menor oportunidad. Es un problema endémico, que se acentuó en el período más intenso del proceso independentista (2017), pero que está lejos de haber sido resuelto. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha pedido, por enésima vez, que se apruebe un «cierto tipo de incentivo» para evitar una red constante de desviaciones que deterioren el funcionamiento de los tribunales en la comunidad.

El informe TSJC 2020 confirma que incluso cuando las tensiones del usted paga – Con la condena y posterior indulto de los líderes independentistas – se detuvieron las salidas. El año pasado, marcado por la pandemia, un total de 37 jueces y magistrados se enfrentaron para viajar a otras partes de España. Solo siete profesionales se postularon para trabajar en Cataluña.

Contenido del Artículo

Más información

Históricamente, la comunidad adolece de escasez de plazas debido a la escasa vocación de los catalanes para trabajar como juez, fiscal o, en general, como funcionario. Aunque la Escuela Judicial tiene su sede en Barcelona, ​​la mayoría de los solicitantes proceden de otras partes de España. Para cubrir los puestos que deja esta falta de vocación, buena parte de ellos se asignan en sus primeros años de carrera profesional en Cataluña o Canarias, otro de los territorios donde es difícil cubrir los puestos. El año pasado, 56 de los 69 jueces de la nueva promoción consiguieron Cataluña como primer destino.

Sin embargo, el objetivo de la mayoría de ellos es regresar a sus lugares de origen. Entonces, si no hay un cambio de vida significativo que altere sus planes, eligen competir tan pronto como tengan el mérito suficiente y se presente la oportunidad. El proceso no es fácil, hay partidos judiciales en los que la movilidad es escasa y plazas muy demandadas, y algunos acaban pasando unas temporadas en Cataluña. Pero, a la larga, terminan abandonándolo.

Lugares a cubrir

“El movimiento de jueces y magistrados desde y hacia Cataluña no presenta cambios significativos”, recoge el informe del TSJC de 2020. “La tendencia de años anteriores, claramente deficitaria” se ha mantenido para el sistema judicial catalán. El número de puestos vacantes sigue siendo «muy relevante»: 78 puestos de un total de 837 quedaron vacantes el año pasado, una deficiencia que dificulta el buen funcionamiento de los órganos judiciales que, en muchos casos, acumulan una carga de trabajo importante o ya están saturados.

Además de lo anterior, existen vacantes relacionadas con la maternidad y cuidado del niño (6), enfermedad (25) o por sus comisiones de servicio incumbentes en otras organizaciones (24). Esto ha obligado a cubrir esta ausencia con jueces suplentes y magistrados suplentes hasta un total de 110 de estos cargos al 31 de diciembre de 2019.

El TSJC recuerda que su órgano de gobierno «solicitó la introducción de un cierto tipo de incentivo para promover la permanencia de jueces y magistrados en destinos de Cataluña». Se trata de un antiguo reclamo ya defendido en 2010 por la entonces presidenta del tribunal de grande instance catalán, Maria Eugènia Alegret, que pedía mejoras económicas o profesionales -por ejemplo, contando como mérito el tiempo pasado en Cataluña- para cubrir vacantes.