Lucerna, entre los puentes de madera

Lucerna, entre los puentes de madera

Lucerna es tan suizo, tan suizo, que tiene un reloj que anuncia las horas un minuto antes que los demás. Es el reloj de la Zytturm (1), una de las nueve torres de la antigua muralla, del siglo XV, y su sonido acompaña al viajero así como su iconografía: dos gigantes salvajes sosteniendo la esfera y la bandera de la ciudad, que hoy cuenta con alrededor de 80.000 habitantes. Atravesada por el Reuss, Lucerna tiene una marca registrada que le da notoriedad y ventaja, la Lago de Lucerna (2), que se abre al paisaje ofreciendo unas vistas privilegiadas de las montañas de Pilatos (2.120 metros) y Rigi (1.798 metros) que no carecen de vegetación. Tanta riqueza natural da razón a los suizos de los demás cantones que todavía la llaman «la bañera suiza», por la lluvia que absorbe, detalle que no le impide ser la ciudad más turística del país. en sus puentes de madera cubiertos casi siempre es hora punta.

Sigue leyendo