Madrid y Barcelona salen a la calle para celebrar el fin del estado de alarma y el desalojo policial de Sol

Madrid y Barcelona salen a la calle para celebrar el fin del estado de alarma y el desalojo policial de Sol

La primera noche sin alarma y sin toque de queda en Madrid, Barcelona y otras ciudades españolas fue una celebración masiva de miles de jóvenes que beben y bailan en las calles y plazas más céntricas, cansado de meses de vedas y que parecía celebrar, en el caso de Madrid, San Isidro de antemano, el día 15.

En Madrid, lugares como Chueca y Malasaña o Puerta del Sol Fueron llevados por miles de jóvenes, que no guardaron la distancia entre las personas, que no respetaron el toque de queda que regía este sábado hasta las 23:00 horas y, por lo tanto, podrían ser condenados a una multa, y continuaron de fiesta hasta las 23:00 horas. mucho más tarde, saliendo del estado de alarma, que expiraba al mediodía de la noche.

Imagen de una terraza llena de jóvenes en Madrid, en la fase 2 de desescalada.

En la calle de Velarde, en el popular barrio de Malasaña, latas y botellas explotaron contra dos vehículos patrulleros de la Policía Local que dispersaron una aglomeración de jóvenes y los obligaron a huir hacia la cercana Plaza Dos de Mayo, ya abarrotada de personas que consumían alcohol en grupos de más de seis personas.

En la Puerta del Sol, la policía local dejó el « kilómetro cero » Alrededor de las 11:30 p.m. antes de la concentración de personas, que permanecieron en las calles aledañas esperando que el icónico reloj dé el mediodía de la noche y que disminuya el estado de alarma.

Supervisados ​​por los oficiales, los jóvenes no paraban de gritar la palabra «libertad», «alcohol» y el coro de la cancion Ejército de los siete países (que los seguidores del Real Madrid cantan en las victorias) y segundos antes del mediodía empezaron a corear una cuenta atrás que terminó con una carrera al centro del Sol.

Jóvenes celebrando en la Puerta del Sol.
Jóvenes celebrando en la Puerta del Sol.
EFE

Una hora después de que sonara la alarma, alrededor de 400 jóvenes seguían bebiendo, bailando, haciendo congas frente a las cámaras de televisión y constantemente gritando «libertad» y «ayuso», frente a la Real Casa de Correos, sede del gobierno regional.

Unas horas después de que se levantara el estado de alarma, alrededor de medio millar de jóvenes seguían bebiendo y bailando. tomar selfies, girando alrededor de la gran fuente que preside Sol, animándose unos a otros a saltar dentro y desafiando a los agentes de la ley.

Puerta del Sol, antes de Semana Santa.

Los « lamedores » de la policía nacional y la policía municipal vigilaron estas escenas más típicas de la víspera de Año Nuevo, aunque apenas pudieron hacer mucho antes de que llegaran los grupos. cada vez más numerosos frente a la Real Casa de Correos, sede del gobierno regional.

Varios agentes han admitido no entender este comportamiento «grosero» después de todo lo vivido en Madrid y han dicho, con sarcasmo, que ese ambiente recuerda al de la Fiesta de la Paloma o San Isidro.

Los restaurantes y bares han seguido escrupulosamente la normativa y cierran a las once de la noche, a partir de mañana podrán hacerlo una hora más tarde, pero eso no impidió que los jóvenes se llenaran de alcohol gracias a muchos lateros en las calles y algunas tiendas de abarrotes que permitían que los clientes entraran y cuando estaban llenas cerraban la persiana.

Esta tarde, acompañada de una hora casi veraniega, el miedo del Gobierno autonómico y del Ayuntamiento de que parte de la ciudadanía sea tomar las calles para celebrar el fin del estado de alarma.

La frase más repetida por estos chicos, muchos de veintitantos, era que querían salir, no tener que volver a casa a las once en punto y que están cansados ​​de tantos meses de prohibiciones.

«Si ha sido el primer día, estará bien mucho más»

Abraham y José creen que esto puede ser solo el comienzo de lo que está por venir: «Si fuera el primer día, irá a mucho más«los siguientes fines de semana.

«Es libertad, pero no Ayuso», Gritó una vecina de Tetuán que no quiso salir a la cámara pero dijo estar feliz de que el estado de alarma haya pasado.

Egeo: "Sánchez llevará a España de un estado de alarma a un estado de caos esta noche"

Una pareja joven, Sofía y Manuel, también dijeron estar satisfechos y calificaron de «extraño» que haya tanta gente en las calles, incluso durante la «hora fantasma» desde las 11 de la noche hasta la medianoche. Y ellos confiaron en eso «urbanidad y conciencia».

En definitiva, fue Isidro quien previó que, como dicta la tradición, le acompaña el mal tiempo.: se esperan lluvias y temperaturas más bajas en las próximas fechas.

La incidencia acumulada en la Comunidad lleva más de diez días disminuyendo, situándose en 317 casos por 100.000 habitantes a los catorce días, lo que significa que en una semana ha bajado 67 puntos.

Fiesta también en Barcelona

Medio millar de personas se reunieron este sábado por la noche en el Passeig Lluis Companys de Barcelona, ​​bajo el Arco de Triunfo, tras el fin del estado de alarma a las 00:00 horas.

Con el catering cerrado a partir de las 17.00 horas y el toque de queda a partir de las 22.00 horas, en Barcelona, ​​se escucharon esta noche no más fiestas en apartamentos privados de lo habitual en fechas recientes.

Imagen del Paseo Lluis Companys de Barcelona este sábado por la noche.
Imagen del Paseo Lluis Companys de Barcelona este sábado por la noche.
EFE

La medianoche fue recibida con petardos y gritos de alegría, y a partir de entonces espacios como la Plaça dels Àngels, el Paseo del Born o las playas de la ciudad Comenzaron a llenarse de grupos de personas, muchas de las cuales eran más de seis personas, un número máximo establecido, y con pocas máscaras.

El vasto aparato de Mossos d’Esquadra y la guardia urbana no impidió que medio millar de personas se reunieran bajo el Arco de Triunfo, bailando y sin mantener la distancia.