Magistrado constitucional espera que la corte revise la doctrina del estado de alerta | España

Magistrado constitucional espera que la corte revise la doctrina del estado de alerta |  España
La Gran Vía, en Madrid, durante el primer estado de alerta, la pasada primavera.
La Gran Vía, en Madrid, durante el primer estado de alerta, la pasada primavera.Allvaro García

El magistrado constitucional Juan Antonio Xiol afirma en su voto particular contra la sentencia que declaró inconstitucional la contención del estado de alerta, decretada en marzo de 2020 por la propagación de la pandemia, que esta sentencia puede ser descontada, por las contradicciones en que, en su opinión, incurre. Xiol da prácticamente por sentado que esta resolución será revisada en el futuro y considera que los magistrados de la mayoría no realizaron un correcto análisis de los preceptos constitucionales o de las normas aplicables al caso, el de una pandemia cuyo estallido provocó la colapso de muchos hospitales. A juicio del juez disidente, es un grave error argumentar que el marco legal ideal para atender una emergencia sanitaria es la declaración del estado de emergencia.

Vox presentó el recurso que resolvió esta condena contra el primer estado de alarma, que implicó la contención de toda la población, entre otras medidas. El tribunal tiene la intención de resolver el próximo recurso, presentado por el PP, contra el segundo estado de alerta, que ya no implicó la prohibición de circulación, pero tuvo una mayor duración.

«La capacidad del estado de emergencia para oponerse a los desastres sanitarios, proclamó a priori, en abstracto y por mayoría mínima en la sentencia, dice Xiol, esto no se conjuga, entre otras cosas, con el plazo de 60 días que la Constitución impone perentoriamente a este estado. El dictamen mayoritario en el que se basa la sentencia no contiene explicación alguna sobre este punto, que es de gran importancia desde el punto de vista argumentativo, ya que parece suficiente descartar el estado de excepción a los efectos para los que el tribunal lo considera. capaz. Por ello, considero que no se puede descartar una evolución de la jurisprudencia en la materia en el futuro, si se volviera a presentar este caso ante la Corte ”.

Más información

El magistrado Xiol -quien fuera presidente de la sala de lo civil de la Corte Suprema antes de incorporarse a la Corte Constitucional- sostiene que, «para que se aplique el estado de excepción debe existir un grave perjuicio a la seguridad de los ciudadanos que afecte la convivencia pacífica de sociedad «. Si la grave alteración de la normalidad no afecta gravemente a la seguridad pública, esta condición no puede declararse. Por tanto, no podemos adoptar medidas que puedan conducir a la suspensión de los derechos fundamentales, independientemente de la gravedad de la crisis provocada por la emergencia y los efectos que esta crisis pueda tener en la ciudadanía ”, subraya.

La votación particular -la quinta que se produce en contra de esta sentencia, que fue por seis votos contra cinco- agrega que la suspensión de los derechos fundamentales está prevista en casos muy concretos, que no fueron los planteados por la pandemia, ya que la «modificación del orden público lo que justifica el estado de excepción no puede referirse, como sostiene la mayoría, a una alteración grave de la normalidad que afecte al funcionamiento de las instituciones ”. “Por el contrario, la alteración del orden público que justifique la declaración del estado de excepción y la suspensión de algunos (o de todos) los derechos antes mencionados, sólo puede referirse a alteraciones que afecten a la seguridad pública. Es decir en situaciones en las que exista un grave disturbio público que impida la convivencia pacífica ”.

Xiol cree que falta justificación para que, para afrontar una crisis como la del coronavirus, ciertos derechos como la inviolabilidad del domicilio, el secreto de las telecomunicaciones o el que impida el secuestro de los medios informativos, entre otros., se pueden suspender. “Una pandemia como la que estamos viviendo puede afectar muy gravemente al derecho a la educación, al derecho al voto (las elecciones en Galicia y el País Vasco tuvieron que aplazarse porque la situación epidemiológica no permitía la celebración), la libertad de empresa , libertad religiosa, propiedad, derecho al trabajo … Y las restricciones a estos derechos pueden ser tan intensas que muchos ciudadanos se ven privados de ellos mientras dure la emergencia. La Constitución, sin embargo, no permite en modo alguno la suspensión de estos derechos ”.

Para Xiol, es importante entender que la suspensión de derechos es diferente a la limitación de derechos, «aunque la limitación sea tan intensa que impida su ejercicio». De la misma manera, agrega, debe entenderse que «lo que determina la declaración de un Estado u otro, no es la gravedad de la crisis, sino el tipo de crisis, es decir, si la situación de emergencia tiene su origen en una afectación grave de la seguridad pública u otro tipo de circunstancias ”, como las derivadas de una emergencia sanitaria.

Xiol también sugiere que se analicen las circunstancias bajo las cuales se aprobó el decreto de estado de alerta. Al respecto, sostiene que, «en los casos en que la crisis que amerita la declaración de alarma se base en hechos para los cuales la ciencia carece de respuestas claras para su resolución, el principio de precaución exige deferencia con las medidas establecidas por las autoridades para su resolución». . “La crisis sanitaria que motivó la declaración del estado de alerta fue provocada por una pandemia provocada por una enfermedad, el covid-19, hasta ahora desconocida, que puede ser muy grave, con alto riesgo de contagio y con respeto. al hecho de que la ciencia en ese momento no podía ofrecer respuestas precisas.

Además, el voto disidente especifica que «bajo el estado de alerta, la ciudadanía sabe de antemano hasta qué punto sus derechos o libertades son limitados». “Tienen la certeza jurídica del alcance de la restricción de sus derechos o libertades, sin que estas limitaciones dependan de decisiones concretas de los agentes de la autoridad”, especifica el magistrado. Por otro lado, continúa, «en el estado de emergencia (…) estas limitaciones dependen de la apreciación de los agentes de la autoridad a quienes la norma otorga un amplio margen de apreciación». El resultado es, por tanto, la atribución de «poderes exorbitantes» a las autoridades gubernamentales.

«El estado de emergencia», dijo Xiol, «no puede ser el canal para resolver situaciones de emergencia que no tienen su causa en un grave deterioro de la seguridad ciudadana. Esta concepción implica dejar al Gobierno indefenso en situaciones de emergencia que duran más de 60 días y requieren la adopción de medidas que resulten en severas limitaciones a los derechos fundamentales ”. El magistrado agregó que la aplicación de las reglas del estado de emergencia -entre ellas, su demora- a una gestión de crisis donde no se afecte la convivencia pacífica de la sociedad” constituye una grave error conceptual que lleva a una interpretación que desvirtúa por completo la configuración de los estados de excepción «instituidos por la Constitución».

El voto particular también contiene una dura crítica a las consecuencias de la decisión en lo que respecta a las sanciones impuestas por el decreto de alarma. La sentencia, dice Xiol, limitó las repercusiones de la declaración de inconstitucionalidad al modificar los efectos de la nulidad. “Esta limitación se hizo en términos que, en mi opinión, no aportan claridad. Salvo cuando se trate de casos en los que (…) no sea posible controlar actos realizados al amparo de normas declaradas inconstitucionales (sentencias firmes salvo que se refieran a un acto delictivo o sancionador), los demás casos en los que los efectos sean limitados no están correctamente diferenciados entre sí y los motivos en los que se basa la limitación del alcance de la nulidad no justifican, en mi opinión, esta medida ”. El texto del magistrado también deja un mensaje a sus compañeros tras varias decisiones posteriormente anuladas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos: “Es difícil no sentir un cierto cansancio intelectual ante la deriva de la Corte. [Constitucional]”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *