Mantienen la solicitud de 7 años de prisión para el pequeño Nicolás a pesar de que ha declarado que solo quiere «tirarse».

Mantienen la solicitud de 7 años de prisión para el pequeño Nicolás a pesar de que ha declarado que solo quiere "tirarse".

El fiscal mantuvo su petición de siete años de prisión para el pequeño Nicolás por supuestamente hacerse pasar por un cargo vinculado a la vicepresidencia del gobierno y a la casa real durante su viaje a Ribadeo (Lugo) para reunirse con el presidente de Alsa en agosto de 2014.

La Audiencia Provincial de Madrid ha reanudado este jueves el juicio de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, que se sienta en el estrado acusado de los delitos de usurpación de cargos públicos, mentir en un documento oficial y corrupción pasiva.

En su declaración del pasado martes, explicó que no pretendía hacerse pasar por una autoridad sino solo finge ser una persona importante sentirse «poderoso y jodido».

El

Durante la sesión de este jueves, el abogado de la Fiscalía Popular que ejerce la Asociación Municipal Unificada de Madrid (APMU) también mantuvo su Solicitud de 11 años de prisión para Gómez Iglesias.

También están juzgados el cabo de la policía municipal de Madrid Jorge GH y el policía municipal de Torrijos (Toledo) Carlos PLD, que acompañó a Gómez Iglesias en su viaje en Ribadeo.

El fiscal, que solicitó cinco años y medio de prisión por dos delitos de usurpación pública y corrupción pasiva para cada uno de ellos, redujo su solicitud, proponiendo que sean acusados ​​de solo uno de los dos delitos.

El pequeño Nicolás sufre un trastorno de personalidad

Durante esta tercera sesión del juicio, los psiquiatras forenses de los juzgados de Madrid ratificaron el informe que elaboraron en 2018 para otro caso, en el que se encontraba Gómez Iglesias. absuelto de un delito de difamación y calumnia contra el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en 2016.

Concluyeron que el pequeño Nicolás tiene un trastorno de personalidad con “rasgos narcisistas” e “inmadurez” desde su adolescencia y que en ese momento “afectaban su capacidad cognitiva de forma moderada”.

A su juicio, la búsqueda de una «extensión de poder» que indicó el imputado para justificar su traslado a Ribadeo es compatible con las características del trastorno quien la padece.

El alcalde le dio una postal

Por su parte, el inspector jefe de la Policía Local de Ribadeo dijo que Gómez Iglesias se presentó como un «vínculo económico» entre la vicepresidencia del gobierno y la casa real cuando pidió a la policía una «colaboración» para acceder al restaurante donde conoció a Jorge Cosmen.

Este agente informó al alcalde de Ribadeo que asistirá al encuentro «alguien de la casa real».

El

También afirmó que testigo del alcalde de esta ciudad, quien dijo que fue al restaurante a entregarle al imputado una postal de la playa Las Catedrales. «Tiene un valor de un euro. Me dijo que era muy lindo y me agradeció», agregó.

Un día después de la visita del Pequeño Nicolás, el diario La Voz de Galicia publicó un artículo titulado « Al final, no fue Juan Carlos I quien comió en Ribadeo », aludiendo a la ausencia de un miembro de la Casa Real en el comuna, como se ha dicho.

El autor de este artículo afirmó ante el tribunal que Gómez Iglesias lo llamó al día siguiente «cuatro o cinco veces» para solicitar la retirada de información, aludiendo a que se trataba de una cuestión de «seguridad nacional».

El dueño del restaurante San Miguel de Ribadeo, donde tuvo lugar la reunión, dijo que Gómez Iglesias no se presentó como una autoridad pública sino como «Nicolás».