Maria Kolesnikova, una de las mujeres que desafió a Lukashenko, condenada a 11 años de prisión | Internacional

Maria Kolesnikova, una de las mujeres que desafió a Lukashenko, condenada a 11 años de prisión |  Internacional

Un tribunal bielorruso condenó el lunes a la oposición Maria Kolesnikova, una de las tres mujeres, incluida Svetlana Tijanóvskaya, a 11 años de prisión, quien desafió al líder autoritario Alexander Lukashenko y encabezó protestas por la democracia en Bielorrusia el año pasado. Kolesnikova, músico y activista de 39 años, llevaba un año en prisión cuando fue arrestada después de resistirse a la deportación del país rompiendo su pasaporte en la frontera con Ucrania. La oposición, la última de la tríada y los líderes visibles del movimiento democrático que permaneció en Bielorrusia, ha sido acusada de conspirar para tomar el poder y pedir acciones que socaven la seguridad nacional, incluso a través de los medios de comunicación e Internet.

Más información

El abogado de 40 años Maxim Znak, quien también fue el jefe del consejo coordinador de la oposición (que incluye a Tijanóvskaya, la premio Nobel de Bielorrusia Svetlana Alexievich y la propia Kolesnikova), fue condenado a 10 años de prisión que deberán cumplir con una máxima seguridad. centro, según la oficina del fiscal bielorruso en un comunicado.

Este lunes, durante la lectura de la sentencia, Kolesnikova volvió a mostrar desconfianza y sonrisas dentro de la jaula en la que los acusados ​​asisten a los juicios en Bielorrusia. Con los labios pintados de un rojo intenso, la opositora formó un corazón con ambas manos esposadas, dos de sus señas de identidad desde que comenzaron las protestas masivas contra el fraude electoral en agosto de 2020. El día 9 de este mes se realizaron elecciones presidenciales. elección en la que Lukashenko se adjudicó la victoria con el 80% de los votos.

Kolesnikova lideró la campaña del exbanquero de la oposición Viktor Babariko, arrestado en mayo de 2020, vetó las elecciones de agosto de ese año y luego fue condenado en julio a 14 años de prisión por aceptar sobornos y lavado de dinero. La detención de este candidato fue, de hecho, el germen de las protestas que, tras las elecciones, se han convertido en las más importantes de la historia moderna del país. Cuando Babariko fue eliminado de la contienda electoral, Kolesnikova y Veronika Tsepkalo, esposa de otro candidato proscrito y exiliado, se unieron a la campaña de Svetlana Tijanóvskaya, la única candidata de oposición real a la que se le permitió postularse. Las tres mujeres unieron a la oposición, pusieron cara de descontento y se enfrentaron a Lukashenko, quien afirmó que una mujer no estaba calificada para la presidencia.

La Unión Europea, que impuso varios paquetes de sanciones contra el régimen de Lukashenko, ya ha reaccionado ante sanciones tan severas exigiendo nuevamente el lunes la liberación de los opositores. “La UE reitera sus demandas de liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos en Bielorrusia; actualmente hay más de 650, entre ellos Kolesnikova y Znak, periodistas y todos los que están presos por ejercer sus derechos ”, dijo en un comunicado. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, también criticó las sentencias en otra declaración: “Estas sentencias son una prueba más del desprecio total del régimen. [bielorruso] por los derechos humanos y las libertades fundamentales del pueblo bielorruso ”.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

El líder de la oposición Tijanóvskaya, que se encuentra en el exilio y tiene su sede en Lituania, ha vuelto a exigir más acciones internacionales contra Minsk. «Marie [Kolesnikova] y Maksim [Znak] Son los héroes de los bielorrusos. El régimen quiere que los veamos aplastados y exhaustos. Pero mira, están sonriendo y bailando «, escribió en las redes sociales.

Las duras sentencias dictadas el lunes contra dos de las figuras más destacadas de la dirección de la oposición son solo un paso más en la deriva autoritaria de Lukashenko, que reprimió cualquier disidencia con mano de hierro. El líder bielorruso no da señales de abrir la mano y se aferra al poder respaldado por su aliado, Rusia, que le ha proporcionado varios globos de oxígeno en forma de préstamos y acuerdos comerciales. Este jueves, Lukashenko tiene previsto viajar a Rusia para el enésimo encuentro con su homólogo Vladimir Putin, durante el cual debatirán las hojas de ruta del acuerdo de unión firmado hace décadas entre los dos países -acuerdos económicos, fiscales y militares- al que Lukashenko tenía. ha sido reacio hasta el comienzo de las manifestaciones y que fortalecerá aún más la dependencia de Minsk de Moscú.

Siga todas las noticias internacionales en Facebook y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *