Marruecos reduce la presión y el gobierno pide a las autonomías acoger a 200 menores para paliar el colapso de Ceuta

Marruecos reduce la presión y el gobierno pide a las autonomías acoger a 200 menores para paliar el colapso de Ceuta

La crisis de Ceuta está empezando a cambiar, aunque la situación todavía está lejos de la normalidad. Marruecos cerró este miércoles por la mañana el puesto fronterizo de El Tarajal, frenando así gran parte del éxodo migratorio que ha provocado que, en los últimos días, unas 8.000 personas hayan cruzado la frontera de forma irregular y hayan entrado en España, muchas de ellas menores de edad. El gobierno considera que el reino alauí «suaviza» su posición, y este miércoles se reunió con las comunidades autónomas para iniciar negociaciones sobre la reubicación en la península de 200 menores alojados en Ceuta desde antes de la crisis para paliar los saturados servicios de la ciudad autónoma.

El miércoles fue más tranquilo que el martes en la frontera de Ceuta, especialmente desde alrededor de las 10:45 am., Las fuerzas policiales marroquíes sellaron la frontera y comenzaron a usarla con mayor intensidad para hacer retroceder a las personas que intentaron cruzarlo irregularmente y disolver los grupos que esperaban hacerlo. Pese a ello, y después de horas sin arribo, decenas de migrantes regresaron a Ceuta nadando a partir de las 16.45 horas, la mayoría menores de edad. Las fuerzas de seguridad españolas devolvieron a muchos de ellos a su llegada, aunque algunos intentaron evitar la interceptación nadando más lejos.

Bromas y desinformación sobre la llegada de inmigrantes a Ceuta

Según el Ministerio del Interior, de las cerca de 8.000 personas que han entrado en Ceuta de forma irregular desde el lunes, unas 5.600 ya han sido repatriadas a Marruecos. La mayoría de ellos se hicieron “calientes”, es decir, al mismo tiempo que fueron interceptados en la frontera. Pero varios centenares de adultos que entraron en España por el rompeolas de Tarajal en las últimas horas han regresado voluntariamente a Marruecos tras pasar la noche durmiendo en parques, jardines o en la sierra de Ceuta.

Además, según fuentes gubernamentales, otra buena parte de quienes quieren deshacer el camino que han recorrido y regresar a Marruecos son los menores y, en algunos casos, los niños de una edad mucho más temprana que los menores migrantes. El gobierno sospecha que decenas de niños cruzaron la frontera engañados, y de hecho muchos de estos menores piden regresar a sus familiares en su país, solicitudes que son transmitidas por los consulados.

200 menores protegidos se distribuirán por toda España

Un menor migrante es seguido por un guardia civil a su llegada este miércoles cerca de la playa de El Tarajal en Ceuta.

De todos modos, a pesar de la mejora de la situación, Ceuta sigue lejos de la normalidad y sus servicios de apoyo se ven desbordados, lo que obliga a decenas de migrantes a dormir al aire libre. Por ello, la Consejería de Derechos Sociales convocó este miércoles una reunión con los asesores de servicios sociales de las comunidades autónomas para negociar el traslado a la península de 200 menores alojados en Ceuta desde antes de la crisis migratoria -no la que entró esta semana- para aliviar la presión sobre la ciudad autónoma.

Derechos Sociales asegura que ha encontrado una buena disposición entre las autonomías para hacerse cargo de estos traslados, a excepción de Andalucía, que argumentó que «no puede acoger a más niños» porque su sistema ya está saturado de 3000 mineros a cargo. Vox amenazó al gobierno regional (PP-Ciudadanos) con retirar su apoyo si asumía ayudar a más niños, niñas y adolescentes migrantes. Por el contrario, el Comunidad Valenciana, País Vasco, Extremadura, Región de Murcia, Galicia, Islas Baleares o Castilla-La Mancha Han expresado expresamente su deseo de recibir a algunos de los menores que abandonan Ceuta, según las fuentes consultadas.

En la reunión del miércoles, el gobierno central acordó con las comunidades que el sistema de distribución de los 200 migrantes tendrá en cuenta criterios como la población de cada autonomía, su renta per cápita, su tasa de paro o la presión sobre el cuidado lo han tenido en los últimos meses debido a la llegada de menores migrantes. Además, se decidió excluir Melilla y Canarias de la nueva distribución -además, por supuesto, Ceuta- porque son los territorios con los servicios de recepción más saturados.

Cuatro miembros del ejército llevan a un migrante que ha cruzado el rompeolas fronterizo.

Aún no se ha decidido el número concreto de migrantes que correspondería a la acogida de cada comunidad y se definirá en las próximas horas en base a estos criterios. En dos o tres días, explique las fuentes de los derechos sociales, se votará la resolución final, que sin embargo no será obligatorio. Las Comunidades Autónomas tienen plenas facultades de acogida y pueden decidir el número de menores que acudirán a sus centros independientemente de lo acordado en el Consejo Interterritorial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *