¡Más música de Lili Boulanger, por favor! | Cataluña

¡Más música de Lili Boulanger, por favor!  |  Cataluña
L'OBC, durante la presentación de la temporada 2021-22 de L'Auditori.
L’OBC, durante la presentación de la temporada 2021-22 de L’Auditori.Alejandro García (efe)

La obra que abrió el segundo programa de la temporada de la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya (OBC) llenó el Auditori de pura magia sonora con la primera audición de una partitura corta y exquisita, En una mañana de primavera), ejemplo del talento excepcional de la desafortunada compositora francesa Lili Boulanger (1893-1918). Su prematura muerte a los 24 años por una enfermedad gastrointestinal puso fin a una carrera más que prometedora. Fue la primera sorpresa de un programa de música del siglo XX, bajo la dirección del francés Ludovic Morlot, que contó con el violista israelí Amihai grosz como solista sensacional de la Concierto para violade Béla Bartok.

Las influencias de su mentor y maestro, Gabriel Fauré, y Claude Debussy son claras en la música de Boulanger, pero solo como un punto de partida: su inventiva y asombrosa maestría técnica – fue la primera mujer en recibir el codiciado Prix de Rome – se nota. con personalidad propia en De una mañana de primavera, la pieza luminosa, completada en el último año de su vida, que abre un díptico completado por el más oscuro De una tarde triste.

La serena belleza de su música, los aromas impresionistas, bañados en colores sutiles y delicados y el arte del contrapunto revelaron su fascinante personalidad. Lástima que dure muy poco, solo seis minutos de suave encanto sónico que nos hizo querer escuchar más música horneada.

Bartók murió sin completar el concierto para viola encargado en 1945 por el legendario William Primrose. El compositor húngaro vivió su exilio en Estados Unidos con muy mala salud, grave situación económica y mucha nostalgia por su tierra natal. Hay varias versiones del concierto inconcluso, y la que interpretaron con Amihai Grosz como solista extraordinario fue la que interpretó Tibor Serly, músico cercano a Bartók y fiel a su estilo.

Grosz, uno de los primeros virtuosos que fundó el Cuarteto de Jerusalén a la edad de 13 años, decidió abandonarlo después de dos décadas de éxito internacional en busca de nuevos horizontes. Ha encontrado su propio espacio relevante como solista principal de la Filarmónica de Berlín. Su sonido es una maravilla de belleza y expresividad, con colores oscuros, ligados a la tierra, que encuentran un territorio natural en el profundo lirismo de Bartók y su ritmo rítmico, tan marcado por la música popular de su Hungría natal.

Su versión, muy bien acompañada por Morlot y la OBC, fue muy rica, brillante sin virtuosismo voluble y expresividad desbordante. El público aplaudió a lo loco y, como consejo, en lugar de buscar su propia brillantez, prefirió interpretar a dúo Bartók con el violinista Vlad Stanculeasa, primer violín de la OBC.

El programa, que se ofreció de forma continua -el Auditori mantiene estrictas medidas de seguridad en la lucha contra el coronavirus, con un aforo limitado al 70 %-, finalizó con una vuelta al repertorio francés del siglo XX con la más grande exuberancia orquestal; el vigoroso Suite n ° 2 ballet Baco y Ariadna, de Albert Roussel, y, como impacto final, la obra que dio título al programa, la Suite n ° 2 ballet Daphnis y Chloepor Maurice Ravel.

Morlot pisó el acelerador con estas dos partituras ricamente orquestadas. Si dejó espacio para el realce de la madera y los vientos -en la obra de Ravel brillaron los flautistas Francisco López y Beatriz Cambrils, entre otros- abusó de los decibelios en busca del mayor impacto, exponiendo los puntos débiles de una cuerda cuya presencia ha perdido. ante el fuerte protagonismo de los metales y la percusión.