Metro de Olivos: el colapso de la línea 12 del metro pone en el punto de mira la política de austeridad del gobierno

Metro de Olivos: el colapso de la línea 12 del metro pone en el punto de mira la política de austeridad del gobierno
Claudia Sheinbaum y López Obrador, en la primera rueda de prensa tras el colapso de la línea 12 del metro.
Claudia Sheinbaum y López Obrador, en la primera rueda de prensa tras el colapso de la línea 12 del metro.José Méndez / EFE

La tragedia de la línea 12 del metro puso en el punto de mira las políticas de austeridad del gobierno federal y de la Ciudad de México. La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, negó que el recorte presupuestario comprometiera la operación y mantenimiento del sistema de transporte público y fuera una de las causas del colapso cerca de la estación de Olivos, en el que murieron al menos 25 personas. .y decenas más resultaron heridas. «El metro ha tenido recursos suficientes, nunca escatimaremos en los recursos necesarios», dijo este jueves el mandatario en una rueda de prensa destinada a responder a las críticas sobre cómo y dónde se gasta el dinero para garantizar la movilidad diaria de casi cinco millones de usuarios. .

Más información

«Esta concepción errónea de que se debe a una cuestión de austeridad no tiene absolutamente nada que ver con eso», defendió Sheinbaum y destacó que el proyecto político del presidente Andrés Manuel López Obrador, su socio de partido, no aboga por que el gasto de lujo del Gobierno, no lo esencial. El mantra de López Obrador desde que llegó al poder en diciembre de 2018 ha sido hacer más con menos, una política que ha puesto fin a los vuelos en el avión presidencial, pero que también se ha expuesto a limitar el uso de papelería, electricidad y otros suministros básicos. a los trabajadores del sector público. El presidente recortó los sueldos de los funcionarios y propuso, por ejemplo, que compartan sus computadoras para ahorrar gastos. Reacio a impulsar la reforma fiscal, con impuestos progresivos a los más ricos, el presidente defiende que habrá suficiente dinero con los recortes y la lucha contra la corrupción.

A la luz de la tragedia de esta semana, el austero discurso del presidente ha perdido su brillo. Técnicos, choferes y empleados del metro sindicalizados denuncian desde hace años que no tienen ni el dinero ni las condiciones suficientes para operar en una red inaugurada hace más de cinco décadas. La línea 12, paradójicamente, es la línea más reciente y la que más problemas ha causado, con necesidades de mantenimiento diario realizadas por una empresa externa que cobra alrededor de 120 millones de pesos anuales por el servicio (alrededor de seis millones de dólares). “Desde 2012 venimos exponiendo a las autoridades del servicio, de diferentes administraciones, el descontento de nuestros compañeros por trabajar en estas condiciones”, dijo Fernando Espino, secretario del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Público, en entrevista con este periódico.

A pesar de que los informes periciales apenas están comenzando, la hipótesis de la falta de mantenimiento ha cobrado impulso en el debate político. Leonardo Núñez, investigador de mexicanos contra la corrupción y la impunidad, señala, con base en cifras oficiales, que el presupuesto asignado al metro para 2021 es el más bajo en nueve años, con una reducción del 25% en términos reales según informe a 2018 Núñez publicó este miércoles un artículo titulado «La mentira de Sheinbaum: recortes y sub-ejercicios en el metro», en el que acusa que el sistema de transporte gastó en 2020 unos 1.300 millones de pesos menos, un 8,7%, del presupuesto que le correspondía. Aprobado, según datos oficiales.

Los datos y la polémica provienen del informe de la cuenta pública del año pasado, presentado al Congreso local el miércoles, menos de 48 horas después del incidente en la línea 12. Luz Elena Escobar, secretaria de Hacienda, descartó que se hubiera realizado tal sub-ejercicio y Dijo que las disminuciones presupuestarias se deben a que durante la pandemia el número de usuarios disminuyó en un 40% y, como resultado, los ingresos por la tarifa del boleto. Escobar aseguró que los gastos de repuestos y mantenimiento «se han mantenido estables en los últimos años». Las autoridades alegaron que debido a la caída en el número de pasajeros, el costo por usuario transportado había bajado a 7,1 pesos, frente a los 4 pesos pagados en los últimos años. «El mantenimiento no se ha reducido en un peso», agregó Sheinbaum. El presidente dijo que los fondos que estaban en fideicomiso también se recuperaron en 2019, por lo que el presupuesto fue más alto ese año que en 2020.

Sin embargo, persisten las diferencias. El Congreso local aprobó inicialmente un presupuesto de 15.652 millones de pesos, que luego fue modificado a 14.878 millones de pesos, según la cuenta pública. Pero esta información no coincide con la presentada por Escobar durante la rueda de prensa de este jueves, en la que se habla de que solo había 14.290 millones de pesos en el presupuesto para 2020. Es la misma cifra que se presentó como presupuesto ejercitado, por lo que Según su anexo, no hubo sub-ejercicio. Las cuentas que la Secretaría de Hacienda presentó oficialmente al Congreso revelan que efectivamente se gastaron 587 millones de pesos menos: la diferencia entre 14.878 millones y 14.290 millones de pesos. “O las cifras reportadas en la cuenta pública no son correctas o la información presentada en la rueda de prensa de la doctora Claudia Sheinbaum es falsa”, respondió Núñez en un documento.

Los días posteriores al colapso anticipan el tono de los debates sobre lo sucedido y el control al que serán sometidas las autoridades, en una tragedia que ha afectado a los últimos tres gobiernos de la capital. La administración de Marcelo Ebrard, actual secretario de Relaciones Exteriores, ordenó la construcción, en un proceso que finalmente dejó 48 personas sancionadas por órganos de control. El gobierno de Miguel Ángel Mancera, ahora senador, estuvo a cargo de las principales reparaciones de la línea 12, antes y después del terremoto de 2017. La gerencia de Sheinbaum tuvo que responder al accidente, que no generó renuncias de su gabinete. La promesa es alcanzar las últimas consecuencias de las investigaciones.

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país