Mexicanos contra la corrupción: López Obrador acusa a Estados Unidos de financiar organizaciones «golpistas»

Elecciones México 2021: López Obrador vuelve a desafiar al INE y ataca a un candidato de Nuevo León en la mañana
Andrés Manuel López Obrador, durante una rueda de prensa en el Palacio Nacional
Andrés Manuel López Obrador, durante una rueda de prensa en el Palacio NacionalPresidencia de México DOCUMENTO / EFE

Unos minutos antes de iniciar la reunión con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, el presidente de México acusó duramente a Estados Unidos el viernes. Ya en la conferencia de la mañana, Andrés Manuel López Obrador acusó al gobierno de Estados Unidos de llegar tarde. El financiamiento de organizaciones civiles que considera opositoras y anunció que la Secretaría de Relaciones Exteriores ya había presentado una denuncia diplomática ante la Embajada de México. Un apoyo que consideraba la injerencia en la soberanía nacional mexicana, uno de sus mantras favoritos, además de autodenominarse un «golpista» del empresario Claudio X. González, fundador de varias organizaciones civiles e impulsor de la plataforma Sí por México, que aglutinó a la oposición. partidos antes de las elecciones del 6 de junio.

Los dardos de López Obrador están dirigidos específicamente contra la organización Mexicanos contra la Corrupción, asociación civil dedicada a investigar temas políticos y económicos, fundada por González en 2015. “Tenemos el informe de que este grupo de Claudio X. González ha recibido alrededor de 50 millones de pesos desde 2018 hasta hoy. Estas son las facturas. Esperaremos la respuesta del gobierno estadounidense ”, agregó el mandatario mexicano. La Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) -que cuenta con recursos asignados por el Congreso de Estados Unidos para asistencia internacional- habría sido, según el presidente, la institución financiadora a través de lo que denominó «donaciones».

El asalto se produjo minutos antes de que el presidente terminara su conferencia diaria. A continuación, López Obrador visitó una de las oficinas del Palacio Nacional para iniciar su reunión virtual con el vicepresidente Harris, la primera reunión de alto nivel con el nuevo gobierno Joe Biden. La conversación se centra en la migración hacia el norte después de que el alivio en la Casa Blanca generó un efecto de llamada el triángulo norte de Centroamérica que dejó el mayor número de entradas ilegales en 15 años. Las dos partes han mostrado su voluntad de colaborar en un plan conjunto para responder a la crisis migratoria. Aunque con posiciones lejanas incluso antes de la ofensiva de este viernes de López Obrador.

“La financiación de su grupo por parte del gobierno de Estados Unidos es un acto de intervencionismo que viola nuestra soberanía. Por eso pedimos una aclaración, porque es un gobierno extranjero. No se puede dar dinero a grupos políticos en otro país ”, señaló el presidente mexicano. Sobre las acusaciones concretas en el rostro del empresario, agregó: “No tengo dudas sobre la oposición y la actitud golpista de Claudio X. González y otros, siempre han obstaculizado el avance. El golpe, para definirlo conceptualmente, no necesariamente tiene que ver con el uso de armas o del ejército, el golpe es un movimiento que se desarrolla y puede ser consumido por el ejército o los militares, pero son las condiciones que se crean con el apoyo de gobiernos extranjeros y medios de comunicación ”.

Las acusaciones son parte de la estrategia de polarización de López Obrador, en medio de las inundaciones previas a las elecciones de junio. Esta no es la primera vez que el presidente ha trazado una línea de hierro entre una especie de «nosotros y ellos», «el pueblo y sus enemigos». A fines de marzo, descalificó el trabajo de la organización Artículo 19, que defiende la libertad de prensa, por su colaboración en un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre la protección de los derechos humanos en México. “¿Por qué el gobierno de Estados Unidos tiene una opinión sobre temas que solo conciernen a los mexicanos? Somos respetuosos, no podemos comentar lo que está pasando en otro país ”, declaró luego.

El mantra de la soberanía nacional es una de las líneas rojas de Andrés Manuel López Obrador y cualquier movimiento que se interprete desde el Palacio Nacional como injerencia externa, ya sea en energía o seguridad, puede recibir la invectiva del presidente.

Suscríbete aquí ala Boletin informativo de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país