«Mi escuela ni siquiera tiene agua, no podemos reanudar las lecciones presenciales»

"Mi escuela ni siquiera tiene agua, no podemos reanudar las lecciones presenciales"

Mariana Carmona Pichardo, maestra de la Escuela Primaria Holanda, en la delegación de Iztapalapa, no oculta su frustración. Este lunes tuvo que ver a sus alumnos, alumnos de quinto grado, pero las malas condiciones de la escuela no se lo permitieron. La Secretaría de Educación Pública (SEP) instituyó hoy el inicio de las clases presenciales en la Ciudad de México luego de un año de educación a distancia debido a la pandemia del covid-19, pero en la escuela de Carmona los padres han decidido no enviar a sus hijos porque el La situación del centro no garantiza un regreso seguro: no hay agua, los baños están en mal estado, las aulas no tienen suficiente ventilación y el equipo de limpieza provisto por la academia es tan pequeño que apenas alcanza para un día. “Yo soy de la idea de defender el aula y la escuela pública incluso en condiciones desfavorables, pero no se puede volver a la escuela cuando ni siquiera hay agua para que los niños se laven las manos”, dice el de 32 años. -viejo. ex profesor.

MÁS INFORMACIÓN

La escuela está ubicada en el distrito Progreso Sur de Iztapalapa, una de las zonas más pobres de la capital y que ha estado entre las más afectadas por la pandemia. El problema del agua, dice la maestra, lleva ya cinco años, cuando pudieron mantener las clases antes de la crisis de salud con tuberías de agua que compraron con el dinero que pagaban los padres al inicio de cada año escolar, o con el Producto de ferias escolares. «El problema con el agua es cuando la colonia tampoco tiene escuela, ya que no tiene un tanque lo suficientemente grande para almacenarla», dice Carmona. Luego de un año de educación a distancia, la infraestructura de la escuela se deterioró y las autoridades, comprometidas con asegurar las condiciones para un retorno seguro, se olvidaron de esta escuela y otras del barrio que se encuentran en similar condición. “Es difícil tener tuberías de agua para lavar los platos en el comedor o para que los niños se laven las manos. Por eso las madres han decidido no volver a la escuela ”, reitera la maestra. “La situación se planteó con la supervisión de la zona, porque hay varias escuelas que no tienen recursos. Llevo cinco años trabajando aquí y sigue igual ”, añade.

580 alumnos asisten a esta escuela y 28 profesores trabajan allí. Es un centro de tiempo completo, lo que significa que las sesiones comenzaban a las ocho de la mañana y terminaban a las cuatro de la tarde. Carmona atiende a 30 estudiantes de quinto grado, a quienes les enseña siete materias por su cuenta. Para ella, dice, la educación a distancia ha sido difícil, implementada por la SEP como una medida para evitar el contagio de la pandemia. Algunos de sus estudiantes tienen problemas de conexión o no tienen el equipo adecuado para tomar los cursos en línea. “Hay muchos que no tienen internet fijo, para ellos registro las lecciones y trabajo con folletos. Les envío videos por WhatsApp ”, explica Carmona. “La educación en línea no es lo mismo. Ahora que han abierto las otras escuelas, me siento en desventaja, porque para mí es importante ver a mi grupo, que se reúnan, volver a una rutina que les permita consolidar su aprendizaje; para intercambiar ideas. Es frustrante no poder volver, me desespera ”, dice esta maestra.

Regreso a clases en la Ciudad de México, en imágenes

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), sindicato que agrupa a 600.000 personas en el sector, advirtió a mediados de abril que las escuelas de todo el país no cuentan con las condiciones básicas para un regreso seguro a las clases presenciales. La CNTE publicó los resultados de una consulta a más de 18.000 trabajadores de la educación – entre profesores, conserjes, amas de llaves, personal administrativo, etc. – a quienes se les preguntó sobre las condiciones de las escuelas donde trabajan. Los resultados muestran un panorama complejo que representa un gran desafío para las autoridades mexicanas: cuatro de cada diez escuelas no tienen agua potable; solo dos de cada diez tienen aulas grandes que mantienen la distancia entre los estudiantes; El 56% tiene un sistema eléctrico “normal”, es decir, antiguo, y tres de cada 10 escuelas no tienen desagüe.

Este lunes, más de 80.000 alumnos retomaron las clases presenciales en la capital, aunque el regreso fue «voluntario», según precisaron las autoridades de la capital, quienes han sido criticadas tanto por padres como por profesores por un regreso que muchos hacen. no se considera seguro. Las autoridades dijeron que ya han abierto 1.103 escuelas, 387 públicas y 716 privadas, empleando a unos 10.000 profesores. “No nos apresuramos, estamos aprovechando una oportunidad. Durante este año de ausencia escolar, hubo consecuencias en la educación y el impacto emocional en los niños. El hecho de romper esta ausencia de la escuela, que los niños se encuentran, es fundamental y debemos trabajar para esta reapertura ”, declaró a mediados de mayo Luis Humberto Fernández, la academia de la capital. “Lo que me preocupa de volver a casa es que la mayoría de las madres son jóvenes y aún no han sido vacunadas, por lo que puede ser una fuente de contagio, ya que las aulas no tienen ventilación”, explica la profesora Carmona, quien ha recibido su vacuna contra la covid. -19 con 2,5 millones de profesores en todo el país. Mientras los medios muestran imágenes de niños dormidos volviendo a la escuela después de un año de ausencia, Carmona se resigna a no ver a sus alumnos, que seguirán aprendiendo en casa porque no tienen escuela que les garantice un regreso cara a cara seguro. -Curso presencial.

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *