«Nos vamos a sentar en una bandeja para aclararlo»

"Nos vamos a sentar en una bandeja para aclararlo"

Este lunes, Telecinco publicó Supervivientes: último minuto. En él, realizaron una entrevista a Antonio Canales, quien fue expulsado de la realidad la semana pasada. Al principio, el bailarina de flamenco dio una valoración muy positiva del programa y de todo lo que había aportado a su vida, destacando que había sacado a relucir a su niño interior, y recordando con especial cariño a Lola, con quien vivía en la Isla Destierro.

Por el contrario, tuvo palabras muy duras para Alejandro Albalá, a quien no considera un buen superviviente, porque no trabajó lo suficiente cuando acordaron en el concurso: «Es el único que aún no es negro». Canales también tuvo la oportunidad de aclarar una polémica que lo ha rodeado en las últimas semanas: su estrecha relación -o no- con Fidel Albiac.

Y, cuando estaba eligiendo a los nominados con Olga Moreno, dijo que esa relación era inexistente, a diferencia de la propia Rocío Carrasco, quien en su documental dijo que eran como familia. Otras personas también coincidieron con Carrasco, como la propia defensora de Canales o Belén Rodríguez.

El arrendador aseguró que todos mentían y fue más allá, invitando a Fidel y Rocío a sentarse frente a él en una bandeja para aclararlo. “Hay cosas que se salen de contexto. Ni soy un traidor ni he mentido jamásDijo con fuerza. Admitió que tuvo una relación cercana con la familia de Fidel y que mientras vivió también fue muy cercano a Rocío Jurado, la madre de Rocío Carrasco:

«Yo soy amigo de toda la vida de la familia de FidelPero no ha venido a mi casa tres veces. Todo lo que dice Rocío para llegar allí no es cierto. Todo lo que he escuchado en los comentarios y en los mítines, no conocen la masa media ”.

Posteriormente, su propio defensor lo contradijo, haciéndole saber que, mientras ambos estaban de gira, Fidel se quedó en casa, lo que provocó que Canales retrocediera. “Si estuve fuera, no puedo negarlo. Desde ahí para decir que no lo llevé a un lugar seguro. No estoy mintiendo. Rocío Carrasco y Fidel Albiac pueden sentarse conmigo, que están sentados frente a frente y decir cuantas veces durmió Fidel en mi casa. Nada. Y el tiempo que comió en mi casa se puede contar con los dedos. Lo he visto cuatro veces en mi vida ”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *