Nuevo auge de las estafas criptográficas rastrea el antiguo fraude piramidal | Economía

Nuevo auge de las estafas criptográficas rastrea el antiguo fraude piramidal |  Economía
Una ilustración de las criptomonedas litecoin, ripple y ethereum.
Una ilustración de las criptomonedas litecoin, ripple y ethereum.Imágenes de Jack Taylor / Getty

La pesadilla comenzó con dos simples mensajes. «El bot de la comunidad, [programa informático que efectúa tareas automáticas], está cerrado por el momento. Se congelan todas las cuentas sin posibilidad de realizar reinversiones ”, advirtió uno de los textos enviados a sus usuarios en septiembre del año pasado por la empresa Arbistar 2.0., Que surgió en 2019 en Arona, un municipio de 80.000 habitantes en la isla de Tenerife. . . «En el caso de que haya clientes que presenten denuncias sobre este asunto, paralizaremos sus pagos hasta que se determine la resolución judicial», amenazó también la empresa, que hasta entonces aseguraba haber creado una ganancia inesperada: un bot que operaba en criptomonedas. mercado y que manejaba, «comprándolos baratos» y «vendiéndolos más caros», multiplicando a un ritmo frenético el dinero de quienes invirtieron a través de él. La fórmula parecía sencilla. Pero, según los investigadores, la estafa piramidal se ha cumplido.

Más información

Poco más de un mes después de estos mensajes, fue detenido el director general de Arbistar: Santiago Fuentes, personaje que había irrumpido en el sector con un video de YouTube y un viejo conocido de la policía, involucrado en el esquema piramidal inventado por Germán Cardona, conocido como el español Madoff, y del que fue absuelto en 2017. Ahora, su caso, que lleva meses investigando en los tribunales, ha adelantado un fenómeno que pronto estalló: el boom de las criptomonedas ha dado paso al boom de las estafas de criptomonedas . La Audiencia Nacional ya ha realizado tres investigaciones diferentes (la Arbistar Business, AlgoritmosKuailian), sobre un presunto fraude total que supera los 350 millones de euros y cobra decenas de miles de posibles víctimas. Pero, además, este mismo órgano judicial está estudiando actualmente la oportunidad de emprender una cuarta investigación (la Estuche Nimbus), por hechos cuyo perjuicio económico estimó la Guardia Civil en 112,5 millones de euros.

Captura de pantalla del sitio web de Arbistar 2.0.
Captura de pantalla del sitio web de Arbistar 2.0.

Aunque cada caso tiene sus peculiaridades, los jueces y agentes describen en sus primeros informes las conspiraciones de empresas ficticias con ramificaciones en el exterior, hombres de paja, empresas en paraísos fiscales, operaciones sospechosas de blanqueo de capitales y víctimas en distintos países. Todo ello, barnizado con enormes campañas publicitarias y promesas de retornos desorbitados, de hasta el 15% o el 25%, que ponen a los ahorradores en una montaña rusa. «Cada estafa tiene su toque personal», lanza el abogado Carlos Aránguez, que defiende a los colectivos afectados, pero «también puntos en común». El abogado califica a los imputados de «delincuentes profesionales» dotados de «una enorme capacidad de condena», cuya fuerza «no son las nuevas tecnologías», sino el marketing. “Arbistar gasta alrededor de 23.000 euros mensuales en eventos, hoteles y restaurantes, pero menos de 2.000 en ingeniería informática”, ejemplifica este exfiscal.

A Javier Biosca, jefe que está detrás de Algoritmos y en prisión temporal desde su arresto en junio luego de que se emitiera una orden de registro y captura., también lo describen como un hombre de relaciones públicas nato. Según los demandantes, que estiman su fraude en más de 250 millones de euros y 4.000 heridos, ha llegado a sus presuntas víctimas recomendadas por clientes, amigos y familiares. Se movía como pez en el agua en banquetes y comidas; incluso asistió al sondeo de uno de sus inversores. Por supuesto, dejó Toledo y se mudó a la ostentosa Marbella, donde el dinero circula en la sociedad, según la abogada Emilia Zaballos, quien también se postula como presidenta de la Asociación de Afectados por Inversiones. En criptomonedas: “Ella fue la anfitriona de la ‘fiesta bitcoin’ en su mansión de Marbella a finales de verano [de 2020]. Fue a ella a quien invitó a sus intermediarios y posibles personas que manejan grandes sumas. Una fiesta llena de glamour que acaba por convencer a los escépticos ”.

Este tipo de “ilustrado”, como los define Zaballos, no habría germinado sin el caldo de cultivo ideal. Luis Garvía, profesor y director del Máster en Riesgos Financieros de ICADE Business School, explica: “Estamos viviendo un cambio de época: estamos pasando de una sociedad industrial a una sociedad digital. Y este problema de las estafas es una cara más ”, enfatiza. Este analista describe un sistema financiero tradicional que, en transformación, ofrece rendimientos muy bajos a los ahorradores que buscan alternativas. Y aparecen los mercados de criptomonedas, y una reinvención de la estafa piramidal tradicional, urdida por quienes atraen clientes asegurándose de que compran criptomonedas con ese dinero y que, gracias a su buen hacer, generan una ganancia descomunal, aunque qué Lo que realmente ocurre es que, como en otros casos similares, solo se utiliza la entrada de nuevos inversores para pagar intereses a los antiguos; algo insoportable.

El juez Joaquín Elías Gadea, instructor de la Audiencia Nacional, incluye a Kuailian en este grupo, con número de afectados y daños «aún no determinados»: «Los clientes, según los términos pactados, podrían conseguir más afiliados a la plataforma a través de sus cuenta, y recibieron el 10% de la inversión de los captados en su primer nivel, el 3% de los del segundo nivel, el 2% en el tercer nivel y así sucesivamente hasta un total del 20% invertido para cada uno; lo que generó una exponencial red de absorción masiva […] La atracción de nuevos inversores alimentaría la base de la pirámide, permitiendo la devolución y el pago de ventajas a los inversores iniciales, sin que la operación responda a un negocio real ”.

Arbistar, Algorithms y Nimbus también corresponden a la tipología del esquema piramidal. Respecto al primer caso, el juez José Luis Calama también dijo: “Esta trama habría utilizado parte del dinero obtenido de los inversionistas para entregarlo a otros inversionistas anteriores en pago de los altos intereses pactados, lo que ha generado una gran autoconfianza. que su inversión era segura y muy rentable, por lo que se animaron a invertir más dinero con la esperanza de obtener una rentabilidad aún mayor ”.

Pandemia y ahorro

La aparición del coronavirus en 2020 tampoco ha ayudado. Luis Garvía señala que millones de personas estaban encerradas en sus casas, temiendo un futuro incierto y pegadas a las pantallas de sus dispositivos digitales. Según datos del INE, la tasa de ahorro de los hogares españoles subió un 14,8% el año pasado. Muchos creían que era necesario invertir este dinero y vieron su oportunidad en el mercado de las criptomonedas, además, con uno de ellos, bitcoin, fuera de control en ese momento. Carlos Aránguez insiste en esta idea: “La gente sentía angustia económica y quería poner dinero a trabajar. Hubo quienes cancelaron la indemnización por despido. Vio tecnología disruptiva y pensó que estaban regresando los pagos de intereses más altos. Además, siempre quieres creer que lo tuyo no es una estafa ”.

Pero las alertas estaban ahí. Desde 2018, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España han advertido en repetidas ocasiones «sobre los riesgos» de las criptomonedas, «en particular» para los pequeños inversores. En una nota del pasado mes de abril, la CNMV incluso fue más allá al orientar la publicidad que circulaba en torno a estos productos, específicamente dirigida a clientes individuales, tras detectar cómo iban aumentando su «intensidad» y los medios utilizados en estas campañas promocionales. Y advirtió contra la posibilidad de que «no incorporaran información objetiva».

Ese mismo julio, el Boletín oficial del estado publicó la nueva ley contra el fraude fiscal que obliga a las empresas y corredores (comisionistas) para «declarar los saldos» y los «tenedores» de las criptomonedas que poseen, así como las «operaciones (adquisición, transmisión, canje, transferencia, cobros y pagos) en las que están involucrados». Cualquiera que tenga «monedas virtuales en el extranjero» también debe declararlo en Hacienda.

¿Es necesaria una mayor regulación? “La legislación ya está, hay que adaptar”, responde Garvía: “Pero, sobre todo, hay que educar al inversor. Porque hay paradojas enormes. Por ejemplo, la posibilidad de acceder a la información hoy es mayor que nunca, pero la desigualdad entre quienes acceden y quienes no la tienen también se ha disparado ”, reflexiona. El profesor Garvía también explica cómo estos últimos también pueden querer aprovechar este mercado y, «desesperadamente», ponerse en manos de estafadores y ver desaparecer su dinero sin poder hacer nada.

Santiago Fuentes, a quien el juez atribuye un presunto fraude de hasta 100 millones de euros y 32.000 afectados, lo resumió en uno de los vídeos que colgó en la web: “Si un día Arbistar se fuera a la mierda, tú seguirías siendo el imbécil de un tonto. ”. Lo hizo bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *