«Nunca debes dejar de jugar, lo que tienes que hacer es adaptar el tipo de juego a tu edad»

"Nunca debes dejar de jugar, lo que tienes que hacer es adaptar el tipo de juego a tu edad"

¿Por qué es importante que jueguen los niños y los jóvenes? Abel Domínguez, psicólogo sanitario y portavoz de Fisher-Price, que participa en la iniciativa “Todo es mejor” con la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) responde esta pregunta y muchas otras.

Hola Abel, ¿por qué es tan importante que los niños jueguen?

El juego es la forma en que los niños exploran el mundo, descubren y aprenden, es el vehículo natural de aprendizaje para ellos porque estimula la curiosidad que es la base del aprendizaje. Esto es lo que hace que el juego sea tan importante. Les da la oportunidad de utilizar ciertas formas de pensar y desarrollar el pensamiento lógico, numérico y causal.

Como padres, podemos preguntarnos qué necesitan aprender los niños en un momento dado y cuál es la mejor forma de estimular este aprendizaje. Hay un sinfín de estrategias y tareas que debes practicar en los juegos mientras te diviertes que te ayudarán a desarrollarte como personas y ampliar tu pensamiento y pensamiento.

¿Hasta que edad deberías jugarlo?

Más allá de la naturaleza lúdica del juego, nunca debes dejar de jugar. Está respaldado por la ciencia de que el juego es bueno para todos, desde ayudar a los jóvenes a desarrollarse, reducir los niveles de cortisol en los adultos y prevenir la degeneración cognitiva en las personas mayores. Lo que siempre tenemos que hacer es adaptar el tipo de juego a la edad.

Existen diferentes etapas de crecimiento que determinan el aprendizaje que los niños son capaces de hacer, pero estas etapas siempre deben ser indicativas ya que cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje y debe ser respetado para lograr un desarrollo saludable. En este sentido, es importante proporcionarles juguetes que se puedan adaptar a sus necesidades en cada momento.

«Los padres deben jugar con sus hijos. Es una forma de generar lazos de convivencia, cariño y calidad»

¿Deberían los padres participar en los juegos de los niños?

Los padres deben jugar con sus hijos para acompañarlos en el juego, es una forma de generar vínculos de convivencia, afecto y calidad. Sin embargo, también es bueno que los niños jueguen solos. Efectivamente, se ha demostrado que aprenden más cuando descubren por sí mismos que cuando hacen un aprendizaje guiado y estructurado por un adulto. Por ello, son muy recomendables, juguetes que llamen su atención, les permitan explorar y les animen a interactuar, motivando y estimulando su aprendizaje.

¿Qué es la iniciativa “Todo está mejor”?

Esta iniciativa se enmarca dentro de la campaña de marca “Jugar también es aprender”, que tiene como objetivo hacer entender a las personas que el juego, además de ser un motor de ventajas y placer, es el principal vector del aprendizaje en los niños.

Aprender a través del juego es muy rico ya que surge del interés personal, la automotivación, de forma espontánea y es así como se adquieren los conocimientos más importantes para la vida, como hablar, moverse en armonía, relacionarse con los demás o con conceptos más teóricos. como las matemáticas, la lectura, la escritura … Y esto se debe a que, a través del juego, se intensifica la curiosidad, que es el motor del aprendizaje.

Jugar hace que el aprendizaje sea más fácil y divertido.
GTRESONLINE

¿Cómo ha cambiado la forma de jugar en los últimos años?

En los últimos años, la forma de jugar se ha vuelto más digital. Todo lo que antes se disfrutaba en papel ahora adquiere un tono digital, que también atrae mucho la atención de los niños. El mundo digital ha abierto todo un mundo de nuevos juegos o adaptaciones de juegos clásicos que atraen a muchos niños y adultos.

Los juguetes se han adaptado a las nuevas tecnologías. Hoy, por ejemplo, existen los “juguetes electrónicos para bebés” para esta corta edad que son ideales para estimular su curiosidad.

Los descubrimientos que hacen los pequeños al experimentar por sí mismos son muy gratificantes, por eso les encantan tanto los juguetes que estimulan su curiosidad, conceptos como letras, números, etc. es más divertido aprender cuando sus personajes favoritos encienden sonidos, tocan canciones o dicen frases que pueden identificar y repetir.

«A través del juego se potencia la curiosidad, que es el motor del aprendizaje»

¿Es posible transferir todo al juego, por ejemplo, los temas más pesados ​​como la teoría?

Creo que hay formas divertidas de abordar algunas tareas que podrían ser un poco más tediosas como las tareas del hogar o tareas que son un poco más automáticas. Podemos fortalecer y despertar el interés de nuestros hijos a través de ciertas técnicas de tarjetas, premios u otras técnicas que los psicólogos recomiendan a los padres para que terminen bien y pronto aquellas tareas un poco más difíciles pero que son necesarias e importantes para su desarrollo.

Por ejemplo, las asignaturas escolares que nos han resultado más difíciles, los padres deberían pensar un poco en cómo hacerlas más divertidas. Es una gran clave y un recurso que deberíamos tener. Como dice Fisher-Price, “jugar es también aprender”. No podemos olvidar que los niños aprenden a través del juego, porque es su idioma. Si trasladamos un objetivo de aprendizaje que consideramos importante para que jueguen, se lo inculcaremos mucho mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *