«O alguien les trae comida o mueren»

"O alguien les trae comida o mueren"

Marisa Caprile, la hermana del famoso diseñador, es la Presidente de PSE Por la sonrisa de un niño, una ONG de origen francés que trabaja en la educación y alimentación de miles de niños en Camboya.

La pandemia ha afectado la vida diaria de la organización: las escuelas están cerradas desde mediados de febrero, las familias no tienen ingresos porque están confinados, no tienen acceso a alimentos porque los mercados están cerrados …

Desde España, ella y decenas de voluntarios están recaudando fondos para llevar ayuda alimentaria de emergencia a través de su evento principal en este momento: Phnom Penh Express 2.

La iniciativa consiste en recorrer los 13.000 kilómetros que separan Madrid de la capital de Camboya. Este abierto a todos, aunque sea fuera de la ONG, que quiere sumar kilómetros y buscar donantes para poder brindar alimentos a 1.633 familias.

Para obtener más información, el equipo de comunicación de la ONG está listo para responder preguntas a través de este correo electrónico: comunicacion@psncamboya.org .

¿Cuál es el trabajo de PSE para la sonrisa de un niño en Camboya?

Es un proyecto global, no solo los ayudas en un momento determinado y luego desapareces, sino que la ONG se compromete a apoyarlos desde el primer momento hasta que encuentran trabajo. Con esta organización, si ayudas, es para que estos niños tienen la garantía de encontrar un trabajo, recuperar su dignidad y su familia cuidada. Los padres de los niños que acogen también tienen trabajo: barrenderos, cocineros, tintoreros, costureras …

Christian y Marie France, los fundadores, lo que hicieron cuando vieron a estos niños en horribles condiciones de vida fue preguntarse qué necesitaban. Lo que pidieron fue el primero, para comer, y el segundo, una escuela. Luego empezaron a alimentarlos en el vertedero y ahora hay más de 6.000 niños con sus familias a los que están logrando alimentar.

PSE ha crecido: empezaron con los pequeños, luego con los adolescentes. Allí se dieron cuenta de que no bastaba con que la escuela llegara a ESO, por lo que empezaron a llegar a la secundaria y formación profesional para acceder a un puesto de trabajoincluso permitiendo que algunos estudiantes ingresen a la universidad.

Una necesidad que descubrieron rápidamente fue que algunas madres no podían llevar dinero a casa al tener que cuidar a sus bebés porque no tenían dónde dejarlos. Entonces ellos crearon jardines de infancia para ellos y que las mujeres pudieran tener trabajo.

Este año la gente se dio cuenta de lo que son la muerte y la enfermedad, pero lo vimos hace mucho tiempo.

¿Cómo ha afectado la pandemia a Camboya?

La pandemia en Camboya comenzó con una estricta contención a principios de año. Salieron de esta situación en septiembre, volviendo a abrir escuelas, pero a mediados de febrero tuvieron que cerrar escuelas y mercados.

Este año la gente se ha dado cuenta de lo que son la muerte y la enfermedad, pero lo vimos hace mucho tiempo. Esta pandemia ha sido muy triste para muchas personas y se ha dicho que desearía que la humanidad fuera mejor y que nos convirtiéramos en mejores personas. Lo que hace PSE es una posibilidad única de transformar este período de sufrimiento en un momento de esperanza con un poco de esfuerzo por nuestra parte. Involucrarme para que estos niños puedan comer y estudiar es para mí ser una mejor persona.

Vivo movida por mi enorme deseo de que las cosas salgan mejor y que por supuesto no haya niños que morir de hambre y eso tienen que comer basura para poder vivir. Lo encuentro indigno, una lástima. No puedo aceptarlo, nunca lo aceptaré y trabajar por ello da sentido a todo lo que hacemos después y anima mi vida.

¿Cómo ayudaste al pueblo camboyano del PSE?

Durante los primeros seis meses de cuarentena, comenzamos con fotocopias de las notas que nuestros trabajadores distribuían en las distintas localidades. Luego, al darse cuenta de que faltaban muchos ejercicios, pedimos dinero a nuestros socios y patrocinadores para comprar móviles para que puedan acceder a los cursos online. No creo que haya sido un éxito total ya que no todas las casas tienen electricidad, algunas no saben cómo usarla … pero en general funcionó bastante bien.

Nuestro asombro fue que cuando se volvieron a abrir las puertas de la escuela después del primer parto, solo entre el 5 y el 7% dejaron de venir niños. Pensamos que iban a dejar de llegar a mitad de camino, lo que nos animó mucho a todos.

En esta ocasión también cerraron los mercados donde compran las familias más pobres. Esta situación es la más difícilporque no tienen acceso a la comida. Las familias de nuestra ONG pueden salir adelante gracias a la comida que les ofrecemos. No tienen trabajo, no tienen derecho a salir de los barrios, no pueden ir de compras… Es una situación muy difícil. O alguien les trae comida o se mueren de hambre.

Aún no se ha decidido si las escuelas reabrirán en junio o septiembre. Todo es muy incierto, como en cualquier parte del mundo ahora mismo.

«O alguien les trae comida o se mueren de hambre»

¿Cómo nació la filial de PSE en España?

Siempre había intentado buscar un proyecto humanitario con niños, porque había estudiado educación. Trabajé en algunas organizaciones españolas y francesas y buscaba un buen proyecto en el que involucrarme. Cuando mis hijos crecieron y me presentaron a PSE, Decidí involucrarme.

Los estudiantes, durante sus vacaciones volvieron a los vertederos y en algunas ocasiones no regresaron a clases en septiembre. PSE España se creó en 2003 con la necesidad de poner en marcha durante el verano un programa que permitiera a los niños continuar sus estudios.

Al principio era algo muy pequeño, que se hizo grande gracias a la transmisión de experiencias entre los voluntarios y su entorno. Gracias a ellos y a nuestros socios, ahora podemos apoyar no solo el programa de continuidad de los cursos de verano, sino también financiar ciertos proyectos gracias al dinero que recibimos de diversas iniciativas. También enviamos dinero cada tres meses para pagar la educación de más de 300 niños.

¿Cómo puedes ayudar desde España?

Pienso en españa puedes colaborar de varias formas, y con la pandemia, lo hemos visto. Encontrar socios que nos paguen una mensualidad, formar parte de los equipos de trabajo que lleva a cabo la ONG: hablar de PES en diversas entrevistas, encargarse de la parte de comunicación, organizar eventos, como el Phnom Penh Express 2 …

¿De qué se trata este evento?

Es una forma inteligente, original y hermosa de conseguir dinero para comprar alimentos de emergencia, porque lo están pasando muy mal.

Los voluntarios recorren los 13.000 kilómetros entre Madrid y Phnom Penh, la capital de Camboya, compitiendo con el equipo de voluntarios franceses, mientras recaudan fondos para la ayuda de emergencia.

A medida que avanzan los kilómetros avanzan las donaciones, y con este dinero se van a comprar paquetes de comida: arroz, conservas … Sin él, las familias no pueden vivir.

No es necesario haber colaborado previamente con la ONG para hacerlo, es un desafío individual que cada persona crea porque se mostró entusiasmado con el proyecto y el objetivo final. Gracias a esto, cada vez más personas están conociendo el trabajo de la organización.

Además, también puede ayudar donar en uno de los desafíos generados por voluntarios, gracias a los cuales ya se han recaudado más de 10.000 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *