Obispos dan un giro progresista a la religión: igualdad entre hombres y mujeres, denuncia de la pobreza y ambientalista | Educación

Obispos dan un giro progresista a la religión: igualdad entre hombres y mujeres, denuncia de la pobreza y ambientalista |  Educación

Los obispos presentaron este lunes su propuesta de una nueva regulación de la asignatura de religión, que se conoce como el currículum, que abarca qué aprender y valorar en la materia, en un texto que implica un cierto giro hacia enfoques más progresistas, con un mayor énfasis en «erradicar» las desigualdades de género y la pobreza, así como en la importancia de la sostenibilidad, el valor de la diversidad en la sociedad y el diálogo intercultural.

En virtud del acuerdo entre España y la Santa Sede, el contenido de la asignatura Religión es diseñado por la Iglesia. La Conferencia Episcopal Española ha publicado en su web los tres documentos, uno para la etapa infantil (alumnos de tres a seis años), otro para primaria (de seis a 12) y otro para la educación secundaria obligatoria (ESO, de 12 a 16 años). ) en forma de “borrador” para recaudar “aportes para la mejora” de los docentes, familias y otros representantes de la comunidad educativa antes de enviarlo al Ministerio de Educación. Estos nuevos programas son uno de los desarrollos de la nueva ley de educación, la Lomloe, también conocida como la Ley Celaá, que entró en vigor a principios de año. Los cambios en el tema comenzarán a aplicarse el próximo año.

El reglamento, aún vigente, aprobado en 2015 para desarrollar la Lomce, la ley de educación redactada por el exministro del PP José Ignacio Wert, se refiere en dos ocasiones, con la misma frase, a la igualdad entre hombres y mujeres, destacando que la asignatura “promueve directamente la adquisición de habilidades para la prevención y resolución pacífica de todo tipo de conflictos y el conocimiento, comprensión y respeto de las diferentes culturas, así como las diferencias entre las personas, la igualdad de derechos y oportunidades para hombres y mujeres y la no discriminación ”. Los nuevos programas hacen referencia a la pregunta con más frecuencia, con fórmulas diferentes y con más fuerza.

El plan de estudios de la escuela secundaria indica, por ejemplo, que una de las habilidades específicas de la religión (es decir, una de las cosas que los estudiantes deben aprender en la asignatura) «asume como propias todas las situaciones de religión. Exclusión o pobreza, violencia o injusticia , desigualdad entre hombres y mujeres, para proponer la erradicación de estos problemas con la esperanza radical del bien común que expresa el Evangelio ”. El documento de Primaria especifica que la asignatura «proporciona los criterios para analizar y denunciar todas las situaciones de marginación o desigualdad entre hombres y mujeres» e incluye, entre los «conocimientos básicos» que debe contener la asignatura, el «reconocimiento del rol de la mujer en La biblia». Y el programa Infantil integra, por su parte, entre las competencias de la asignatura «el reconocimiento de la plena igualdad entre niños y niñas, y la adquisición de hábitos de vida saludables que puedan reforzarse desde la visión cristiana de la vida».

Valores democráticos

La nueva concepción del sujeto contiene también un subrayado, inexistente en la redacción anterior, del aporte que debe hacer el sujeto a «la erradicación» de la pobreza, la «denuncia de situaciones de exclusión, injusticia o violencia», la promoción de la «libertad de expresión» y la apreciación de los «valores democráticos». La asignatura Religión, indica el documento de Primaria, debe ayudar a los alumnos a prepararse “para el ejercicio activo de la ciudadanía y la valoración de los derechos humanos, así como para el pluralismo de las sociedades democráticas; significa haber entendido con valores de respeto e inclusión las diferencias entre personas y sociedades, y diferentes culturas y religiones ”.

El nuevo programa hace hincapié en la promoción de valores orientados a la «sostenibilidad del planeta» y la «ecología integral», un concepto que combina la preocupación por la naturaleza y los sectores sociales más desfavorecidos, frecuentemente utilizado por el Papa Francois. Y muestra la alineación del tema con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y con los derechos humanos.

La nueva ley de educación establece que la asignatura de religión ya no tendrá asignatura alternativa para quienes no la estudien, y su calificación también dejará de contabilizar a los efectos de la nota media del expediente, es decir – decir para inscribirse en una carrera o recibir una beca.

Puedes seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Gorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *