Orbán acusa a la UE de «vandalismo legal» por abrir un caso contra la deriva homofóbica de Hungría | Internacional

Orbán acusa a la UE de "vandalismo legal" por abrir un caso contra la deriva homofóbica de Hungría |  Internacional

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, reaccionó este viernes a la decisión de la Unión Europea de abrir un caso de infracción en Budapest por las leyes discriminatorias contra las personas LGTBI, y lo hizo acusando a los Veintisiete de «vandalismo legal». El día anterior, la Comisión Europea había anunciado la apertura de un caso por la norma que prohíbe la distribución de contenido LGTBI en las zonas donde se encuentran menores, por considerar que vulnera la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE en puntos como la libertad de expresión. y no discriminación. El ejecutivo comunitario también ha abierto otro procedimiento de infracción en Polonia para las llamadas zonas libres de ideología LGTBI creadas en varios municipios.

Más información

«La posición de la Comisión Europea es vergonzosa», continuó Orbán en un comunicado difundido por la radio estatal. El primer ministro ultraconservador agregó que este «debate» ofrece a los húngaros una visión de lo que es la «vida europea» y lo que está sucediendo en las «escuelas en Alemania». Las autoridades europeas «están tratando de imponer su voluntad a Hungría sobre cómo se debe educar a los niños», dijo.

Orbán destacó que su gobierno no permitirá que “activistas LGTBI” circulen libremente en las escuelas húngaras “promoviendo lo que ha definido como“ propaganda sexual ”.

La ley que prohíbe la difusión de información sobre las personas y el movimiento LGTBI en las escuelas, los medios de comunicación o cualquier otro espacio donde se encuentren menores o al que puedan acceder menores, fue la gota que llenó el vaso de la paciencia en Bruselas. La UE ha tenido varios enfrentamientos en los últimos meses con Hungría y otros estados miembros como Polonia por políticas que afectan las garantías del estado de derecho, como la independencia judicial, los derechos de los migrantes y la libertad de prensa.

La aprobación por el Parlamento húngaro de esta ley, que, según Orbán y su administración, tiene como objetivo «proteger a los niños», decidió a la Comisión abrir el expediente incriminado, primer paso en un proceso que podría llevar a Hungría al tribunal de la UE de justicia. La Comisión Europea considera que esta norma viola «la dignidad humana, la libertad de expresión e información, el derecho al respeto de la vida privada y el derecho a la no discriminación». También viola cuatro regulaciones de la UE – la Directiva de Servicios Audiovisuales, la Directiva de Comercio Electrónico, la Directiva de Transparencia del Mercado Único y la Directiva de Protección de Datos – así como la provisión de bienes y servicios transfronterizos.

El agotamiento de los funcionarios europeos se puso de manifiesto cuando la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, calificó la ley húngara de «una vergüenza». La deriva radical de las autoridades húngaras ya había llevado a Bruselas a suspender la aprobación de su plan de recuperación ante una pandemia de 7.200 millones de euros para este país.

Orbán también se refirió en sus declaraciones del viernes al retraso en los fondos de estímulo de la UE que dijo que Hungría «eventualmente recibirá».

Desde que asumió el cargo en 2010, Orbán, un político nacionalista de marcado carácter populista, ha hecho de sus enfrentamientos con Bruselas uno de sus caballos de batalla. Con una ideología ultraconservadora, su gobierno ha sido particularmente hostil al grupo LGTBI, al que ha atacado repetidamente en una campaña homofóbica que se intensificó el año pasado. Durante las últimas dos semanas, se han colocado enormes carteles azules en todo el país con lemas como: “¿Estás loco por Bruselas? y «¿Tiene miedo de que sus hijos se enfrenten a la propaganda sexual?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *