Palma de Oro por la polémica ‘Titane’ de Julia Ducournau | Cultura

Palma de Oro por la polémica 'Titane' de Julia Ducournau |  Cultura

Controversia Titanio, de la francesa Julia Ducournau, ganó la Palma de Oro en el 74º Festival de Cine de Cannes. El director es el segundo ganador del concurso francés después de Jane Campion, por El piano en 1993, aunque en esta ocasión se dividió. La película de Ducournau ha suscitado grandes debates desde su proyección por su radicalismo, su firmeza y su defensa de un amor por encima de los sexos y el empoderamiento femenino. Su protagonista, un asesino en serie que se queda embarazada de un coche, acaba haciéndose pasar por un niño desaparecido para poder esconderse. Titanio Se traduce en titanio (por la placa que lleva el protagonista en la cabeza) y, como explica su creador, también es un juego sobre mitos y titanes, los gigantes griegos que querían asaltar los cielos, como su personaje. En francés, agregar la e al final de la palabra la feminiza.

Más información

El jurado estuvo presidido por Spike Lee, quien arruinó todo en la ceremonia cuando soltó que la Palma de Oro era para Titanio, en lugar de seguir el orden natural ascendente de recompensas, y ciertamente parecía un cóctel mesurado en sus nueve componentes de voces masculinas y femeninas, y creadores de todo el mundo. Lee pidió permiso para el lío que hizo destruyendo cualquier trama: «Aprendí que siempre hay tiempo para una segunda oportunidad», antes de que estuviera a punto de saltar de nuevo el guión.

Titanio omitir referencias de choque, de Cronenberg, con el terror más puro al borde de un punk visual que va más allá de las imágenes crudas de la primera película del director, Bruto (2016), para terminar hablando del amor entre un padre y un hijo, o al menos alguien a quien considera su descendencia. Ducournau, un parisino de 37 años, sube al Olimpo cinematográfico.

El gran premio del jurado fue otorgado ex aequo a Un héroe, por el iraní Asghar Farhadi, y para Hyutti n ° 6, del finlandés Juho Kuosmanen. El premio del jurado también fue ex aequo con el fin de Memoria, por Apitchapong Weerasethakul, y Ha’berech, por Nadav Lapid. Los dos premios de interpretación fueron para Caleb Landry Jones, por Nitrame, y por Renate Reinsve, por Verdens Verste Menneske. El premio al mejor director fue para Leos Carax, por Annette y el mejor guión lo ganaron Ryûsuke Hamaguchi y Oe Takamasa, por Conduce mi coche.

En cuanto al apartado oficial de competición, hay que reconocer que la puntuación media es notable. Aparte de unas pocas películas seleccionadas por su continente de origen (los dos africanos carecían de originalidad) y Día de la bandera, lEn el desafortunado giro del tornillo de Sean Penn a su carrera como director, en el resto hubo al menos notas que justificaron su proyección. Y fueron notables Un héroe, por Asghar Farhadi; los últimos 40 minutos de Memoria, de Apichatpong Weerasethakul; Las Olimpiadas, por Jacques Audiard; El inquieto por Joachim Lafosse; Verdens Verste Menneske, por Joachim Trèves, y Cohete rojo por Sean Baker; y muy interesante Nitramepor Justin Kurzel; Tre Piani, de Nanni Moretti; La crónica francesa, por Wes Anderson (en su desarrollo visual); o entonces Todo paso bien, marcado por François Ozon. Tres títulos abrieron el canal a los espectadores, que luego se dividieron en partidarios acérrimos o detractores radicales: Annette, de Léos Carax; Benedetta, por Paul Verhoeven, y Titanio. Y eso sigue siendo bueno para los puestos anestesiados de hoy. Sobre todo si Conduce mi coche de Ryûsuke Hamaguchi, un director japonés excepcional que adaptó un cuento de Haruki Murakami. sí Asako I y II (2018) ya ha dado muestras de su maestría, durante la última edición de la Berlinale, celebrada online, su La rueda de la fortuna y la fantasía es el mejor largometraje de la competencia, por el que ganó el gran premio del jurado. En seis meses, Hamaguchi lanzó obras maestras.

Han pasado 784 días desde el cierre de la edición de 2019. Parásitos del coreano Bong Joon-ho, hijo Palma y Antonio Banderas el premio al mejor actor con Dolor y gloria. Más tarde Parásitos se convertiría en el segundo Palma de la historia en ganar también el Oscar a la mejor película (solo lo había conseguido antes Marty por Delbert Mann). Y el covid-19 se ha convertido en pandemia y puso fin a la edición de Cannes 2020 (solo se anunció su selección de películas), y pospuso esta edición del 74 de mayo, su fecha habitual de celebración, a julio. Según la organización, había unas 28.000 personas acreditadas, un 30% menos que en años anteriores entre la prensa, artistas y actores del mercado cinematográfico, aunque las ausencias parecían más importantes en las salas.

Lucha contra el covid

Y, lo más importante, ha habido una cierta falta de control sobre la pandemia. Si desde el inicio todos los acreditados estuvieran obligados a pasar una prueba de antígeno cada 48 horas o portar un documento que acredite el calendario de vacunación completo (excepto en el caso de los estadounidenses, que no están reconocidos como válidos para sus vacunas), no existía la misma rigidez ni el mismo control en el uso de la mascarilla. No fue hasta la llegada del primer fin de semana (la competencia dura 12 días) que se multiplicaron los anuncios: antes de las proyecciones, a partir del lunes 12, se escuchó un aviso recordando la prohibición de bajar las máscaras durante las sesiones. Durante las ruedas de prensa, después de siete días de cierta laxitud, los realizadores finalmente se sentaron con una máscara.

Cada día se realizaron unas 5.000 pruebas, y en promedio hubo tres positivos, con días sin y otros hasta seis. No hubo protocolo para estas personas ni seguimiento de su caso y aislamiento, y no se brindó ayuda. Tampoco se rastrearon sus contactos: por primera vez, las entradas para las sesiones se obtuvieron de forma electrónica, pero no fueron numeradas, sino solo con áreas limitadas.

A falta de muchas estrellas estadounidenses (no hubo muchas fiestas y por lo tanto patrocinadores para sus estancias), el certamen ha multiplicado sus clases magistrales, a cargo de Bong Joon-ho, Jodie Foster, Matt Damon, Isabelle Huppert, Marco Bellocchio y Steve McQueen . Y dos Palmes d’Or de honor: a Foster, que la recibió en la inauguración de Pedro Almodóvar, y a Marco Bellocchio, a quien Paolo Sorrentino se la entregó durante la ceremonia de clausura. Solo por esta razón, dos fascinantes momentos del diseñador merecieron la pena celebrar este concurso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *