‘Pandora’s Papers’: Miguel Bosé era accionista de una empresa panameña vinculada a un banco suizo | Papeles Pandora

'Pandora's Papers': Miguel Bosé era accionista de una empresa panameña vinculada a un banco suizo |  Papeles Pandora
Miguel Bosé, “Pandora Papers”
Miguel Bosé, “Pandora Papers”Sr. García

Miguel Bosé era accionista de una empresa panameña abierta a través de una entidad bancaria privada suiza, Union Bancaire Privée (UBP) de Ginebra. El nombre del cantante estaba impreso en los certificados de acciones de la compañía. cerca de la costa Dartley Finance en 2016, mientras residía en Panamá. La empresa, aún activa, ya existía desde 2006, pero hasta entonces estaba controlada por acciones al portador, instrumento que permitía no registrar el nombre del verdadero dueño de la empresa.

Los detalles de la constitución y gestión de la empresa se pueden encontrar en los archivos internos de Alemán Cordero Galindo y Lee (Alcogal), uno de los despachos de abogados del centro de Los Papeles Pandora, un trabajo colaborativo coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Más de 600 periodistas de 117 países analizaron 11,9 millones de expedientes de 14 despachos de abogados especializados en creación de empresas en dos años. cerca de la costa en paraísos fiscales. Este tipo de sociedades, radicadas en países distintos al domicilio fiscal de sus directores, son legales siempre que el titular las declare donde residen. El problema comienza, a ojos de las autoridades, cuando lo que se busca en estos países es el anonimato y la cero tributación. En España, EL PAÍS y El sexto Analizaron la filtración en busca de personas de interés público que se aprovecharon de las jurisdicciones más opacas del mundo. El resultado son más de 700 empresas vinculadas a ciudadanos españoles, entre las que destacan decenas de personalidades relevantes.

Los bancos suizos han utilizado empresas en jurisdicciones opacas durante años como herramientas para garantizar el anonimato de sus clientes. Concretamente, el año 2006 – cuando un gerente dependiente de UBP registró Dartley Finance en Panamá – es el año en el que las autoridades suizas encontraron la manera de eludir la directiva europea que requería que sus bancos declararan todas las cuentas de sus clientes como extranjeros o impongan retenciones significativas sobre ellos. Suiza solo aplicó esta norma a las personas físicas y no a las empresas: así, en la práctica, las personas reales podrían establecer una empresa fantasma para ocultar su identidad, práctica que provocó el aumento desproporcionado de empresas panameñas abiertas desde. Suiza entre 2005 y 2006 .

Durante diez años, Dartley Finance no tuvo accionistas reales y fue controlada al portador. Este tipo de documento fue prohibido en Panamá en 2015 debido a su uso en esquemas de fraude u ocultación. Desde ese año, empresas como Alcogal deben certificar a los beneficiarios de todas las empresas en Panamá y hacer aparecer sus nombres reales. El documento que elimina las acciones al portador de Dartley Finance y las atribuye a Miguel Bosé Dominguín está fechado el 24 de agosto de 2016. En los archivos de Alcogal al que accedió EL PAÍS para esta investigación, no existen documentos posteriores a esta fecha, pero el registro público de Panamá. indica que Dartley todavía está activo. Ni los abogados ni los representantes de Bosé respondieron a las preguntas enviadas por EL PAÍS y La Sexta sobre esta empresa.

Extractos de los documentos que acreditan la transmisión de las acciones de Dartley Finance SA EL PAÍS / LA SEXTA / ICIJ
Extractos de los documentos que acreditan la transmisión de las acciones de Dartley Finance SA EL PAÍS / LA SEXTA / ICIJ

El responsable de la UPB que estuvo a cargo de los trámites de la empresa desde el día de su creación se denominó, durante estos 10 años, Apex International Consulting. En 2010, Alcogal lo compró y lo convirtió en su filial suiza. Su objetivo era «ayudar a los clientes internacionales que deseen gestionar sus estructuras fiduciarias desde Suiza o que deseen aprovechar las oportunidades y ventajas de nuestro país».

Entre Panamá, México y la Hacienda española

Cuando las acciones de Dartley Finance se convirtieron en su nombre, Miguel Bosé llevaba dos años viviendo en Panamá. Según explicó en una entrevista reciente, en 2014 eligió el país de Centroamérica para vivir con dos de sus cuatro hijos, nacidos de una gestante en Estados Unidos. Lo que probablemente el cantante no sabía en ese momento es que en julio del mismo año las autoridades fiscales españolas estaban examinando las cuentas de Costaguana SL, la empresa con la que Miguel Bosé gestiona la mayor parte de sus intereses en España. Fundada en marzo de 1984 con el nombre de «Miguel Bosé SA», pocos meses antes del lanzamiento del cantante. Bandido, uno de sus álbumes más exitosos, pasó a llamarse República Latinoamericana Ficticia en el que Joseph Conrad ambienta su novela Nostromo y cuya acción gira en torno a iniciar una mina de plata. Se gestiona desde Madrid y desde una empresa holandesa, Tarisa BV, un patrón de negocio común especialmente entre las grandes multinacionales que gestionan su negocio desde fuera de España.

Extracto del programa de 'Lo de Evole - Miguel Bosé'
Extracto del programa de ‘Lo de Evole – Miguel Bosé’

Esta inspección se convirtió en una multa de unos 80.000 euros en 2020, ratificada un año después. Como se indica en la sentencia, Bosé dedujo vía Costaguana el IVA de jamones, servicio doméstico, su entrenador personal, el alquiler de un Audi de cilindro alto o los servicios de seguridad de su residencia en Madrid, la mítica casa familiar de Somosaguas (Pozuelo de Alarcón ), donde fueron famosos los encuentros de sus padres, el torero Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé, con personalidades como Picasso, Hemingway o Dalí. Esta última vivienda pertenece a Bosé a través de la empresa Lumi SL, empresa gestionada por Costaguana y registrada en la actividad de «servicios relacionados con la propiedad inmobiliaria e industrial». Su única propiedad inmobiliaria es la casa.

Durante su corta estadía en Panamá, Bosé logró vender algunos de sus souvenirs: dos piezas de su colección firmadas por Andy Warhol. Por la obra Dollar Sing, obtuvo 457.500 euros en una subasta organizada en Christie’s en París en diciembre de 2015. Y en febrero de 2016, vendió parte de la colección de cerámica de la familia Picasso en otra sede de Christie’s en Londres por 285.750 libras (aproximadamente 370.000 euros).

Desde 2018, la cantante reside en México, aunque hasta hace unas semanas solo unos pocos amigos cercanos conocían el lugar frecuentado por Bosé en el país. Su nuevo hogar es Rancho San Francisco, un enclave boscoso privilegiado al suroeste de la capital. Un lugar hermético, a salvo de curiosos y paparazzi, con seguridad privada y casas que rondan los dos millones de euros. Se mudó a este rincón de la ciudad hace un año después de pasar dos años en Interlomas, otra zona residencial de lujo donde viven los más ricos del país.

El cantante reside en México, en un barrio exclusivo, aislado de los curiosos y los paparazzi.

En la última entrevista que dio en México, el intérprete dice que reside en una mansión diseñada por el famoso arquitecto mexicano Francisco Artigas. La construcción, explica, data de hace 30 años, aunque decidió hacer alguna obra, «respetando casi todo». Lo que aún no está claro o es de dominio público es si ha adquirido la propiedad. Una fuente cercana al artista asegura que Bosé está actualmente en alquiler. Los precios de alquiler en esta zona superan los 5.000 euros mensuales. En esta localidad residen también algunas de las celebridades del país, como las presentadoras de televisión Galilea Montijo y Paty Chapoy, o la actriz Inés Gómez Mont, hoy perseguida por la Fiscalía mexicana por un desvío ilegal de más de 3,000 millones de pesos (millones de euros ).

La mudanza a México no quitó al cantante del radar del Tesoro español. Al cierre del ejercicio 2017 adeudaba al fisco más de 1,9 millones de euros y, como todos los que adeudan más de un millón, estaba en la lista pública de morosos. Al año siguiente logró pagar al menos parte de la deuda y ya no estaba entre los que figuran en la lista. Los registros públicos revelan que sus problemas con el fisco no terminaron ahí. Actualmente, Bosé utiliza dos inmuebles en Madrid para dar respuesta a las reclamaciones del Tesoro. Desde diciembre de 2020, la Agencia Tributaria tiene dos hipotecas sobre su finca de 9.500 metros cuadrados en Pozuelo de Alarcón como garantía del pago de una deuda. Y en las escrituras de otra casa, un ático de 71 metros cuadrados en el céntrico distrito de Chueca de Madrid, hay un embargo de Hacienda para hacer frente a dos pagos que suman 443.384,65 euros.