Para ayudar al planeta, debemos ayudar a los protectores de los bosques | Red de expertos | Planeta futuro

Para ayudar al planeta, debemos ayudar a los protectores de los bosques |  Red de expertos |  Planeta futuro

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece la sección Future Planet por su aporte informativo diario y global sobre la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, Suscríbete aquí.

Los líderes mundiales nunca han tomado las amenazas climáticas y ambientales más en serio que en 2021, impulsados ​​por la protesta pública y la creciente conciencia de que nos acercamos a un momento decisivo en la batalla global para combatir el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el riesgo de futuras pandemias.

Más información

Los financieros acuerdan evaluar el riesgo climático en sus inversiones, Estados Unidos se ha unido al Acuerdo Internacional de París y los líderes políticos de todo el mundo están comprometiendo acciones concretas sobre los próximos eventos climáticos y de biodiversidad, el primero organizado por China en mayo; el segundo, por el Reino Unido en noviembre.

Y, sin embargo, en la búsqueda de estrategias rentables para detener la destrucción del mundo natural, existe una solución que hasta ahora no ha sido suficientemente explotada: un creciente cuerpo de evidencia sugiere que los pueblos indígenas y las comunidades locales en países con bosques tropicales que representan una estrategia eficaz y asequible para luchar contra la deforestación y la pérdida de biodiversidad.

Pero, ¿qué tan sólida es la evidencia y hasta qué punto se puede convencer a los legisladores de que fortalecer los derechos comunitarios a la tierra es una solución climática? Un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC) lo demuestran claramente.

El informe analiza los resultados de 300 trabajos de investigación, revelando por primera vez cómo la ciencia climática muestra que el fortalecimiento de los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales sobre los bosques en América Latina tiene efectos positivos. Reconocer y hacer cumplir los derechos de las personas a los bosques tropicales en los que viven es más probable que los conserve que prácticamente cualquier otra alternativa, según el nuevo estudio.

Las selvas tropicales juegan un papel vital en cualquier escenario para frenar el cambio climático: previenen los cambios extremos de temperatura y promueven las lluvias

Los bosques tropicales juegan un papel vital en cualquier escenario para frenar el cambio climático. Previenen cambios extremos de temperatura y promueven lluvias que hacen que las fincas sean más productivas y también previenen los incendios forestales. Los expertos advierten que la pérdida de bosques podría empujar al Amazonas hacia un punto de inflexión climático, a medida que se propaguen las sequías y los incendios.

Los bosques más saludables conducen a una vida animal y vegetal más rica y diversa, según el informe. Los territorios indígenas de Brasil contienen más especies de mamíferos, aves, reptiles y anfibios que cualquier otra área protegida del país. Dos tercios de las especies de vertebrados de Bolivia y el 60% de sus especies de plantas se encuentran en solo dos territorios nativos: La Tacana y Leco de Apolo.

Entre los pueblos indígenas y las comunidades locales, las prácticas culturales tradicionales han surgido con el tiempo, beneficiando a los miembros de la comunidad, incluidas las mujeres y los jóvenes, y sirviendo como una fuente de estatus, orgullo y bienestar económico. Fuertemente ligado a sus lugares de origen, este conocimiento es esencial para apoyar los objetivos globales de conservación.

Otra investigación, incluida en el informe de la FAO y la FILAC, analizó áreas de la cuenca del Amazonas entre 2003 y 2016 y encontró que los bosques manejados por pueblos indígenas habían perdido menos del 0.3% de su carbono. Pero las tierras que no eran áreas indígenas ni protegidas habían perdido 3.6%. Estos hallazgos, citados en prácticamente todos los artículos revisados ​​en nuestro estudio, ofrecen una estrategia científicamente probada para los legisladores y donantes que buscan mitigar el cambio climático, conservar la biodiversidad y promover la gestión sostenible de los bosques tropicales.

Una política basada en el reconocimiento formal y la aplicación de los derechos colectivos a la tierra de los pueblos indígenas y las comunidades locales también podría proteger y revitalizar su cultura y conocimientos tradicionales, cuyo valor en la protección a tomarro de reciénistemables account. Es hora de actuar.

Industrias como la minería y el petróleo están detrás de la destrucción de los bosques, así como de las invasiones de ganaderos y colonos, que queman y devastan la tierra.

El papel protector de los pueblos indígenas en América Latina está bajo asedio. Entre 2000 y 2016, el área de grandes bosques intactos en territorios indígenas disminuyó en un 20% en Bolivia, un 30% en Honduras, un 42% en Nicaragua y un 59% en Paraguay. Y en Brasil, de 2016 a 2018, la deforestación aumentó en un 150% en los territorios indígenas del país.

Industrias como la minería y el petróleo son responsables de la destrucción de los bosques, así como de las invasiones de ganaderos y colonos, que queman y arrasan la tierra para dar paso al ganado y las cosechas.

Según el informe Pueblos indígenas y tribales y gobernanza forestal, los pueblos indígenas y las comunidades locales de América Latina cuidan 200 millones de hectáreas de bosques, tierras sobre las que tienen derechos reconocidos. Pero con los bosques cada vez más asediados y a pesar de la eficacia probada de ayudar a estas comunidades cubriendo algunos de los costos asociados con una buena gestión forestal, estos esfuerzos lamentablemente no cuentan con fondos suficientes.

En un año que ofrece a los líderes mundiales oportunidades sin precedentes para proteger las selvas tropicales como una solución para frenar el cambio climático, la evidencia apunta a un camino claro para lograr ese objetivo en los países de Zona Cero. La ciencia es clara: los países donantes deben apoyar los esfuerzos de América Latina para reconocer y hacer cumplir los derechos de los pueblos indígenas en sus territorios, mientras invierten en las personas que ya mantienen estos bosques en su lugar.

David Kaimowitz Está a cargo del Mecanismo Forestal y Agrícola de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Puedes seguir PLANETA FUTURO por Gorjeo, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro ‘boletín’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *