Pascual Sala, expresidente del Tribunal Supremo y del CGPJ: “En tiempos de Aznar renovamos el Consejo con renuncia colectiva” | España

Pascual Sala, expresidente del Tribunal Supremo y del CGPJ: “En tiempos de Aznar renovamos el Consejo con renuncia colectiva” |  España
Pascual Sala, en junio de 2013, mientras presidía el Tribunal Constitucional.
Pascual Sala, en junio de 2013, mientras presidía el Tribunal Constitucional.ULY MARTIN

El Consejo General del Poder Judicial vivió en 1996, coincidiendo con la llegada al poder de José María Aznar, una situación relativamente similar a la actual, aunque mucho menos duradera. La demora en renovar el colegio de jueces duró ocho meses, y no casi tres años como hoy. Pero se ha encontrado una solución radical. Pascual Sala, quien entonces presidía la dirección judicial, lo describe con una rotunda declaración: “Resolvimos la demora con una renuncia colectiva, que desactivó el Concejo. Así logramos la renovación ”.

Más información

Fueron seis los miembros de la institución que dimitieron, que ya tenía otras tres vacantes por otros motivos. Era una cifra calculada de antemano, porque con estas dimisiones el Consejo se encontraba con 11 miembros, y por tanto sin quórum, en particular para hacer los nombramientos. Fue la mano de un santo, y las partes reaccionaron de inmediato.

“Una vez terminado el período electoral, recuerda Pascual Sala, fui a ver a Aznar para decirle que este asunto tenía que resolverse rápidamente. Aznar me dijo que no se ocupaba de estas cosas, que de todas formas se iban a negociar en el Parlamento ”. Por tanto, el siguiente paso fue llamar a las puertas de las Cámaras. “Fui a ver a Federico Trillo (PP), que acababa de ser elegido presidente del Congreso, y le advertí de la situación. Y luego hice lo mismo con José Ignacio Barrero (PP), que también comenzaba su mandato como presidente del Senado. Trillo me dijo de inmediato que él se haría cargo del caso. No sé qué hicieron él y Barrero en concreto, pero consiguieron que las partes se movieran y hubo un acuerdo ”.

Lo que Pascual Sala dijo a los presidentes de ambas cámaras fue que admitiría inmediatamente las dimisiones de seis miembros del Consejo de la Judicatura, cuatro de los cuales fueron elegidos a propuesta del PSOE (Juan Antonio Xiol, Ignacio Sierra, Soledad Mestre y Ana Pérez Tórtola), uno del PP (Javier Gómez de Liaño) y otro de IU (Rafael Sarazá) -. Y con eso el Consejo iba a quedar «inoperante».

El mandato de Sala terminó en noviembre de 1995. Las elecciones se llevaron a cabo el 3 de marzo siguiente y Aznar asumió el cargo el 5 de mayo de 1996. Los esfuerzos de Pascual Sala para asegurar la renovación se llevaron a cabo entre finales de marzo y principios de julio. , una vez salidas las Cortes se constituyeron las elecciones, en las que el PP obtuvo 156 diputados, y el PSOE 141, con una diferencia de 290.328 votos entre ambos partidos. La dimisión de seis miembros del Consejo para forzar la renovación se produjo el 27 de marzo. Pascual Sala, a su vez, fue relevado como titular del Consejo y del Tribunal Supremo por Javier Delgado el 25 de julio del mismo año.

Esta renovación del Consejo se produjo en un momento en el que el nuevo partido en el poder, el PP, estaba interesado en un nuevo rumbo judicial acorde con los nuevos equilibrios parlamentarios. Ahora, sin embargo, la situación es diferente. El PP está en la oposición, y la ausencia de acuerdos de renovación institucional permite que las mayorías conservadoras se mantengan en la práctica tanto en el Consejo de la Judicatura, en la Constitución como en el Tribunal de Cuentas.

Sean cuales sean las circunstancias de cada etapa, para Pascual Sala lo que está muy claro es que «España tiene una justicia independiente, totalmente independiente». «Sin embargo», añade, «la imagen que damos en Europa es que nuestra justicia se encuentra en una situación equivalente a la de Polonia y Hungría, y eso es lamentable».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.