Pedro Castillo busca calmar los mercados pidiendo al presidente del Banco Central del Perú que se mantenga en el cargo | Internacional

Pedro Castillo busca calmar los mercados pidiendo al presidente del Banco Central del Perú que se mantenga en el cargo |  Internacional
El izquierdista Pedro Castillo ofrece declaraciones durante una manifestación hoy en Lima, Perú.  Por segunda semana consecutiva, dos marchas paralelas muestran la profunda división del Perú entre quienes denuncian, sin pruebas, que ha habido "fraude" en las elecciones del último día 6 y los que vean un "golpe de Estado" en las maniobras de la candidata Keiko Fujimori para revertir sus resultados.
El izquierdista Pedro Castillo ofrece declaraciones durante una manifestación hoy en Lima, Perú. Por segunda semana consecutiva, dos marchas paralelas muestran la profunda división del Perú entre quienes denuncian, sin pruebas, que hubo “fraudes” durante las elecciones del último día 6 y quienes ven un “golpe de Estado”. las maniobras del candidato. Keiko Fujimori para revertir sus resultados.Limo / EFE

Unas semanas después de que las autoridades electorales lo proclamaran vencedor, el candidato de izquierda Pedro Castillo se volvió hacia el centro en materia económica. El profesor rural hizo campaña con un discurso contra el libre mercado, la inversión extranjera y las élites empresariales del país. Los conservadores vieron a este hombre al que apenas conocían, que vivía en una granja de montaña, montaba a caballo y usaba un sombrero de ala ancha, como una amenaza. Lima se llenó de carteles advirtiendo sobre la llegada del comunismo. El establecimiento ha apoyado de manera abrumadora a su rival, Keiko Fujimori. Castillo, que toca la victoria con el dedo (el tribunal electoral solo necesita supervisar 270 solicitudes de nulidad), quiso disipar los temores sobre su presidencia este sábado y pidió al presidente del Banco Central de Reserva, Julio Velarde, que se mantenga en el cargo. ocupó durante 15 años.

Los agentes económicos peruanos perciben a Velarde como el guardián del sistema monetario y la estabilidad del país andino. Aunque Castillo y su gurú económico Pedro Francke (un profesor universitario de izquierda moderada) han dicho que están a favor de la continuidad del liderazgo del Banco Central de Reserva, hasta ahora no lo han pedido directamente. Ayer se formalizó la invitación. Velarde dijo hace una semana que después de tres décadas al frente de la entidad, puede que sea el momento de retirarse. La solicitud de Castillo podría hacerle replantearse su retiro.

Perú está atravesando días agitados. Fujimori no acepta la victoria por la mínima de su rival. Apenas estaban separados por 40.000 votos. El candidato de derecha reclamó la nulidad de los colegios electorales en los que Castillo arrasó. Son lugares aislados, en la selva y en la montaña. Ni las autoridades electorales ni los observadores internacionales detectaron irregularidades en las elecciones peruanas. Los llamamientos y protestas se retransmitieron por televisión. Estados Unidos y la Unión Europea han certificado que se trata de elecciones justas y transparentes. Sin embargo, Fujimori y los medios de comunicación y el aparato económico del país insisten en que hubo un fraude del que no hay evidencia.

El discurso ha penetrado. Este sábado, seguidores de Fujimori y Castillo salieron a las calles, cada uno por un motivo diferente. «¡Respeta mi voto! Gritaron Irma y Míriam, dos amigas que marcharon por el barrio de Miraflores en Lima. Son seguidores de Fuerza Popular, el partido de Fujimori. “Estos izquierdistas quieren robarnos el país. Solo las personas sin cerebro pueden pensar que Castillo ganó ”, dice Irma. Pedro Sagasti, ¿el actual presidente en transición? «Un comunista», dice. ¿Las autoridades electorales? “Recinto de los comunistas. ¿Joe Biden? “Comunista total. Su intención, explica, es marchar para evitar que el país caiga en manos de quienes cree que dañarán al país.

Esta tensión de esperar un resultado final ha envenenado la convivencia. Piero Corvetto, titular de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), fue agredido el sábado en el Club Regatas Lima, uno de los lugares más exclusivos de la capital. La ironía es que ante el resultado fue el partido de Castillo el que dudó de la neutralidad de Corvetto por estar más cerca de los sectores conservadores. La fiscalía también ha abierto una investigación contra ex altos funcionarios militares que alentaron un golpe de Estado para evitar la proclamación de Castillo.

Los seguidores de Keiko Fujimori se reunieron en la Plaza Bolognesi. Venían de diferentes puntos de la ciudad. Llevaban crucifijos y velas. Su lema más escuchado es «no al fraude». La teoría que los alienta es que el partido de Castillo logró sesgar el resultado electoral, aunque no hay evidencia de que esto sucediera. Fujimori habló e invocó la ayuda de Dios para revertir los resultados. “Señor Jesús”, comenzó, “estamos aquí porque queremos saber la verdad. Le pedimos señor que dé sabiduría a las autoridades que deben tomar una decisión tan importante. Señor, tú que vestiste y quitaste reyes, te pedimos que llegues a la conciencia y al corazón de quienes pueden ayudarnos a guiar un futuro mejor para todos los peruanos ”. La candidata aseguró que su fe había aumentado durante su tiempo en prisión por una investigación por corrupción. Actualmente está acusado de blanqueo de capitales y pertenencia a una organización criminal.

La gente está protestando contra el fraude electoral alegado por la candidata presidencial Keiko Fujimori semanas después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Lima, Perú, el sábado 26 de junio de 2021. Con todos los votos contados desde la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 6 de junio de izquierdas Pedro Castillo dirige a Fujimori, pero los funcionarios electorales dijeron que están revisando una pequeña cantidad de boletas en medio de las acusaciones de fraude no comprobadas de Fujimori.  (Foto AP / Martín Mejía)
La gente está protestando contra el fraude electoral alegado por la candidata presidencial Keiko Fujimori semanas después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Lima, Perú, el sábado 26 de junio de 2021. Con todos los votos contados desde la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 6 de junio de izquierdas Pedro Castillo dirige a Fujimori, pero los funcionarios electorales dijeron que están revisando una pequeña cantidad de boletas en medio de las acusaciones de fraude no comprobadas de Fujimori. (Foto AP / Martín Mejía)Martín Mejía / AP

En otra parte, Castillo y su gente. En la Plaza San Martín, alrededor de las siete de la tarde, mientras los manifestantes marchaban durante casi tres horas por las avenidas de Lima, Castillo agradeció a la OEA, organismos internacionales y a los presidentes de América Latina y del Caribe que reconocieron su victoria. “No somos chavistas, no somos comunistas, no le vamos a quitar su propiedad a nadie, lo que se ha dicho es totalmente falso, está sellado: somos demócratas, respetamos la gobernabilidad y las instituciones peruanas”, agregó Castillo.

Agregó: “Somos respetuosos de esta Constitución y en ese contexto le pido al Dr. Julio Velarde que su trabajo sea permanente, coherente, ante el Banco Central de Reserva. Hay que dar tranquilidad no solo económica sino abrir las puertas a las grandes inversiones que se deben hacer en el Perú con reglas claras, sin robar un centavo de este país para dar a los más necesitados: dar a los hombres y mujeres que necesitan pan. , necesitan educación, salud ”.

AME8659.  LIMA (PERÚ), 26/06/2021.- Los discípulos de Pedro Castillo participan en una manifestación hoy, en Lima (Perú).  Por segunda semana consecutiva, dos marchas paralelas muestran la profunda división del Perú entre quienes denuncian, sin pruebas, que ha habido "fraude" en las elecciones del último día 6 y los que vean un "golpe de Estado" en las maniobras de la candidata Keiko Fujimori para revertir sus resultados.  EFE / Limón
AME8659. LIMA (PERÚ), 26/06/2021.- Los discípulos de Pedro Castillo participan en una manifestación hoy, en Lima (Perú). Por segunda semana consecutiva, dos marchas paralelas muestran la profunda división del Perú entre quienes denuncian, sin pruebas, que hubo “fraudes” durante las elecciones del último día 6 y quienes ven un “golpe de Estado”. las maniobras del candidato. Keiko Fujimori para revertir sus resultados. EFE / LimónLimo / EFE

Juan, un estampador de cuero de 36 años, dice que desde el 6 de junio, día de las elecciones, ya participó en cinco protestas para defender los votos de Pedro Castillo. “La lucha es permanente: mientras haya corrupción, injusticia, desigualdad, tenemos derecho a irnos. Estoy esperando la proclamación, y si Castillo no cumple sus promesas como presidente, yo también saldré a quejarme ”, dijo.

Cientos de manifestantes retransmitieron su «directo» en Facebook u otras plataformas. La mayoría de los canales de televisión y radios informativos de Lima dan más espacio a las manifestaciones de Keiko Fujimori, programadas al mismo tiempo que las de los votantes de Castillo. En la movilización de los partidarios de Castillo, repletos de bandas de músicos y de organizaciones vecinales, sindicales, culturales –además de las bases del partido Perú Libre y sus aliados de izquierda– estaban miles de ciudadanos, como durante las dos semanas anteriores. , regiones que votaron en masa por Castillo.

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.