Plan Enric Mas: tres días, 100 segundos y un podio en el Tour de Francia | Deportes

Plan Enric Mas: tres días, 100 segundos y un podio en el Tour de Francia |  Deportes
Enric Mas, a la izquierda, junto a Pogacar y Carapaz, en la portería de Andorra la Vella.Christophe Ena / AP

Ningún equipo como Movistar tiene más ganas de cruzar algún día la etapa del Tour de Francia por su primer puerto, de revolucionarlo y hacer que todo gire (salvo Tadej Pogacar, claro, feliz en su nube, en su planeta amarillo de Principito).

Su gerente, José Luis Arrieta, no será el único en desmentir la premisa. “Si queremos que Enric Mas suba al podio, tenemos que hacer una estrategia global. Si esperamos como estaba previsto hasta ahora hasta el último puerto, no iremos a ningún lado ”, asegura el director de Movistar, que lamenta que su equipo se haya visto socavado por la caída y abandono de Marc Soler, las caídas y el declive moral de Superman. López, la caída de Carlos Verona … «Difícilmente se puede jugar estratégicamente». O, en palabras del capitán de la carretera, Alejandro Valverde: “Tuve etapas donde la fuga llegó frente a los cerros y con las ganas y la fuerza para ir allí, pero me tuve que quedar con Mas, en el caso. organizamos uno. . Solo el domingo tuve la libertad, pero solo la mitad, por si tenía que esperarme corriendo para un movimiento de Mas dos ”.

Más información

Quedan seis días en el Tour, de Andorra a París, y Mas, octavo en la clasificación general y tres etapas para luchar y poner en marcha su plan, podio en tres jornadas y 100 segundos, un segundo más que los 99 que le separan de el noruego. Revelación, el explosivo Jonas Vingegaard, tercero en la general, a 5m 32s de Pogacar. «De los siete que estamos por dos puestos en el podio [por orden, del segundo al séptimo: Rigo, Vingegaard, Carapaz, O’Connor, Kelderman y Lutsenko son los seis restantes], Soy yo quien necesita recuperar más tiempo. Tenemos que organizar uno grande, porque si no, no sé si lo conseguiré ”.

Pero evoca dos etapas «bestiales» en los Pirineos, la del miércoles y la del jueves. El martes es duro, pero es un aperitivo con la Portet d’Aspet y el monumento funerario a Fabio Casartelli, 26 años después de su fatal caída, y tocando, pero no pasando, el Col de Menté de Ocaña 71–, pero el miércoles, después de Peyresourde y Val Louron, terminó en los 2.215 metros del Col de Portet, sobre Saint Lary Soulan, donde ganó Nairo Quintana en 2018, quizás el pase más difícil de todo el Tour para completar la etapa reina. El jueves, en tan solo 130 kilómetros de intensidad, el clásico Tourmalet y Luz Ardiden. Y el sábado, tercer día, la contrarreloj de Saint-Émilion, 30 kilómetros llano entre los viñedos de Burdeos.

«Tengo mejores sensaciones», dijo Mas, quien tuvo un mal día en Ventoux. «Pero toda la experiencia que he ganado en los dos Tours anteriores me sirve para superar los malos momentos, para resistir, es decir, en algún momento daré la vuelta».

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en FacebookGorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *