Primer juicio por abuso en la Santa Sede: el Vaticano absuelve a dos sacerdotes acusados ​​en su territorio | Sociedad

Primer juicio por abuso en la Santa Sede: el Vaticano absuelve a dos sacerdotes acusados ​​en su territorio |  Sociedad

Este miércoles fue marcado en rojo en el calendario vaticano. No tanto por la envergadura del caso, sino porque era la primera vez que se juzgaba un caso de abuso cometido dentro de los muros de león de la Santa Sede y, además, por un tribunal propio. Era un caso que se remontaba a 2007 y que Francisco había querido servir de ejemplo, dentro y fuera del Vaticano. El resultado final no es del todo concluyente y puede causar cierto malestar al día siguiente de la primera limpieza de la Iglesia de Francia en su propia casa, revelando 330.000 casos de violencia sexual que continuaron durante 50 años. El tribunal de la Santa Sede, en este caso, absolvió por prescripción y falta de pruebas a los dos imputados en el juicio -un exseminarista que hoy se convirtió en sacerdote y rector de la institución donde ocurrieron los hechos- las denuncias de abuso sexual de uno de los vecinos del seminario San Pío X.

Las investigaciones comenzaron en noviembre de 2017 luego de que los supuestos hechos fueran publicados en el libro. Peccato original el periodista Gianluigi Nuzzi, también juzgado en el Vaticano en su época. La víctima, identificada como LG y que abandonó el pre-seminario luego de los hechos, confirmó durante el juicio que sufrió años de abuso sexual por parte de su pareja. No se especificó en qué circunstancias ocurrieron, ni si hubo violencia o abuso de poder. La sentencia emitida por el propio Vaticano -el Papa habló solo dos horas antes sobre el caso francés mostrando la profunda «vergüenza» que le causó – indica que las absoluciones de algunos de los delitos fueron dictadas por prescripción, mientras que otros cargos en su contra han sido desestimados por falta de pruebas. Sin embargo, solo fueron declarados inocentes de unos pocos cargos.

El principal imputado fue el sacerdote Gabriele Martinelli, que actualmente tiene 28 años y a quien la Fiscalía vaticana atribuyó una serie de abusos a otro estudiante entre 2007 y 2012. La peculiaridad del caso es que ambos eran menores de edad en ese momento, aunque el presunto abusador era un poco mayor y coordinaba las actividades del pre-seminario, una especie de filtro vocacional para los futuros sacerdotes, en el que residen los jóvenes que sirven como monaguillos en la iglesia. están siguiendo el camino sacerdotal.

El otro imputado era el ex rector de la institución Enrico Radice, ahora de 71 años. Fue acusado de encubrir y proteger a Martinelli, quien era uno de sus principales seguidores en ese momento. Según los informes, Radice estaba al tanto de lo que estaba pasando, pero se le acusó de no informar de los hechos a las autoridades. La absolución en este caso también es sorprendente, ya que el fiscal del Vaticano, Roberto Zannotti, ha pedido seis años de prisión para Martinelli y cuatro para Radice.

Las investigaciones internas previas que se llevaron a cabo fueron en este caso más rigurosas que las del tribunal. Muchos de los que han estado en contacto con los involucrados confirmaron desde hace tiempo las sospechas. El obispo de la diócesis de Como (norte de Italia), Oscar Cantoni, director de la Ópera Don Folci, institución que coordina el seminario, subrayó que entre 2006 y 2012, los sacerdotes del centro ya habían advertido contra «conductas sexuales inapropiadas». «. del acusado. La diócesis realizó sus propias investigaciones y acabó accediendo a pagar una indemnización de 20.000 euros a la víctima (nunca pagada). Además, aisló a Martinelli en un monasterio de la región alpina del Valle de Aosta y más tarde en Como, donde solo pudo hablar con su familia y superiores.

La impresión a largo plazo es que los seminarios son parte del problema de la violencia. En este sentido, el proceso también vio a tres exalumnos que corroboraron el clima descrito por la víctima durante el pre-seminario. Según estos testigos, reinaba «un ambiente insalubre» donde eran frecuentes las «bromas sexuales». Uno de estos exalumnos, Flaminio Ottaviani, de 34 años, afirmó haber visto a Martinelli «tocar las partes íntimas» de otro estudiante; una segunda estudiante, Andrea Spinato, de 31 años, habló de «tocar con los dedos» a los más jóvenes. También aseguró que Martinelli tuvo un «papel dominante muy fuerte» gracias al rector y que su «actitud homosexual» fue notoria. Un enfoque que parte del Vaticano todavía se centra en el problema del abuso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.