Prisiones mexicanas: la pena añadida de ser madre en la cárcel

Prisiones mexicanas: la pena añadida de ser madre en la cárcel

En un patio de cemento gris cercado, Selene no está separada de su hija. La niña se ríe mientras su madre le hace cosquillas en el estómago y corre a su alrededor con un vestido de princesa. En cuanto se encuentra lo suficientemente lejos para jugar con los otros niños que viven en el Penal Escobedo en Monterrey (Nuevo León), Selene se derrumba, llorando en el hombro de un colega. Su hija Carla pronto cumplirá tres años y tendrá que dársela a un ser querido para que pueda seguir creciendo lejos de los muros de la prisión. Entre las demandas que han hecho en repetidas ocasiones Selene y sus acompañantes se encuentran más tiempo para visitar a sus hijos, cuidado infantil en las cárceles y apoyo financiero para las familias.

Hay 431 detenidas en el Centro de Reintegración de Mujeres de Escobedo. De estos, 18 eran madres mientras estaban en prisión. Entre los uniformes grises y blancos destacan los niños pequeños vestidos de vivos colores, colgados de los pantalones o mirándolos desde los cochecitos. En el último recuento del Diagnóstico Nacional de Vigilancia Penitenciaria de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, se estimó que había más de 360 ​​niños que vivían en las cárceles de México.

Más información

Muchas internas de este centro llegaron embarazadas de Topo Chico, el centro penitenciario donde cumplían condenas antes de ser clausuradas tras el motín carcelario más sangriento de la historia de México. En este penal mixto dirigido por el gobierno autónomo de grupos delictivos organizados, como Los Zetas, las reclusas quedaron embarazadas de otras reclusas y nacieron niños dentro de la prisión. Desde 2016, la edad autorizada para que los niños llamados «invisibles» sean detenidos con su madre se ha reducido de seis a tres años. Dulce Alcaraz, directora del penal, asegura que incluso después de haber reducido a la mitad su estancia en prisión, el tiempo que los niños pasan entre los muros y los guardias sigue siendo «demasiado largo». “Los niños aquí no saben hablar bien, solo han conocido a los hijos de otros detenidos y no conocen el mundo exterior. Ni siquiera saben qué es un árbol o un automóvil hasta los tres años ”, dice.

Una prisionera juega con su hijo en el patio de la prisión.Julio César Aguilar

A la hija de Selene, Carla, solo le quedan unos meses para apagar las velas. Hasta ahora, ella y su madre podían vivir en una celda y pasar 24 horas juntas. Cuando Selene la entregue a un familiar, vivirá con el resto de los presos en celdas de cuatro personas y tendrá que esperar hasta los días de visita para verla. Lleva seis meses recibiendo asistencia psicológica para hacer frente a la separación. Alcaraz señala que en la mayoría de los casos tratan de buscar un padre que lleve a los niños a ver a su madre con la mayor frecuencia posible, pero la tarea es muy difícil. “Las mujeres en prisión enfrentan un estigma que no se encuentra entre los hombres en prisión. La familia se enoja con ella y deja de venir a verla, los niños se avergüenzan de los comentarios que escuchan en las escuelas y sus compañeros buscan a otra persona ”, explica. Como resultado, los detenidos se enfrentan a una situación de abandono por parte de sus familias. El mismo al que deben entregar a sus hijos después de tres años sin separarse de ellos. El 32% de las reclusas no ha recibido la visita de niños que hayan convivido con ellas en prisión, según la organización Reinserta en su informe sobre el diagnóstico de maternidad y paternidad en prisión.

Las mujeres representan en promedio el 8.4% de la población carcelaria en América Latina. El porcentaje varía según el país, pero la mayoría de ellos están en prisión preventiva o condenados por delitos menores, según WOLA, la Oficina de Asuntos Latinoamericanos de Washington. Muchos son por delitos menores de drogas que presentan un alto riesgo de captura, y en el caso de Escobedo, muchos de ellos ni siquiera reciben una sentencia aún. El poder judicial mexicano puede demorar hasta 12 años antes de tomar una decisión final.

Las mujeres internas realizan una dinámica de movimiento en las instalaciones del Centro de Reintegración de Mujeres durante el taller "Infancia y presión"
Las internas realizan un movimiento dinámico en las instalaciones del Centro de Reinserción de la Mujer durante el taller “Infancia y presión”.Julio César Aguilar

Alcaraz especifica que la mayoría de las mujeres del centro que dirige son por robo, posesión, narcotráfico o incluso asesinato. “Muchos de ellos se involucraron en el narcotráfico por culpa de sus socios, quienes de alguna manera los vincularon en sus negocios y ambos terminaron en Topo Chico. Otros asesinaron a sus atacantes después de haber tenido suficiente de toda una vida de abuso continuo ”, agrega. Los reclusos de Escobedo temen que sus hijos continúen con el ciclo de violencia en el que vivieron. Por ello, entre sus peticiones destacan la necesidad de programas de prevención de adicciones y educación sexual para adolescentes, así como apoyo económico para pagar la escuela para que sus hijos no abandonen la escuela.

En el caso de Magali, quien ha sido madre hasta tres veces en Topo Chico, su preocupación es otra. En noviembre recibió una llamada de sus sobrinas, quienes están al cuidado del primer hijo que tuvo en prisión y con quienes prácticamente no tiene relación. Le informaron que el niño había denunciado que su abuelo, el padre de Magali, que lo visitaba esporádicamente, lo había abusado. Sin embargo, las sobrinas temen denunciarlo como una persona peligrosa y tener contactos con el crimen organizado. Las marcas en los brazos de Magali muestran una drástica pérdida de peso debido a su ansiedad y las lágrimas que trata de contener mientras habla se desbordan cuando habla de su padre. “Él me maltrataba cuando era pequeña, y ahora que a mi hijo le pasa lo mismo, estoy aquí. No puedo hacer nada ”, se lamenta.

Selene y Magali recuerdan cuando fueron arrestadas. Estaba frente a sus hijos, quienes los acompañaban en la calle mientras hacían un mandado. “No les tenían ningún respeto, vieron cómo nos golpeaban y nos tiraban al suelo. Los escuché llorar mientras subían al auto ”, recuerdan. Los detenidos exigen una mayor sensibilidad y capacitación de la policía y el personal penitenciario para que sus hijos no tengan que ser testigos de tal violencia y se tomen precauciones al registrarlos durante sus visitas. Dentro de la prisión, sugieren crear más programas de actividades recreativas para las familias «con mejores espacios para cuando me visiten, que tengamos un lugar para vivir y jugar con nuestros hijos».

Las mujeres lideran una dinámica de expresión corporal sobre cómo se sienten confinadas como madres.
Las mujeres lideran una dinámica de expresión corporal sobre cómo se sienten confinadas como madres.Julio César Aguilar

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *