Protestas en Cali: ONU pide a Colombia que investigue a policías que escoltaban a civiles armados mientras disparaban contra manifestantes | Internacional

Protestas en Cali: ONU pide a Colombia que investigue a policías que escoltaban a civiles armados mientras disparaban contra manifestantes |  Internacional
El funeral de Sebastián Jacanamijoy, líder indígena asesinado el viernes durante las protestas en Cali.LUIS ROBAYO / AFP

Las imágenes de civiles armados disparando contra manifestantes mientras eran escoltados por la policía a un barrio próspero de Cali han reavivado el espectro del paramilitarismo en Colombia y han hecho sonar las alarmas de las organizaciones internacionales. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michel Bachelet, ha pedido una investigación independiente sobre los ataques. «En partes de la ciudad, individuos dispararon contra manifestantes en presencia de la policía», dijo en un comunicado, expresando preocupación por las muertes en la tercera ciudad más grande del país.

«Es fundamental que todos los que presuntamente causaron lesiones o la muerte, incluidos los funcionarios estatales, sean investigados con prontitud, eficacia, independencia, imparcialidad y transparencia, y que los responsables rindan cuentas. Rindan cuentas ante la ley», dijo Bachelet. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos también ha expresado su preocupación por la presencia de civiles que disparan contra funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. “La CIDH insta al Estado colombiano a investigar con prontitud y diligencia estos hechos y sancionar a los responsables. Asimismo, insta al Estado a fortalecer el diálogo entre todas las partes y reiterar su voluntad de contribuir a este proceso ”.

El viernes, un mes después del inicio del paro nacional, Cali vivió una jornada de terror. Al menos 14 personas murieron y 98 resultaron heridas, 54 de ellas con armas de fuego en diferentes puntos de la ciudad. En uno de los casos más graves, un policía judicial en licencia disparó y mató a dos manifestantes. Una turba lo persiguió y lo golpeó hasta matarlo.

Al final de la jornada, el presidente Iván Duque visitó la ciudad, ordenó la militarización de Cali y Valle del Cauca y, posteriormente, la de otros 7 departamentos. El mandatario también visitó algunos barrios, entre ellos Ciudad Jardín, el mismo barrio donde se vio disparar a grupos de civiles armados, como habían hecho semanas atrás contra manifestantes indígenas. Durante su visita, varios ciudadanos le agradecieron la orden de triplicar la presencia del ejército en las calles.

Más información

Tras las críticas de la ONU y la CIDH, la policía anunció que investigaría a 10 agentes y 5 civiles. El comandante de la policía, Jorge Vargas, dijo que ya identificaron a los hombres uniformados y entregaron la información a la justicia penal militar y a la fiscalía general -que investiga a los funcionarios-, mientras que los datos de civiles se remitieron a la fiscalía. “Se ha ordenado coordinación a la Fiscalía para identificar y procesar y saber si (las armas utilizadas) son traumáticas o disparar y cuál es el procedimiento a seguir”, agregó el comandante de la Dirección de Investigaciones Criminales e Interpol, Fernando Murillo.

Aún no se sabe si estos agentes o civiles causaron alguna de las muertes ese día en Cali. «Estamos a la espera de la información de tres heridos que se encontraban en la clínica del Valle del Lili para ver si corresponde a armas de fuego o de fogueo y poder informar a la Fiscalía de las personas que utilizaron estas armas», dijo Murillo a Caracol. Radio.

Uno de esos civiles, un empresario de marketing, apareció en las redes sociales para reconocer que era uno de los hombres que se ve en los videos. Y aunque aseguró que se trataba de un arma de fogueo, reveló que hay un grupo de autodefensas ciudadanas en el barrio. “Creamos un grupo en beneficio de toda la comuna 22, salimos a defenderlo, no con el objetivo de causar daño sino que los vándalos se retiraran. La fuerza pública no pudo reaccionar ”, declaró Andrés Escobar. Dijo que era «una buena persona, no un paramilitar».

Esta no es la primera vez que surgen quejas sobre la presencia de civiles que dispararon contra manifestantes en el último mes. El 10 de mayo, varios de ellos dispararon contra nativos del Cauca, pero aún no se conoce ninguna investigación. El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, dijo que su vestuario y armas eran sorprendentes. “Hay una cosa muy extraña en estos hombres: son cercanos a la policía, con armas cortas y largas y tienen el mismo concepto que los que fusilaron a los nativos y expresan extrema radicalización, porque niegan que las sociedades tengan movilizaciones ciudadanas. «.

También en Pereira y Medellín, civiles participaron en ataques a manifestantes. En el primero, ubicado en la región cafetera, hombres armados dispararon y mataron a Lucas Villa, un joven que se manifestaba pacíficamente en un puente de la ciudad; en Medellín, un hombre se entregó a la policía luego de disparar contra personas que bloqueaban una carretera. Afirmó que había utilizado un arma de fuego de fogueo. La policía lo multó con 240.000 pesos (64 dólares).

El alcalde de Bogotá se manifestó contra el surgimiento de este tipo de grupos en el paro nacional. “La extrema derecha llama a la militarización y la extrema izquierda a la rebelión. Es irresponsable romantizar la autodefensa ciudadana o la militarización. En lugar de condenar también toda la violencia, avivan el odio que se traduce en una violencia indiscriminada contra los jóvenes o la policía ”, dijo el presidente local.

Suscríbete aquí a la newsletter de EL PAÍS América y recibe todas las claves de información sobre las novedades de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *