PSOE y Podemos negocian contra tiempo acuerdo habitacional para cerrar presupuestos | España

PSOE y Podemos negocian contra tiempo acuerdo habitacional para cerrar presupuestos |  España
La vicepresidenta segunda del gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (izquierda), y el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, la semana pasada en Santander.
La vicepresidenta segunda del gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (izquierda), y el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, la semana pasada en Santander.Juan Manuel Serrano Arce (Europa Press)

El plazo de presentación «en tiempo y forma» de los presupuestos del próximo año, tal y como había prometido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha llegado a su fin y, por tanto, los dos socios de la coalición prosiguen contrarreloj las negociaciones. El principal desacuerdo sigue centrado en la regulación de los alquileres en la futura ley de vivienda, máxima prioridad para United We Can (UP). Tras mantener contactos durante todo el fin de semana, este lunes se volvieron a reunir los equipos negociadores, encabezados por la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, y el presidente de la Presidencia, Félix Bolaños. También estuvo presente en el encuentro la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, jefa negociadora de presupuestos con el titular de Economía de la UP y secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez.

Fuentes de UP dicen que las dos partes están a punto de llegar a un acuerdo sobre la regulación de los alquileres que afectan a los pequeños propietarios, tras encontrar una solución «intermedia». Persiste, sin embargo, el desacuerdo sobre los latifundistas, para quienes Unidas Podemos considera que la regulación debería plantearse la imposición de topes de precios. Desde el sector socialista, se limitan a destacar que aún se está avanzando para concluir el acuerdo, sin mayores detalles. Esta parte mayoritaria de la coalición transmite mensajes mucho más optimistas que la otra. Y no esconde el enfado que implican las críticas del socio minoritario del Ejecutivo. “A los compañeros de Unidos Podemos: estamos en un gobierno, en un gobierno se debate, se discute, pero en un gobierno no hay ultimátums ni condiciones. Se sienta y negocia ”, dijo Eva Granados, portavoz de la comisión organizadora del 40º congreso del PSOE. «Los ciudadanos esperan la cohesión del Gobierno», condenó.

La impresión en UP es que los socialistas están «protegiendo» el gran dinero que posee miles de casas, porque no encuentran otra explicación para su negativa a imponer regulaciones más estrictas. En esta línea, habló este lunes la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, máxima funcionaria política de Unidos Podemos en el gobierno. En declaraciones a los medios recogidas por Europa Press, aseguró que «no está en condiciones de entender» por qué no quieren hacer en España con la normativa de vivienda «lo mismo que están desplegando otros países europeos», sobre todo cuando las familias gastan «el doble para pagar el alquiler» que el resto de medias europeas (40% en España, contra 24% en otros países). “Los jóvenes españoles no necesitan paternalismo, sino poder emanciparse para acceder a la vivienda. Hoy es imposible, y en consecuencia, lamento decirles que no hay acuerdo ”, subrayó Díaz antes de precisar. “Estoy seguro de que avanzaremos estos días y, por supuesto, no será para nosotros. Cuando el PSOE quiera, estamos preparados ”, recalcó. La respuesta de Ferraz fue inmediata. “Respecto a la vivienda, basta con ver el último Presupuesto General del Estado aprobado y el aumento exponencial de los rubros de vivienda”, observó Granados. “El firme compromiso que tenemos con la rehabilitación y con un parque social que atienda a los jóvenes es nuestra obsesión, que trasladamos a las mesas que tenemos con nuestros compañeros en United We Can y no en ruedas de prensa”.

La portavoz de Podemos, Isa Serra, también planteó el tema en la rueda de prensa semanal del partido, e insistió en la necesidad de legislar a favor del derecho a la vivienda para acabar con los «abusos» del precio del alquiler. Fuentes de UP subrayan que los socialistas están interesados ​​en «cerrar hoy el acuerdo» para cumplir los plazos marcados y llevarlo mañana al Consejo de Ministros, pero el partido lo ve «muy difícil», aunque reconocen que los contactos entre ambos equipos son permanentes.

Más allá del malestar que ha despertado la presión pública de United We Can en la banca socialista del gobierno, la prioridad es llegar a un acuerdo lo antes posible. «Seguimos trabajando», dijeron a EL PAÍS fuentes del PSOE. La ley de vivienda, que se está trabajando en una mesa diferente a la del Presupuesto, ya formó parte de las negociaciones de las cuentas el año pasado. El pacto, de hecho, se hizo después de que las dos partes se comprometieran en octubre de 2020 a presentar una legislación de regulación de alquileres al Congreso en cuatro meses, lo que no ha sucedido.

En las últimas semanas han surgido otros puntos de desacuerdo en la negociación de las cuentas. Entre los principales, la imposición de un tipo mínimo efectivo del 15% para las grandes empresas en el impuesto de sociedades o el otorgamiento de un subsidio de educación para todas las madres con hijos de 0 a 3 años. Aunque el PSOE se ha abierto a incluir la reforma empresarial, hasta el momento no ha habido consenso en cuanto a la asistencia a la maternidad, una de las propuestas recogidas en la Ley de Apoyo a la Familia en curso de finalización por parte del departamento de Belarra.

Si, como todo parece indicar, los Presupuestos no pasan en Consejo de Ministros el martes, los tiempos empiezan a apretarse. El PSOE ha querido llegar con las cuentas cerradas a su 40º Congreso Federal, que se celebrará del 15 al 17 de octubre en Valencia. Para eso, tendrían que aprobarse la semana que viene en consejo ordinario el día 11, -el martes 12 es festivo- o extraordinario antes del congreso socialista del fin de semana. En la UP no tienen tanta prisa y recuerdan que el año pasado fueron aprobadas en el Consejo de Ministros a finales de octubre y sin embargo se logró acortar tanto los plazos en el Congreso como en el Senado para que las cuentas pudieran quedar definitivamente. Sancionado en las Cortes a finales de diciembre para entrar en vigor al año siguiente, como es habitual. El PSOE no quiso ampliar los plazos tanto como lo hizo el año pasado, cuando la normativa del Congreso se vio obligada a acelerar todo. Si el alojamiento está desbloqueado, todo puede apresurarse, pero no hay indicios de que este trato esté cerca. “Tenemos reformas pendientes sobre la mesa que llegarán al Consejo de Ministros y al Congreso. No tengas dudas más allá de las declaraciones de los compañeros de la coalición ”, concluyó Granados.