Puebloo: La aplicación para revitalizar el mundo rural creada por tres niños del pueblo | Transformación digital | La tecnologia

Puebloo: La aplicación para revitalizar el mundo rural creada por tres niños del pueblo |  Transformación digital |  La tecnologia
Los creadores de la aplicación Puebloo posan en una calle de Velilla de San Antonio.San Burgos

Las fiestas del pueblo son sagradas. Todos los jóvenes del campo saben que una semana de verano así es una fiesta aquí y los viernes el chocolate allá; que los conciertos de los jueves son geniales en el pueblo vecino y que los martes toca bandas de música en la peña de más allá. Pero, al final, siempre son los mismos lugares y muchas tomas no se aprecian simplemente por no saber qué se ha organizado en cada lugar. Moisés de la Calle, de 24 años, empezó a pensar en cómo conocer las alternativas de ocio u hostelería disponibles cerca de Santiuste de San Juan Bautista (Segovia, 550 habitantes), localidad de donde nació su familia, afincada en Madrid. ir de vacaciones. Y tuvo una idea: crear una aplicación donde cada ciudad pudiera mostrar su oferta cultural, social, inmobiliaria o de servicios. El resultado se llama Puebloo, una red social diseñada para revitalizar las zonas rurales.

Una terraza llena de gente el primer día de Semana Santa, en Cercedilla, Madrid (España), 1 de abril de 2021. Foto: Rafael Bastante – Europa Press. En video, promoción de la aplicación Puebloo.

Más información

De la Calle, licenciado en Turismo y magíster en áreas naturales protegidas, considera que el turismo de “sol y playa” está mucho mejor organizado. Y eso lo impulsó a intentar que los espacios interiores también tuvieran los medios para mostrarse. El camino de desarrollo de la aplicación es uno que tantos miembros de tu generación deben seguir si tienen un proyecto en sus manos: disfrutar del tiempo libre, sacarle el máximo partido y contar con la ayuda y el esfuerzo altruista de sus compañeros. . A Gonzalo Martín, de 34 años, de Cardeña (Córdoba, 1.500 habitantes) y Javier Cervilla, de 24, de Guadarrama (Madrid, 15.000 habitantes) les gustó el plan, que compatibilizaba su labor como programador con «la elección de código día y noche» en momentos libres o fines de semana para llegar a crear la aplicación.

El primer proyecto piloto de Puebloo se inauguró este lunes en Béjar (Salamanca, 13.000 habitantes), un lugar que, según los promotores, tiene un “cierto volumen” de población y éste también está “preocupado”. Así, quieren observar cómo reaccionan los habitantes, cuántas personas toca, cómo se difunde, qué tipo de publicaciones hay y la interacción que genera.

Los tres amigos también presentaron su iniciativa en la plataforma de la Red Rural Nacional y ante la secretaría general del Desafío Demográfico, con respuestas favorables. De la Calle, Martín y Cervilla aún tienen que ver un centavo por su aplicación, pero saben que tiene margen de beneficio. «La idea no surge de la noche a la mañana», advierten, y explican que en el futuro habrá un «perfil verificado», con membresías, para ayuntamientos o empresas inmobiliarias que deseen hacer negocios o promocionarse a través de Puebloo.

“Queremos que todos descarguen contenido y se lo muestren a su gente”, dicen, para promover las raíces y, por qué no, “morderse”. El caso es que estas viejas imágenes, cómics o fotos involucran a los habitantes de estos pequeños pueblos. «Hay muchos segovianos que no hacen más que de labios para afuera y luego no hacen nada», critica De la Calle, quien cree que gracias a la implicación de la población, será posible ofrecer un ambiente cómodo y accesible que renueve los mecanismos habituales de promoción en zonas rurales. áreas. También quieren que se utilice para consultar información de entidades locales y que sirva de foro para que los usuarios intercambien experiencias.

Los jóvenes programadores, que también conocen el panorama en sus respectivas ciudades, son francos. Su formación debe ser utilizada en el día a día, enfatiza Martín: «Queremos utilizar nuestros conocimientos y nuestras tecnologías con fines sociales para resolver problemas reales». Cervilla insiste en los fundamentos de modernizar las ciudades para darles oportunidades: “No digitalizar nuestras ciudades implica una pérdida cultural que no podemos permitirnos.

La ambición de los niños de Puebloo, «sin recursos y por amor al arte», los empuja a labrarse esta conciencia social ya intentar vivir de ella. Hasta entonces, como tantos jóvenes, tienen que buscar granates mientras desarrollan proyectos personales. De la Calle envía un mensaje tanto a las zonas rurales como a los jóvenes: “Si queremos sobrevivir, tenemos que estar más cerca que nunca. Sobre los pueblos, sentencia: «Ante la despoblación, actúa».

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en FacebookGorjeo o suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *