Quema daños al mural que rinde homenaje a Robert Capa en Madrid | Madrid

Quema daños al mural que rinde homenaje a Robert Capa en Madrid |  Madrid

Se llama la casa del fotógrafo Robert Capa, pero ni siquiera parece un lugar para reunirse con amigos o relajarse en un día de verano bajo la sombra de los árboles. Lleva el título de plaza, pero es un estacionamiento improvisado, donde los autos se mezclan con la basura y los ladrillos sobrantes. En este lugar, ubicado en el distrito de Puente de Vallecas y olvidado por el Ayuntamiento de Madrid, pero no por Dios -al menos por su representación cristiana en la parroquia de San Carlos Borromeo- ha aparecido el fresco en homenaje al fotógrafo Robert Capa. Quemado. Es difícil establecer cuándo: la plataforma # SavePeironcely10 asegura que no puede ser más tarde del fin de semana, pero las personas sin hogar que viven acampadas a la sombra del mural afirman que estuvo allí unos tres meses.

El mural es obra de 1.200 niñas y niños del barrio y estudiantes de Bellas Artes de la Universidad Rey Juan Carlos, y reproduce momentos de la icónica fotografía que tomó Robert Capa en el otoño de 1936 en el número 10 de Peironcely, durante los atentados de la guerra civil en el capital. Se ubica en uno de los muros exteriores de la parroquia de San Carlos Borromeo, en la plaza que lleva el nombre de Capa, desde hace tres años.

Más información

La parte central del fresco está quemada. Las niñas que jugaban frente a la casa ametrallada han desaparecido. En cambio, puede ver el yeso en la pared rota y los ladrillos negros humeantes. Luis Quinde, quien ha estado durmiendo en el sitio durante cinco meses, afirma estar en este estado desde principios de verano. Originario de Ecuador, lleva 18 años viviendo en Madrid, casi siempre en este distrito de Entrevías. Se encontró sin trabajo y sin hogar en primavera, y desde entonces vive acampado en la Plaza de Capa con otras siete personas.

Las carpas y todos sus efectos personales (colchones, sillas y carritos llenos de ropa) están apoyados contra la pared del fresco. Pasan el día trabajando o buscando trabajo, y solo vuelven a la energía solar para dormir. De vez en cuando, la Policía Nacional se detiene para comprobar que no hay problemas. Comienzan a sufrir el frío al caer la noche, y son numerosos los restos de hogueras al pie del fresco. Por tanto, no es posible garantizar que el daño causado al grafiti haya sido causado o, simplemente, resultado de negligencia.

Carpas bajo el fresco de Robert Capa.
Carpas bajo el fresco de Robert Capa. Olmo calvo

La plataforma # SalvaPeironcely10 -que lleva años luchando por que se reconozca el valor cultural de la casa fotografiada por el periodista húngaro- asegura que el incendio del fresco se remonta a este fin de semana. Periódicamente, recorren la zona para examinar e informar del completo estado de abandono de la plaza. Este miércoles denunciaron en su cuenta de Twitter lo que definieron como un «acto de barbarie que destruyó una obra singular referenciada internacionalmente» y exigieron que el Ayuntamiento se encargue de la restauración para evitar una mayor degradación del lugar. Un portavoz del ayuntamiento especifica que el mural no está protegido por la institución y que el concejal de Puente de Vallecas se puso en contacto con la plataforma # SalvaPeironcely10 para indagar sobre lo sucedido.

Mar Espinar, portavoz municipal del PSOE, dijo estar muy preocupada por «la inacción del Ayuntamiento ante este tipo de hechos». Espinar recuerda cómo el grupo socialista intentó en 2017 que “este espacio degradado” se convirtiera en la Plaza Robert Capa, iniciativa que no fue aprobada en su momento. “También pedimos que se cerrara la plaza por los múltiples inconvenientes que genera a los vecinos, esto fue aprobado por el Ayuntamiento hace casi un año y no se ha hecho nada”, añade Espinar. «Por esta razón, compartimos la solicitud de la plataforma de que el mural sea reemplazado inmediatamente por el ayuntamiento».

Además, José María Uría, coordinador de # SavePeironcely10, dijo que, en un acto de justificación, se colocó el cartel con el nombre del fotógrafo Robert Capa, copiando el modelo de las placas de Madrid. “No está reconocido oficialmente, pero aparece en Google Maps”, dice Uría. La plaza está ubicada en un sitio abandonado de gran valor histórico. Además de estar junto al edificio de la famosa foto de Capa, al quitar el polvo, podemos ver a simple vista las losas hidráulicas de las casas que estaban allí en 1936, antes de ser bombardeadas. «Probablemente sea el único yacimiento de Madrid que no se ha excavado en 80 años», urge Uría.

Para María García Fernández, el mural de Robert Capa es “la alegría de su vida”. Tiene su tienda justo enfrente del escrito «Llevamos un mundo nuevo en el corazón», frase que lee todas las mañanas al despertar y que le da esperanza. Nunca deja a su perro, ya que ella es «inquilina» de la plaza Robert Capa. Junto con los demás vagabundos que viven en el campamento, se encarga de limpiar el fresco cuando el viento lo llena de suciedad. “Es una pieza artística que ha sido un referente internacional, a través del propio New York Times”, enfatiza Uría, “y creemos que puede convertirse en un motor que revitalice este entorno tan degradado, que está lleno de desperdicios, y olvidado por la Administración Municipal «.

Maite Molina es una de las personas que dio vida al mural en 2018. Coordinó a los 1.200 niños del Valle del Cauca que participaron en la obra, cada uno de los cuales realizó una interpretación de la foto de Capa. Hoy, frente al agujero central que han dejado las llamas, no puede indignarse. «El problema en este barrio es olvidar la belleza», protestó, «lo rápido que se va todo al diablo cuando hay una iniciativa ciudadana». Nos asegura que el mural pronto recuperará su esplendor.

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *