Recuperación que no es | Opinión

Recuperación que no es |  Opinión
Un hombre desempleado pide dinero a los automovilistas en la Ciudad de México en febrero de este año.
Un hombre desempleado pide dinero a los automovilistas en la Ciudad de México en febrero de este año.Andrea Murcia / CUARTOSCURO

Este viernes tendremos la primera lectura del comportamiento de la producción en México durante el primer trimestre del año. Todo indica, con los datos de los que disponemos, que habrá un crecimiento del orden del 0% del PIB secuencial. Es decir, estancado respecto al trimestre anterior.

Cuando las economías experimentan choques de la magnitud que estamos experimentando como resultado de la pandemia, es común ver un repunte significativo en el período siguiente. En la mayoría de los casos, se trata de un efecto comparativo; a medida que la producción disminuye significativamente, cualquier cambio en ella durante el período siguiente es más notable en términos porcentuales. México, por ejemplo, se contrajo 6.3% en 1995 y el año siguiente aumentó 6.8%. La crisis financiera de 2009 provocó aquí una caída de la producción del 5,3% y un repunte del 5,1% en 2010.

En 2020, la caída del PIB de México fue de 8.3%, la segunda más grande en 120 años, solo después de 1932, estimada en alrededor del 14%. Debemos esperar, suponiendo que la pandemia lo permita y que no haya más contención masiva, que este año crezcamos en torno al 5%, según las previsiones más optimistas. Nada extraordinario, debemos agregar.

La economía estadounidense cayó un 3,5% el año pasado y la previsión de recuperación para este año es superior al 6%. A esto se le puede llamar recuperación, no solo los rebotes de una caída. De cualquier manera, México terminará beneficiándose del apoyo presupuestario multimillonario que Estados Unidos ha brindado para enfrentar el impacto de la pandemia y los planes de infraestructura masiva que el presidente Biden está comenzando a implementar.

Más que el repunte, lo que será relevante para México será volver a los niveles previos a la crisis, tanto en términos agregados como per cápita. Pero detengámonos aquí, ¿es aquí donde queremos volver? ¿A niveles prepandémicos? ¿A estas figuras económicas que fueron tan criticadas en su momento por su mediocridad? ¿A este crecimiento medio del 2% que hoy parece casi ambicioso?

La inversión es el indicador que, desde mi punto de vista, nos da más información sobre las expectativas del comportamiento futuro de la economía. En este indicador, la realidad se enfrenta a las palabras. Una cosa es decir en qué país confiaría para invertir y otra, a veces muy diferente, es dónde se colocan realmente los recursos de inversión. La inversión fija bruta en México cayó 5.1% en noviembre de 2018. No puedo mostrar causalidad, pero me atrevería a argumentar que la cancelación de lo que habría sido el nuevo aeropuerto y, lo más importante, la forma en que se tomó la decisión de detener este proyecto. Al mes siguiente volvió a caer y en una muestra de confianza posiblemente inocente se recuperó levemente a principios de 2019.

Posteriormente, mes tras mes, la inversión se desplomó. Y continuó cayendo mientras el covid avanzaba y se sentían sus impactos. Alcanzó un nivel bajo en mayo del año pasado y desde entonces ha mostrado cierta recuperación. El dato más reciente que tenemos es de enero de este año y nos muestra que la inversión se encuentra en niveles similares a los de mediados de 2006. Hemos perdido 15 años de inversión en dos de los gobiernos.

La inversión extranjera directa también ha disminuido. Las cifras del Ministerio de Economía -aún incompletas, cabe precisar- muestran una reducción en 2020 del 14,7% de las entradas al país. La balanza de pagos al cierre de 2020 muestra una salida de inversión directa de $ 22.551 millones. Los recursos que ingresaron al país fueron inversiones de cartera. Por supuesto, parte de esto puede deberse al coronavirus, pero con las decisiones que se toman sobre la economía, dudo que esa sea la única explicación.

La lista de decisiones que claramente desalientan la inversión crece cada semana. Comenzó hace más de dos años con la cancelación del aeropuerto, pero en las últimas semanas hemos visto la repentina aprobación de la reforma de la Ley del Sector Eléctrico y la nueva ley de hidrocarburos.

Que a esta administración no le guste la inversión privada ya no debería sorprender a nadie. La sorpresa sería que a pesar de todas las señales enviadas a los inversionistas, aún así decidieron poner sus recursos de manera consistente en México. No soy optimista, pero creo que dentro de la administración del presidente López Obrador deberían empezar a ver qué les muestra la realidad para corregir la situación. Si eso no cambia, seguiremos esperando una recuperación que no suceda.

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país