riqueza: dos de cada tres ultrarricos no pagan impuesto sobre el patrimonio porque viven en Madrid | Economía

riqueza: dos de cada tres ultrarricos no pagan impuesto sobre el patrimonio porque viven en Madrid |  Economía

De los 701 contribuyentes españoles que declararon una fortuna de más de 30 millones de euros en 2019, solo 240, el 34% del total, pagaron el impuesto sobre el patrimonio, según datos publicados este miércoles por la Agencia Tributaria. En general, estos doscientos ultrarricos de larga data rindieron este tributo por residir en una comunidad autónoma distinta de Madrid, la única región española que hoy recompensa al 100%, y por tanto suspende, el impuesto que se extrae de las grandes fortunas.

Este impuesto, cuya gestión es responsabilidad directa de las comunidades autónomas, afecta a los contribuyentes propietarios de inmuebles, excluida la residencia habitual hasta 300.000 euros, por un valor superior a 700.000 euros. El homenaje ha sido y sigue siendo objeto de gran controversia, tanto a nivel regional como nacional. Por un lado, varias comunidades autónomas acusan a Madrid de practicar una competencia fiscal desleal al reducir el impuesto al 100% y atraer grandes fortunas en su jurisdicción con esta medida. Por otro lado, el Gobierno, a través de la comisión de expertos creada por el Ministerio de Hacienda para dar forma a la futura reforma tributaria, pretende armonizar este impuesto para frenar la fuga de ingresos por motivos tributarios.

Teniendo en cuenta los datos de la propia agencia tributaria, la diferencia entre los ultrarricos y el resto de los tamos más ricos es más que obvia. Por ejemplo, los más de 142.000 declarantes entre 300.000 y 1,5 millones de euros pagaron el impuesto en el 94% de los casos; los que acumulan activos entre 1,5 millones y 6 millones de euros (unas 57.000 personas) lo pagan el 80% del tiempo; y los ricos 7.000 que tienen entre $ 6 y $ 30 millones pagados el impuesto a la herencia la mitad del tiempo. En total, en 2019, había 212.284 liquidadores en España, de los cuales poco más de 183.000 pagaron tributo, o el 86% del total.

Todas las proporciones están muy lejos del 34% relativo a las mayores fortunas, cifra que sugiere que la mayoría de los ultrarricos, y que no pagan impuestos, residen en la Comunidad de Madrid, en la que hay 19.090 personas que Tuvo que declarar por sus bienes. Efectivamente, según estadísticas de la propia Administración Tributaria, la región central dejó de recaudar alrededor de 990 millones de euros en 2019 por este impuesto, porque aunque los contribuyentes más ricos tenían que presentar la declaración, estaban exentos de tener que pagar a través del impuesto. ventaja que les confiere la residencia.

También son claras las diferencias entre las comunidades autónomas con un sistema común -todas excepto País Vasco y Navarra-. Según datos de 2019, de los 183.000 contribuyentes que pagaron este impuesto, un total de 77.615 residían en Cataluña. Después vino la Comunidad Valenciana, con algo más de 22.000 habitantes, Andalucía, con unos 16.500 contribuyentes, y Aragón, con unos 13.600 ricos. El resto de comunidades autónomas registraron menos de 10.000 contribuyentes cada una, con la cifra más baja -cortesía del Gap de Madrid- en Extremadura, que cerró el año con 1.186 contribuyentes. A las comunidades autónomas hay que sumar las cifras de Ceuta y Melilla y las de extranjeros con patrimonio en España, que suman unas 8.000 personas.

Evolución

Los datos publicados por la Agencia Tributaria muestran cómo el número de ultrarricos, aquellos con más de 30 millones de euros, aumentó en España entre 2018 y 2019, de 608 a 701 contribuyentes. La cifra ha ido aumentando año tras año desde la creación de esta cifra fiscal en 2007 hasta 2018, cuando por primera vez pasó de 611 en 2017 a 608 un año después. Mientras tanto, el número de contribuyentes que pagaron el impuesto sobre el patrimonio también ha disminuido: del 49% que lo pagó en 2011 al 34% que lo pagó ocho años después.

El impuesto sobre el patrimonio fue abolido por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008, cuando se redujo al 100% en toda España. Tres años después, y debido a los estragos de la crisis económica, fue asumido por el mismo ejecutivo y ampliado por los respectivos gobiernos de Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, que están estudiando su reforma tras un acuerdo entre el PSOE y Podemos. Hoy, el impuesto opera a plazos: del 0,2% al 2,5% sobre fortunas de más de 700.000 euros tras restar hasta 300.000 euros del valor de la residencia habitual. Las regiones pueden cambiar tarifas, exenciones mínimas y bonificaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *