Robles se disculpa con las familias de los asesinados en Afganistán por el abandono de las autoridades | España

Robles se disculpa con las familias de los asesinados en Afganistán por el abandono de las autoridades |  España

La ministra de Defensa, Margarita Robles, pidió este lunes «perdón» a los familiares de los soldados españoles muertos en Afganistán que se sintieron «abandonados» por las autoridades durante la pérdida de sus familiares. «El amor es y [también] respeto y orgullo de ser sus compatriotas ”, enfatizó.

Robles dijo estas palabras en el homenaje a la Escuela de Guerra del Ejército a los 102 muertos de la misión española en Afganistán: 96 soldados, dos guardias civiles, dos policías y dos intérpretes.

Aunque el ministro no planteó ningún caso concreto, entre los participantes se encontraban familiares de las 62 personas que murieron en el accidente del Yak-42 en mayo de 2003, cuyos cuerpos fueron enterrados apresuradamente por orden del gobierno de José María Aznar. Esto los obligó a ser exhumados y enterrados nuevamente en un largo y doloroso proceso que culminó con el indulto del PP a los dos forenses militares condenados por falsificar 30 cédulas.

El 13 de mayo, los últimos 26 soldados españoles regresaron de Afganistán, poniendo fin a una misión que duró 19 años, tres meses y 20 días. Robles decidió entonces posponer el homenaje, que finalmente se llevó a cabo el lunes, con familiares presentes, aunque limitado por restricciones por la pandemia. En nombre de todos habló Aránzazu Magro, viuda del capitán Javier González, fallecido en el accidente del helicóptero Cougar en 2005, quien aseguró, parafraseando el poema a los muertos, que sus familiares «no querían vivir de otra manera» más que en los militares de lo que eran.

El momento más conmovedor del acto ocurrió cuando los familiares colocaron una rosa al pie de un monolito mientras se leían los nombres de los fallecidos. Francisco Cardona, padre de una de las víctimas de Yakovlev, quien una vez luchó por dilucidar las circunstancias de la muerte de su hijo, sufrió una bajada de presión arterial y tuvo que acercarse en una silla de ruedas empujada por el ministro de Defensa. El homenaje tuvo lugar en presencia del embajador de Afganistán en España, Humayoor Hasaw.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *