julio 25, 2024

Rocco Siffredi, el rey del porno, enlaza con Netflix: “Nunca me masturbo con mis propias películas” | Televisión

Rocco Siffredi (Ortona, Italia, 59 años) muestra una absoluta falta de pudor, un enorme desparpajo, que parece directamente relacionado con su negocio, e incluso esa fortuna que suele decir en los rostros de quienes ha abandonado los despachos duros y agotadores. Después de todo, tal vez cumpla 60 años. “Creo que nunca me iré, pero aquí estoy. Estoy calmado. Mi sexualidad está en orden, pero ya no está fuera de control”, dijo en febrero durante un encuentro con periodistas internacionales en la Berlinale, donde se había cansado. supersexo, la serie inspirada en tu vida que encontrarás en Netflix. Lo celebrará con un viaje familiar al Congo para visitar a su animal favorito, el gorila (¡!), regalo para su mujer, Rozsa Tassi, actriz porno y antigua Miss Hungría, con la chica que tenía 30 años en hogar .

La serie es ficción, aunque “el 98%” es real, dice Siffredi. “El 2% restante fue para proteger a mi familia”. Todo tiene lugar en su lugar de nacimiento, Ortona, una pequeña ciudad costera de los Abruzos conocida durante la Segunda Guerra Mundial como “la pequeña Stalingrado”: fue destruida porque por ella pasó la famosa línea Gustav, que delineaba las fortificaciones nazis. supersexo Se refiere a aquel hijo de carpintero que logró conquistar al seminarista, como quería su madre -calificado como un asunto doloroso a la que est mamón, como una llama en Italia a los hijos de su madre, a quien tenía especial cariño—, acabó triunfando en París, el Olimpo del porno de los ojos, y luego en la industria de Hollywood. El título responde al nombre de su superhéroe favorito, protagonista de una fotonovela erótica, a la que estuvo expuesto durante su juventud: “La descubrí con 11 o 12 años y ella quería ser como él. Nací para esto.”

El actor italiano Alessandro Borghi, en el libro de Siffredi, en la serie ‘Supersex’.Lucía Iuorio/Netflix

Se considera que Siffredi siempre cambió esta disciplina. Él era el maestro del porno. gonzo y normalizó el sexo duro en la pantalla, pero también psicologizó a sus personajes, que no eran simplemente falos con patas, lo que le llevé a Catherine Breillat para verlo como protagonista de dos de sus películas. “En sus películas pone todo en su corazón, si se da cuenta”, afirmó el director francés. Siffredi tomó la ensegueda, dijo, para entender cómo se sentía al ser considerado actor. grave. “supersexo Quiero reflexionar sobre el coste de elegir esta vida, que no es tan fácil, incluso la gente se pregunta con parte divertida”, responde Siffredi, que parece asumir la cuestión de saber cuál es su lado derecho si su El pene grueso promedio mide un centímetro menos de largo o de ancho. En realidad, nadie conoce la ciencia de su salud. Su propietario dio, según la entrevista, cifras que oscilaban entre los 23 y los 26 centímetros. El misterio, dice Buñuel, es el elemento clave en toda obra de arte.

Es un signo de los tiempos: Netflix tuvo la audacia de vender la serie como un proyecto cuasi feminista. El creador de supersexo Ella es una mujer, Francesca Manieri, ahora conocida como guía. la inmensidadcon Penélope Cruz, o la serie Somos quienes somos, de Luca Guadagnino. “La misión era inspeccionar la masculinidad y observar el nivel de toxicidad en las relaciones entre hombres y mujeres, y la posibilidad de un nuevo encuentro entre ambos en este momento histórico”, dice Manieri, sentado junto a su objeto de estudio y al actor que Lo interpreta Alessandro Borghi, con quien se mira de forma poco racional. El propio Siffredi dijo en 2016 que el candidato perfecto era Michael Fassbender (para muchos otros, aquí está en la película) Lástima).

“Me describió el menú como un actor que recurrió al sexo violento, pero nunca sintió que estaba abusando de nadie. Trabajó siempre con la colaboración de todos”

La serie es un cruce voluntario del neorrealismo. suave —la miserable Italia de posguerra, la prostituta de buen corazón, el herman violento— y el imaginario basura de Paolo Sorrentino, que surgió, como indica Manieri, al deconstruir la masculinidad de Siffredi. ¿Habéis deconstruido también al interesado? ¿Sientes que has maltratado a mujeres en algún momento? “No creo que los hayan tratado mal. A veces las entiendo mejor, pero nunca tuvo la sensación de estar haciendo algo mal”, responde. “Me describieron un menudo como un ejecutante violento, como un actor que recurre al sexo violento. Pero esto nunca ha tenido problema: siempre lo hace con gente que estaba en sintonía. Nunca sintió que estuviera abusando de nadie. Siempre trabajó en colaboración con los demás”. Consideremos esta como su principal innovación en el género pornográfico: dio subjetividad a las mujeres. “Lo curioso es que, en el porno, las mujeres parecen hombres. En el porno actual las más fuertes son las mujeres y no los hombres”, asegura.

Rocco Siffredi, con las actrices Jade Laroche, Tarra White y Anna Polina, en el Festival de Cine de Cannes 2011.Toni Anne Barson (WireImage)

Cuando se le pregunta por qué se metió en el porno, siempre responde que fue para tener sexo “con tantas mujeres como mojigatas”. Pero hay un segundo factor. “Quise vivir mi vida como un ser libre”, afirma. A ella le encantaría estar atada: eso arriba cuerpo —atención a la polisemia— se entiende como un canto a la libertad, que es sinónimo de libertinaje. “El mundo viaja cada vez más estrechamente. Perdemos la libertad que hemos conquistado”, opina. “Y, de vez en cuando, me escriben admiradores de todo el mundo, de Irán, del mundo árabe, de África, que quieren ser estrellas del porno. Persevera en la libertad de ser y hacer lo que te haga feliz. Esta es la razón por la que amo mi trabajo.”

El actor ha construido un pequeño imperio en Budapest, donde vive con su mujer y sus dos hijos, y donde dirige su producción, y también en la Siffredi Hard Academy, una especie de universidad porno que forma a las estrellas del futuro inspirándose en lecciones de enseñanza dilatadas. Ofrece una filmografía de aproximadamente 1.700 títulos. Aunque me aseguro que, a diferencia de otros actores, nunca volverá a visitar su trabajo. “No me masturbó con mi propia película. Es imposible, no lo recomiendo. Puedes ver las partes con diálogo y divertirte, pero nada más. Sería demasiado”. En los primeros capítulos, supersexo habla de las dificultades que enfrentas al combinar amor y sexo; de los jóvenes, sólo los ven como cosas antagónicas. Con el paso de los años, mi opinión ha cambiado. “El sexo con amor, con sentimientos, es lo mejor. Es algo inmejorable”, asegura. “Pero también soy capaz de hacerlo sin amor”. A los hechos se remite.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Recibe el boletín de televisión

Toda la actualidad de canales y plataformas, con entrevistas, novedades y análisis, además de consejos y críticas de nuestras publicaciones periódicas.

PUNTIAGUDO

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_