Saber: Haga que su hijo aprenda mientras se divierte: ¿utopía o realidad? | Familia | Mamás y papás

Saber: Haga que su hijo aprenda mientras se divierte: ¿utopía o realidad?  |  Familia |  Mamás y papás

Se acerca el verano y las deseadas vacaciones. Los niños organizan actividades escolares y algunos padres pueden temer que sus hijos dejen de aprender jugando, pero nada más lejos de la verdad porque la mejor forma de aprender es jugar y divertirse. ¿Pueden los niños aprender mientras se divierten? “El placer no debe entenderse como un fin, sino como un medio. Durante las vacaciones, deben evitarse las cargas curriculares, ya que el aprendizaje va mucho más allá del plan de estudios. Es recomendable que, en cualquier proceso de aprendizaje, el niño sea siempre el protagonista a través de su participación en el diseño de la actividad, como en el caso de una excursión. Conviene que la propuesta siempre apunte a la acción o al movimiento, como el senderismo durante la excursión y que siempre se integre en un grupo de compañeros o amigos, donde se asignen tareas a cada uno, como llevar ropa, agua o preparar los bocadillos, así como también se prevé un compromiso, como recoger la basura tras la excursión ”, explica Andrés González-Bellido, autor y coordinador del programa Tutoría Entre Iguales (TEI), psicólogo, docente y orientador pedagógico.

Más información

Para que los niños aprendan divirtiéndose, especialmente durante las vacaciones, que brindan un marco ideal para vivir experiencias lúdicas y recreativas, se deben promover aspectos como los que destaca González-Bellido:

  • Jugar como medio de aprendizaje esta es la mejor estrategia, porque motiva al niño. Se recomienda que el juego sea inclusivo, que abarque a todo el grupo de amigos o personas que participan en él, y que esté orientado a la acción y al movimiento, como es el caso del juego de las escondidas.
  • Sugerir diferentes acciones o actividades al niño.Aprovecha que el verano ofrece la posibilidad de disfrutar de diferentes escenarios, como la playa o la montaña. Puedes disfrutar de un amanecer o un atardecer compartido en familia o con amigos, porque la naturaleza es un entorno que facilita el aprendizaje, desde lo lúdico hasta lo sensorial.
  • Fomentar el aprendizaje de la convivencia trabajar el concepto de valores, como la tolerancia, el compromiso, la amistad o la solidaridad. Al parecer, son aspectos que no involucran el desarrollo cognitivo curricular, pero son fundamentales para aprender a vivir desde las propias experiencias.
  • Realizar actividades adaptadas que faciliten la integración e inclusión de todo el grupo a través de diferentes motivadores, asociados a diferentes sentidos, como visual, auditivo o táctil, para conseguir que todos los participantes de la actividad aprendan a través del canal que les resulte más fácil. La mejor manera de interiorizar la parte teórica del aprendizaje es a través de los sentidos y la experiencia, a medida que aprendemos lo que amamos, lo que nos hace sentir y nos renueva personalmente. El compartir en grupo enseña a los niños a desarrollar habilidades para colaborar, cooperar o superar desafíos, como en el caso de una actividad deportiva de equipo. Esto, a su vez, acaba repercutiendo en la comunidad o sociedad en la que vive el niño, a medida que aprende valores, como la realización espontánea de acciones cívicas, como no echar a la calle o ayudar a personas desfavorecidas.

Cuando los padres trabajan en verano, ¿qué enfoque hacer con sus hijos?

La oferta de actividades de campamentos de verano urbanos en colegios, organizados por asociaciones de padres, AMPAS o ayuntamientos es una buena opción para los niños, mientras los padres están trabajando durante las vacaciones de verano. “Para los más pequeños, los centros educativos más cercanos a la casa serían prácticos, donde se desarrollan actividades creativas, como la música, la pintura o el teatro o las relacionadas con el deporte o el juego. Cuando la familia ya está de vacaciones, es hora de disfrutar juntos, pasar más tiempo en casa o en el lugar de vacaciones, disfrutar de actividades al aire libre como caminar o andar en bicicleta, escucharlos con atención, crear momentos de lectura familiar o ver películas juntos. Son actividades que ayudarán a crear vínculos emocionales y criterios comunes en temas de interés para niños y adultos ”, explica José Antonio Corral, docente, psicólogo educativo y coordinador del programa Tutoría Entre Iguales (TEI) en la comunidad. recomienda esta lista de 17 ideas, que circula en Internet, de tareas propuestas por un maestro en su clase de Primaria:

  1. Ver el amanecer
  2. Mira una película con la familia
  3. Hacer limonada fresca
  4. Picnic en la playa o en el campo
  5. Vete a la cama muy tarde
  6. Ríete hasta que te duelan las mejillas
  7. Haz una ruta en bici o patinando
  8. Aprende a cocinar con un adulto
  9. Ocúpate de al menos dos tareas del hogar.
  10. Cuidando una planta
  11. Leer dos libros y algunos cómics.
  12. Visitar un museo
  13. Escribe una historia o un cuento
  14. Visite una biblioteca
  15. Haz dos nuevos amigos
  16. Llamar o enviar un mensaje de texto a tres compañeros de clase
  17. Disfruta de tus amigos y familiares

Puedes seguir a De mamas & de papas en Facebook, Gorjeo o suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *