Sánchez centrará su encuentro con Aragonès en la economía para evitar hablar del referéndum | España

Sánchez centrará su encuentro con Aragonès en la economía para evitar hablar del referéndum |  España
Pedro Sánchez, el rey Felipe VI y Pere Aragonès, en Barcelona durante la inauguración del Mobile World Congress 2021 este lunes.
Pedro Sánchez, el rey Felipe VI y Pere Aragonès, en Barcelona durante la inauguración del Mobile World Congress 2021 este lunes.Albert García

Ni el Gobierno ni la Generalitat esperan mucho del primer encuentro en La Moncloa entre Pedro Sánchez y Pere Aragonès desde que este último fue elegido presidente y sólo una semana después de que se concediera el indulto a los nueve internos del usted paga que todavía tenían penas de prisión que cumplir. «No vamos a arreglar de la noche a la mañana lo que se ha dañado en 10 años», resumió Sánchez en una entrevista con Cadena SER.

Más información

Sin embargo, será un nuevo paso en el punto de inflexión que se ha producido en las últimas semanas entre el Gobierno y la Generalitat. El presidente, según fuentes ejecutivas, intentará centrar la discusión en la economía y la autonomía, el espacio donde hay más posibilidades de llegar a acuerdos -reforma de la financiación autonómica, presupuestos para 2022 con importantes inversiones en Cataluña, gestión de los grandes europeos fondo de recuperación, clave también para esta comunidad industrial puntera que tiene proyectos candidatos, especialmente en el sector de la automoción, para evitar que la discusión se centre en la autodeterminación y el referéndum concertado que quiere proponer Aragonès y que La Moncloa tacha de inconstitucional.

Sánchez intentará llevar el debate al suelo donde cree que hay un espacio de negociación, a esto se le llama la agenda del reencuentro, con más de 40 puntos sobre las reivindicaciones históricas de la Generalitat, e incluso la posibilidad de reformas más profundas como la un nuevo estatuto.

Todo está mucho más acordado de lo que parece, y La Moncloa y la dirección de ERC llevan meses discutiendo todas las etapas de este proceso, según fuentes de ambos sectores. Sin embargo, una cosa es el acuerdo básico para abrir espacios de diálogo y consolidar la legislatura, con el apoyo de ERC que podría incluir la aprobación de nuevos presupuestos este otoño, y otra es la puesta en escena. Y hay muchas más dificultades.

ERC, con un socio de gobierno muy “incómodo”, en palabras de fuentes ejecutivas como Junts, no puede ahora ofrecer una imagen de total acuerdo con Sánchez. Por ahora, pretende mantener la tradición de los últimos años, los de la tensión de usted paga, que entiende que los presidentes catalanes, cuando van a La Moncloa, no hablan allí, como otros, sino en Blanquerna, la librería catalana y sede de la Generalitat en Madrid. Aragonès también lo hará, como ya lo han hecho Artur Mas, Carles Puigdemont y Quim Torra.

Por tanto, las expectativas de resultados concretos del encuentro no son muy altas más allá de un acuerdo sobre el calendario de puesta en marcha de la mesa de diálogo, la agenda y los posibles componentes, con la idea de dejar de lado tanto a Oriol Junqueras como a Jordi Sànchez, con el argumento de que no son miembros del Gobierno, y es una mesa entre ejecutivos.

Aragonès querrá en cualquier momento poner en su agenda las demandas del independentismo, en particular el referéndum concedido «a los escoceses». la presidente Ya anunció el lunes que exigirá que Sánchez cumpla con las recomendaciones del Consejo de Europa, que el PSOE rechazó abiertamente porque incluirían la retirada de las solicitudes de extradición en su contra. ex presidente Puigdemont, por ejemplo.

El precedente en Cataluña presagia pocos avances en el encuentro. El gobierno catalán ha utilizado actos institucionales en homenaje a los líderes indultados (en Palau y en el Parlamento) para insistir en que su propuesta para resolver el conflicto es la amnistía y la celebración de un referéndum concertado sobre la independencia. «Habéis dado todo para que Cataluña decida su futuro a través de un referéndum de autodeterminación y eso os convierte en un referente», ha dicho el presidente Aragonès a las nueve expreso.

Posteriormente insistió en esta idea en su discurso ante el Consejo Nacional. «La solución es la amnistía como primer paso para abrir una negociación franca entre las dos partes», declaró el jefe de Gobierno. Junqueras, presidente de ERC, también aprovechó este foro para presentar una denuncia contra la causa del Tribunal de Cuentas e insistir en la vía secesionista: “Ahora más que nunca, ante la represión que hemos sufrido y la represión que sufrimos, la independencia es más que nunca un deber ”, dijo. En este entorno, es muy probable que este primer encuentro solo sirva para algo importante para ambas partes: ahorrar tiempo.