Sánchez deja el PSOE en manos de Lastra y Cerdán hasta el 40º Congreso | España

Sánchez deja el PSOE en manos de Lastra y Cerdán hasta el 40º Congreso |  España
La vicesecretaria general del PSOE y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso Adriana Lastra en una reunión de la Comisión Federal del PSOE el 3 de julio.Isabel Infantes / Europa Press

Pedro Sánchez no quiere esperar al 40º Congreso Federal del PSOE, que se celebrará a mediados de octubre en Valencia, y ya ha puesto en marcha el proyecto con el que los socialistas afrontarán 2023, un año clave con los regionales, municipales y generales. elecciones. La vicesecretaria general y portavoz del Congreso, Adriana Lastra, dedicará más tiempo al partido en estos tres meses hasta el gran encuentro socialista. El objetivo es darle más fuerza política para contrarrestar a la derecha que asciende en las encuestas. La Moncloa y el partido esperan que la recuperación económica y los fondos europeos les permitan contrarrestar el ascenso del PP en los próximos meses. Lastra ampliará sus funciones, adelantan fuentes socialistas a EL PAÍS.

El diputado asturiano ha sido siempre uno de los pilares sobre los que Sánchez ha cimentado su dirección del PSOE. La número dos Socialistas ya formó parte de su primer ejecutivo al frente de la circunscripción municipal tras la elección del líder del PSOE en las primarias de 2014. Tras la comisión federal del 1 de octubre de 2016, que supuso la dimisión de Sánchez como secretario general, Lastra se mantuvo a su lado. Se dedicó a la movilización de la base del partido a pesar del susto que esto provocó con el director que tomó la cabeza de Ferraz hasta las primarias.

La otra gran novedad, también con efectos inmediatos, es el nombramiento de Santos Cerdán como secretario organizador del PSOE en sustitución de José Luis Ábalos. El actual secretario de Coordinación Territorial y Relaciones Gobierno-PSOE era hasta ahora el número dos del exministro de Transporte. La decisión de Sánchez de destituirlo del gobierno como parte de la remodelación que emprendió el sábado pasado sorprendió a Balos, que no esperaba dejar el ejecutivo. Ábalos optó entonces, según diversas fuentes, por dimitir de la titularidad de la Organización y no esperar a su previsible sucesión al Congreso Federal.

Hasta que Ábalos presente oficialmente su dimisión el lunes o martes, Cerdán es la persona elegida por el presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE para liderar un área sensible como la Organización. En la práctica, el diputado navarro -fue secretaria organizativa junto a María Chivite, la actual presidenta de la comunidad provincial- había asumido la gestión diaria del PSOE durante un año. En parte porque las competencias del Ministerio de Transportes tardaron en que Ábalos se centrara en el partido, aunque otros precursores al frente de la Organización, como Pepe Blanco, también se han desempeñado como Ministros de Fomento, una cartera muy potente que mueve miles de millones de euros. de inversiones, y esto ha facilitado su movilidad por el territorio.

El caso es que Cerdán había ganado muchos enteros como resultado de las primarias para la presidencia de la Junta de Andalucía, en las que Juan Espadas ganó a Susana Díaz. Esta muy lejos número dos La organización estuvo tan a la cabeza del proceso que pronosticó el porcentaje con el que el alcalde de Sevilla ganaría el proceso (55%). Cerdán jugó un papel importante en el proceso: una victoria del oponente de Sánchez en las primarias de 2017 hubiera sido un revés muy severo para la autoridad del Primer Ministro. La mano del nuevo secretario de Organización también se agradeció en la marcha de Díaz, que dejará a finales de julio de ser secretario general del PSOE andaluz, principal federación socialista. Ferraz estaba decidido a convocar unilateralmente las primarias para completar la sucesión en Andalucía este mes si Díaz no facilitaba la sucesión a la alcaldía de Sevilla. Cerdán también estuvo detrás del operativo en el que los socialistas se apoderaron del Ayuntamiento de Granada, aprovechando la disputa entre el PP y Ciudadanos. En la elaboración de las listas electorales de 2019, ya ha jugado un papel crucial.

El ejecutivo del PSOE se reunirá en los próximos días para aprobar la reestructuración del partido, en la que Lastra ganará protagonismo y Cerdán contará con el reconocimiento que se había labrado entre las federaciones socialistas. Salvo sorpresa, lo lógico es que jueguen un papel fundamental en el modelo de partido que Sánchez tiene en mente respaldar en el 40º Congreso Federal. Sin embargo, la continuidad de la mayoría de los componentes del liderazgo federal no está del todo clara. Al revés. Se prevé una gran reforma con la incorporación de perfiles de entre 40 y 50 años que encarnan la nueva generación del PSOE y tienen experiencia de gestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *