Se declara la guerra de sanciones | Internacional

Se declara la guerra de sanciones |  Internacional

Unos meses antes de que la pandemia confinara al mundo, numerosos mensajes de ciudadanos iraníes llegaron a la redacción de EL PAÍS expresando su frustración por la imposibilidad de abrir o desbloquear una cuenta bancaria en las instituciones financieras españolas. Trabajadores, estudiantes, investigadores … decenas de iraníes que se habían asentado en España denunciaron legalmente la imposibilidad de tramitar sus ingresos o incluso gestionar sus ingresos. Esto ha obligado a mucha gente a viajar desde sus países a ciudades como Madrid y Barcelona con grandes cantidades de dinero. Algunos lo sabían, otros quizás no, pero eran el último eslabón y siguen siendo el gran castigo que Estados Unidos ha impuesto a Irán por su programa nuclear; fueron sometidos a las temidas sanciones impuestas por la OFAC, la Oficina de Control de Activos Extranjeros, dependiente del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

En septiembre, el informe del centro de análisis CIDOB Sanciones internacionales: sus «otros» efectos Dijo que «las sanciones internacionales han ganado una importancia creciente como instrumento político» desde la guerra fría. Así ha sido hasta que en los últimos años se ha convertido en una munición fundamental y casi única en caso de crisis entre países o bloques. Y Bielorrusia es un buen ejemplo. El 24 de junio, la Unión Europea aprobó nuevas sanciones contra el régimen de Alexander Lukashenko, esta vez destinadas a sofocar su economía. De manera algo inusual, el Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, admitió lo siguiente sobre las consecuencias de estas medidas: «Lo sentimos, esto afectará a la economía ya las personas». Las sanciones se dirigen a sectores estratégicos de las exportaciones bielorrusas, como los productos del petróleo, el tabaco y los fertilizantes de potasio, lo que afecta indirectamente a los ciudadanos bielorrusos.

La UE y los Estados Unidos, junto con la ONU, son los principales responsables del orden mundial actual. Toujours dans l’OFAC, servir d’exemple, en regardant sa liste de sanctions il n’y a que cette année des mises à jour des mesures de punition contre l’Iran, le Venezuela, la Corée du Nord, le Congo, le Nicaragua, le Yémen, la Russie … Mais peut-être le changement, comme souligné par Clara Portela, professeur de sciences politiques à l’Université de Valence et l’un des auteurs du rapport CIDOB, se déroule au sein de l’ Unión Europea. Bielorrusia vuelve a ser un buen ejemplo. Después de años de optar por sanciones contra personas vinculadas al régimen mediante la elaboración de una lista negra, ahora han pasado a «acciones mucho más agresivas». En cuestión: el secuestro y el secuestro a Minsk el 4 de junio del vuelo de la aerolínea Ryanair durante el cual fueron detenidos el periodista disidente bielorruso Roman Protasevich y su compañera, la ciudadana rusa Sofia Sapega.

“El asunto Ryanair”, continuó Portela en una conversación telefónica, “se está convirtiendo en un problema de seguridad para la Unión Europea. Es decir, mientras reprimas al tuyo, puedes esperar una lista negra, pero si chocas con un transporte civil con ciudadanos de la comunidad, la respuesta es más contundente ”. Como lo fue contra Rusia y su servicio de inteligencia en enero de 2019 después del envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal en el Reino Unido. Se había llevado a cabo un ataque en un territorio que todavía era municipal en ese momento. Una vez más, la seguridad está en riesgo.

Hay otra novedad que se consolida en las sanciones contra el régimen de Lukashenko. Bruselas impuso sus sanciones en coordinación con Reino Unido, Canadá y Estados Unidos. Y esta no es la primera vez. El 22 de marzo, el mismo cuarteto anunció medidas contra líderes y entidades chinos vinculados a la represión de la minoría uigur en la Región Autónoma de Xinjiang. Beijing respondió sancionando a una docena de políticos y cuatro organizaciones europeas. Pero no se detuvo ahí. El 11 de junio, China aprobó una ley general contra las sanciones extranjeras. En general, las personas o empresas que cumplan con las medidas adoptadas por Washington y Bruselas podrían ahora ser objeto de sanciones, esta vez de Pekín.

Portela incluiría países como Australia, Nueva Zelanda y Japón en esta nueva alianza internacional. «Respecto a las sanciones financieras [en el caso de Xinjiang se incluía la congelación de activos], cuando una persona es excluida de los mercados de estos países, está aislada ”, explica el catedrático de la Universitat de València. Esto es lo que sienten muchos ciudadanos iraníes cuando abandonan su país. Las entidades financieras que, como en España, tienen cierta exposición al mercado estadounidense, evitan asumir el riesgo de tener clientes de nacionalidad iraní por la posible sanción que la OFAC pueda imponer por parte de Washington.

Más información

La coalición no declarada de países sancionadores, encabezada por Bruselas, Washington y Londres, acertó cuando Rusia, blanco de una serie de sanciones internacionales en 2014 por el conflicto ucraniano y la anexión de Crimea, restó importancia a su apoyo a cualquier medida de sanción propuesta. en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde tiene derecho a veto. «Sólo en casos extremadamente graves», dice Portela, «Rusia consintió y se abstuvo de votar».

Las sanciones son el nuevo rey de la arena internacional. Adelante y hacia atrás. Después de años de castigo, dos de los países más señalados por las autoridades, los autores de las sanciones, Venezuela e Irán, aparentemente están a punto de ser perdonados. El 25 de junio, Borrell y el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, firmaron una carta en la que abrían la puerta al levantamiento del régimen de sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro. «Estamos listos para revisar la política de sanciones sobre la base de un progreso significativo en una negociación integral», dijo el comunicado. En este lento diálogo, celebrado en Viena, Irán también se encuentra a favor de que Estados Unidos regrese al pacto de 2015 sobre su programa nuclear -limita el enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales- que Donald Trump rompió tres años después. . . .

¿Han aprendido la lección? “Las sanciones”, continuó Portela, “no se imponen con la esperanza de que el líder saliente cambie de política, celebre elecciones o llame a la puerta en paz. Los destinatarios no son los sancionados, sino todos. Cualquier estado que quiera lanzar un programa nuclear solo necesita mirar a Irán o Corea del Norte. «

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *