¿Será el sur de Europa un nuevo Japón? La pandemia obliga a la deuda a «ignorar» y vivir «muchos años» con niveles elevados

¿Será el sur de Europa un nuevo Japón?  La pandemia obliga a la deuda a "ignorar" y vivir "muchos años" con niveles elevados

La deuda pública de los países miembros de la Unión Europea empezó a dispararse con la recesión iniciada en 2008 y la pandemia ha provocado que se dispare de forma permanente. El gasto para contener el virus y la ayuda pública al sector privado ha llevado la deuda a nuevos niveles, y algunos expertos se preguntan si Europa, y en particular los países del Sur, deberían asumir que la única forma de apoyar su financiación es mantener la deuda. elevándose durante muchos años, casi de forma crónica, como ocurre, por ejemplo, en Japón. El país japonés es el más endeudado del mundo, con el 238% del PIB en 2019, pero al mismo tiempo es un referente para el estado del bienestar.

La UE tiene reglas fiscales (60% de deuda y 3% de déficit máximo) que ahora están en suspenso hasta al menos 2022 y los pedidos de reforma de las condiciones están aumentando. Y es que durante los últimos diez años, casi nadie ha cubierto los porcentajes de deuda y déficit que establece el Pacto. En cuanto al saldo presupuestario, Alemania cumplió entre 2011 y 2019: Italia, de 2014 a 2019 y Francia lo hizo en 2017, 2018 y 2019, justo antes de esta crisis.

En caso de deuda, solo Alemania respetó los límites y lo hizo solo una vez, en 2019, cuando se mantuvo en el 59,7%. En el resto de países vecinos, la deuda nunca ha sido inferior al 60% en los últimos diez años.


Otros Estados miembros, como España o Grecia (que alcanzaron el 205,2% de la deuda en 2020), no solo no estaban al margen sino que también aumentaron sus cifras de déficit y deuda. España, por ejemplo, cerró el año pasado con una deuda del 120% y un déficit cercano al 11%.

Japón se ha convertido en el paradigma de cómo vivir con un endeudamiento muy alto, y en contraste está Argentina, que a pesar de tener un nivel de endeudamiento alto más bajo que muchos países europeos (103% en 2020, por ejemplo), no pudo soportarlo durante años. De hecho, el presidente Alberto Fernández tuvo que negociar un refinanciamiento del mismo con el FMI, porque las condiciones firmadas por su antecesor, Mauricio Macri, ya no funcionaban.

Debemos asumir los niveles disparados tras la crisis

Y luego, ¿deberíamos aceptar que habrá países en Europa que vivirán con niveles de deuda explosivos en los próximos años? Roy Cobby, investigadora en economía digital en King’s College London, Ángel Baeza, catedrático de finanzas de la Universidad de Granada, y Rafael Pampillon, profesor de IE Business School analiza 20 minutos el siguiente escenario.

Cobby explica que el caso de Japón es «paradójico» y que pudo mantener una deuda tan alta «por tres razones»: por un lado, comenta, «la caída histórica de las tasas de interés de la deuda, que son negativas en el corto plazo». A ello hay que añadir también «el impacto del gasto público en el envejecimiento de su población» y, finalmente, «el aumento sustancial de los impuestos». El experto recuerda que, además, su banco central se encargaba de «Imprime dinero» a través de «compras masivas de deuda pública del mismo gobierno», deuda privada y varios tipos de pagarés «.

Baeza explica, por su parte, que en Europa «desde 2007, la deuda pública no ha dejado de crecer» y en esta etapa «lo único que lo que podemos hacer es asumir que viviremos con estándares muy altos durante muchos añosSin embargo, Japón tiene una baza a su favor con la que los países de la UE no pueden contar: la deuda de Japón está principalmente en manos de inversores nacionales y de su propio banco central, por lo que apenas cotiza en los mercados internacionales.

Un joven que trabaja con una computadora.

Pampillón precisa que en el caso del sur de la UE «No pasaría nada» si la deuda pública europea no estuviera presente en los mercados. Pero el economista advierte de un problema que existe actualmente en la Unión: «Hay un agravio comparativo entre los países del Norte, que son más estrictos, y los del Sur, que no son tan estrictos», queda por tanto la cuestión de si “Alemania, por ejemplo, seguirá asumiendo sin problema para el futuro que España o Italia tienen niveles muy altos”, que ya está sucediendo. Pampillon declara que las elevadas cifras de deuda «son preocupantes ya que todos los países [de la UE] Tenemos lo mismo «.

«El problema vendrá cuando las tasas de interés vuelvan a subir»

En cualquier caso, la situación La situación actual es «cómoda», como dice Baeza, porque «los tipos de interés son bajísimos, mantenidos artificialmente».«para la UE». El problema vendrá cuando estas tasas de interés comiencen a subir y los niveles de endeudamiento tan altos tengan que ser financiados a un costo mayor ”, advierte.

Baeza ve una de las claves para «apoyar» este nivel de endeudamiento en el que «se hacen reformas para que Aumenta el PIB, aumentan los ingresos del gobierno gracias a los impuestos y disminuye el déficit público anualPara lograrlo, agrega, «el plan de recuperación debe enfocarse en proyectos que generen valor» y conduzcan al «crecimiento de la economía».

Para Cobby, “la acción del BCE y los gobiernos europeos ignorar el problema de la deuda tenía sentido: recortar el gasto público después de una pandemia y una crisis sin precedentes sería un suicidio económico. En todo caso, añade, coincidiendo con Baeza, que «la lección de japonés, en definitiva, es que los países desarrollados pueden acumular más deuda de la esperada «siempre que ‘las tasas de interés se mantengan bajas’.

Por supuesto, advierte el analista: «Dados los múltiples desafíos que enfrentamos, no sería prudente no complementar la acción monetaria del Banco Central Europeo con una política presupuestaria común al nivel de las necesidades de los europeos «.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *