«Somos discapacitados en el apogeo de nuestras vidas»

"Somos discapacitados en el apogeo de nuestras vidas"

Los países ricos están viendo cómo, gracias a las vacunas, la pandemia se aleja un poco más cada día. Y a medida que poco a poco se va apartando la atención de la cuenta del contagio diario, otros derivados empiezan a cobrar importancia. Y uno de los más importantes es el de todos los que contrajeron el virus pero aún no se están recuperando.

Bajo el término de Covid persistente esconde una patología invalidante, con síntomas muy heterogéneos y una causa desconocida que afecta (y afectará) a millones de personas en todo el mundo. Las estimaciones más conservadoras hablan del 10% de los casos sintomáticos, pero otras incluso llevan esta cifra al 20%.

Covid persistente no debe confundirse con las secuelas de casos graves cuyas causas se conocen. Afecta a pacientes con síntomas que duran incluso más de 12 semanas después de que haya pasado la fase aguda de Covid. “Es como si hubiéramos estado enfermos desde que nos infectamos. Desde que enfermamos no hemos retomado nuestra vida normal ”, explica Beatriz Fernández, portavoz y coordinadora de la plataforma Long Covid Acts y afectada por esta patología.

El perfil del paciente es muy diferente al que ingresa en la UCI. La gran mayoría de las personas afectadas por Covid persistente son mujeres de alrededor de 43 años y sin patologías previas conocidas y los síntomas más comunes son dificultad para respirar, fatiga y confusión mental.

El estigma de no ser creído

Las personas con este trastorno a menudo se quejan de que sus casos no se toman en serio y el diagnóstico es difícil. Muchos profesionales de la salud desconocen la existencia de esta patología y es común que algunos de sus síntomas se confundan con los de otros, como la ansiedad.

Por ello, para ayudar a los profesionales y a los afectados, la asociación Long Covid-ACTS y la Sociedad Española de Médicos de Familia y de Familia (SEMG) han impulsado una Guía clínica completa y completa sobre Covid persistente, atendido por profesionales de hasta 48 sociedades científicas.

«Con el paso de las semanas, empecé a tener cosas nuevas: erupciones, faringitis que duró casi tres meses, dolores de oído, fatiga …»

“Todos los estudios lo confirman, no solo las encuestas nacionales. Se cree que es entre el 10 y el 15% de todos los casos de Covid ”, defiende Lorenzo Armenteros, médico y vocero de la SEMG, quien estima que “Estaríamos entre 300.000 y 500.000” afectados solo en España.

«No se puede considerar una pandemia, pero sí es un importante problema de salud pública «añade el Dr. Armenteros, quien señala que al no estar codificada como enfermedad en la mayor parte de España (solo en Cataluña y Aragón), es difícil saber cuántas personas están realmente afectadas.

“Vemos más y más pacientes que nos dicen: ‘Yo no era así, no era así, parece que he cambiado. No he tenido estos dolores de cabeza y no he dejado de tenerlos desde que tuve Covid ”, explica Armenteros.

Como no se sabe exactamente qué causa la patología, por el momento Los tratamientos disponibles se centran en los síntomas más que en la causa.. “Es como si cuando tenemos neumonía, solo tratamos la tos porque no sabemos cómo tratar la neumonía, cuando qué beneficio es tratar la neumonía”, dice Armenteros.

Se ha planteado la hipótesis de que las vacunas pueden aliviar algunos síntomas en pacientes con esta afección, pero es perfiles y beneficios muy específicos a muy pocas personas, defiende Armenteros.

Una lista interminable de síntomas

“Me infecté en marzo de 2020. Tuve un Covid leve, no mucha fiebre, no mucha tos…” recuerda Beatriz Fernández. “A lo largo de las semanas, comencé a tener cosas nuevas: erupción cutánea, faringitis que duró casi tres meses, dolor de oído, fatiga… «.

«Estuve cuatro meses enfermo y al menos me recuperó la voz. Con el tiempo mejoró. Hay otros síntomas que sigo teniendo, fiebre leve, neuropatía gastrointestinal, periférica …», continúa. «He estado bien durante algunas semanas, luego vuelvo a recaer», Agregar.

«Se convierte en un ir y venir de un especialista a otro. Es muy caótico. Es un desafío tener una atención médica adecuada».

Fernández enfatiza que la complicación de vivir con Covid persistente se suma a tener que afrontarlo un laberinto burocrático que manejar. «Vas de médico en médico. En atención primaria, lo entienden, yo voy a medicina interna y tienes que explicarle al médico y dependes mucho de la receptividad. Se vuelve un ir y venir de especialista a especialista. Es muy caótico, es un desafío contar con la asistencia médica adecuada «.

Un gran desafío para el Estado

El personal sanitario del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander atiende a pacientes con coronavirus en uno de los cuidados intensivos-Covid del hospital cántabro.

Covid persistente afecta principalmente a los jóvenes, que a menudo se encuentra en su plenitud física y funcional. Más del 70% de las personas encuestadas en un estudio de SEMG expresaron su opinión incapacidad laboral de moderada a grave, responsabilidades familiares o para disfrutar de tus pasatiempos y tiempo con amigos.

Este grupo sufre una alta tasa de bajas por enfermedad y pérdida de empleo. Además, el desconocimiento de la patología y su falta de codificación suponen más obstáculos a la hora de acreditar su discapacidad ante un juez. «Es una enfermedad nueva, desconocida, somos muy huérfanos», sintetiza Bea Fernández.

Finalmente, Fernández pide a los jóvenes y a la sociedad en su conjunto que no se relajen: «La mediana edad es muy joven, estamos gravemente discapacitados cuando estamos en la cima de nuestras vidas«, concluye.