Técnicas Reunidas solicita una ayuda de 290 millones al fondo de rescate SEPI tras perder 164 millones hasta junio | Economía

Técnicas Reunidas solicita una ayuda de 290 millones al fondo de rescate SEPI tras perder 164 millones hasta junio |  Economía
El presidente de Técnicas Reunidas, Juan Lladó.
El presidente de Técnicas Reunidas, Juan Lladó.

Técnicas Reunidas solicitó ayuda al Fondo Estratégico de Apoyo a la Solvencia Corporativa, gestionado por SEPI tras perder 164 millones de euros en el primer semestre del año. El apoyo financiero asciende a un total de 290 millones de euros, que se estructurará en dos cuotas: un préstamo participativo de 150 millones de euros para compensar el impacto de la pandemia en el patrimonio de la compañía; y un préstamo ordinario de 140 millones de euros destinado a mejorar el circulante para compensar el alargamiento de los tiempos de ejecución de los proyectos que la compañía tiene en marcha. Ambos préstamos tendrían un plazo de cuatro años, con posibilidad de reembolso anticipado, y su desembolso debería realizarse en el cuarto trimestre de este año.

La empresa, cuyas acciones cayeron hasta un 19% en bolsa tras conocerse la demanda de SEPI, atribuye esa demanda a la larga duración y profundidad de la pandemia, y en particular a la última ola y a sus actividades en Oriente Medio. Con este apoyo, la compañía intenta impulsar la nueva etapa de crecimiento con recompensas de cerca de 3.000 millones de euros como parte de la recuperación de los mercados. El apoyo de SEPI, según él, garantiza la capacidad de Técnicas Reunidas para gestionar en mejores condiciones tanto su actual cartera de proyectos, sustancialmente incrementada con los recientes contratos obtenidos, como los esperados por su participación en las nuevas inversiones previstas. en su sector. .

Contenido del Artículo

Más información

Además, está potenciando el desarrollo de sus ejes estratégicos, impulsando las áreas clave de trabajo para su crecimiento: la intensificación de proyectos de transición energética, descarbonización y economía circular; diversificación y posicionamiento en mercados menos maduros; reducir el riesgo de ejecución del proyecto; aumentar la eficiencia mediante la estandarización y la digitalización; y el fortalecimiento de Madrid como centro de excelencia en ingeniería e innovación.

En resumen, la aportación del fondo SEPI confirma el carácter estratégico de Técnicas Reunidas para la economía nacional, mantiene su condición de una de las mayores empresas españolas exportadoras de tecnologías y le permite seguir ejerciendo un importante efecto impulsor sobre el tejido. el país. . y lo coloca en las mismas condiciones competitivas que disfrutan otros grandes competidores internacionales que ya han obtenido el apoyo económico de sus respectivas administraciones públicas.

Pérdidas

El impacto extraordinario se reflejó en los resultados del primer semestre que la compañía presentó el viernes. Con unas ventas netas de 1.422 millones de euros, un 33% menos que en el mismo período del año anterior, el resultado operativo fue negativo en 148 millones de euros. Este resultado incluye los costos y provisiones causados ​​por la pandemia. Por el contrario, el beneficio bruto ajustado asciende a 44 millones de euros, lo que representa un margen ajustado del 3,1%. Este margen refleja la salud de la cartera después de deducir el impacto de los efectos de covid. La caja neta mejoró significativamente respecto al cierre del trimestre anterior, alcanzando los 94 millones de euros, 31 millones de euros más que lo reportado a 31 de marzo.

Técnicas Reunidas ganó nuevos grandes premios por un total de casi 3.000 millones de euros, incluidos Sasa en Turquía, Orlen en Polonia, AMA en Holanda y Gazpromneft en Rusia. A su vez, los proyectos para los que ya ha presentado ofertas en firme y la compañía afirma estar bien posicionada, suman 6.000 millones de euros adicionales.

“La pandemia ha durado más de lo esperado hace un año y medio; y el impacto mucho más profundo ”, explicó Juan Lladó, presidente ejecutivo e hijo del fundador de la empresa, José Lladó. “Hemos encontrado obstáculos importantes en la gestión de nuestras operaciones que han hecho muy difícil y costoso avanzar en los proyectos que tenemos en marcha; y tuvimos que reprogramar grandes proyectos que representan un alto porcentaje de nuestro portafolio ”. “Sin embargo”, dijo, “ya ​​hay razones para ser más optimistas. Los clientes agilizan sus decisiones finales de inversión y comienzan a adjudicar proyectos ”.

Según Lladó, este cambio de tendencia confirma que habrá una importante actividad inversora a medio plazo, en la que los proyectos de transición energética, en los que la compañía está muy bien posicionada, jugarán un papel cada vez más importante. «No podemos dejar pasar esta oportunidad. Con el apoyo de los fondos de apoyo impulsados ​​por la Unión Europea gestionados por el gobierno español, reforzaremos nuestro perfil financiero para afrontar un futuro incuestionablemente prometedor», concluyó.