julio 23, 2024

Telefónica, ante el dilema de sacrificar dividendo o sacudirse por fin la losa de la deuda | Mercados Financieros

Se acerca el momento más importante en años para los accionistas de Telefónica. La compañía celebrará el próximo 8 de noviembre el Día del Inversor, donde dará a conocer el nuevo plan estratégico para 2023-2026 y los resultados del tercer trimestre. Es la primera vez que se celebra un encuentro de estas características desde 2012, con César Alierta como presidente, –José María Álvarez -Pallete convocó dos para Telefónica Alemania y Telefónica Brasil en 2017 y 2018– por lo que el mercado aguarda expectante. En el año, el valor sube el 5,47%.

El principal interés es conocer cómo afrontará la compañía la reducción de deuda, que a junio se situó en 27.500 millones, frente a los 26.687 millones de 2022, y que ha sido el principal lastre para la cotización en los últimos años. Más aún en el contexto actual de tipos de interés elevados por largo tiempo. La acción no consigue recuperar el valor previo a la pandemia y su valor es la mitad del que era en 2019.

La estrategia del grupo pasa de forma obligada por seguir reduciendo su endeudamiento, la gran cuestión que divide a los analistas a la hora de juzgar el valor. “La deuda es elevada, pero el 75% es a tipo fijo y un vencimiento medio de 13 años, lo que mitiga el impacto de mayores tipos y el riesgo de rebaja de rating”, defienden en Bankinter. Otra parte del mercado considera en cambio que la solución pasaría por un cambio de la política de retribución al accionista, sacrificando dividendo a cambio de rebajar deuda.

Ignacio Arce, analista de Bestinver Securities, cree que la atención estará en “la revisión estratégica de cada mercado en el que opera Telefónica (evolución del entorno competitivo, perspectivas de crecimiento y mejora de retornos); el apalancamiento, con vías de reducción de deuda; la venta y rotación de activos (englobando Telefónica Tech, las diferentes FiberCos, Hispam, el cable submarino, etc.), y la remuneración al accionista”, donde puede plantearse una “nueva política de dividendos”.

Arce observa dos posibles palancas para el valor: “Aunque poco probable, la posible venta de Hispam [división que agrupa los negocios de Latinoamérica, excepto Brasil y Argentina] o recortar el dividendo podrían ser recibidos positivamente por el mercado y ayudarían a desapalancar el balance con mayor rapidez”.

Sobre la retribución al accionista, Divacons AlphaValue comenta que “las telecos europeas dejaron de tener un crecimiento digno hace mucho tiempo atrás, adquiriendo valoración los dividendos. Hoy, Telefónica ofrece una rentabilidad por dividendo muy por encima de sus pares (8%), lo que refleja la pérdida de confianza para los mercados financieros en la capacidad de desapalancarse manteniendo al mismo tiempo su retribución”. La firma inició 2023 con la compañía española como integrante de su cartera modelo; actualmente no está, pero “sigue gustando”.

JP Morgan, por su parte, recomienda directamente a Telefónica, y también a Vodafone, recortar el dividendo ante el aumento del coste de la deuda del sector por el alza de los tipos. Por lo pronto, y dentro de las medidas dirigidas a mejorar la eficiencia y reducir la deuda, el nuevo plan estratégico que presentará Telefónica incluirá un plan de bajas voluntarias en España para un máximo de 5.000 empleados.

Sobre las cuentas del tercer trimestre, Ignacio Arce anticipa “unos resultados débiles a nivel operativo, con ingresos y oibda en las operaciones principales (España, Alemania, Brasil e Hispam) y “una reducción de la deuda neta del 7%”. Goldman Sachs confía en que “continúe la mejora del crecimiento en España, gracias al apoyo del contexto macro y los vientos de cola en los costes de la energía, aunque menores”. Algo que también observa en Brasil, “con fuerte crecimiento del PIB”. El banco opina que “ambos países podrían compensar en parte el impacto de la pérdida del operador móvil virtual 1&1 como primer cliente en Alemania”.

De momento, el mercado opta por mantener el valor de forma mayoritaria, con un 47% de recomendaciones de compra; el 37,5% de venta y el 15,5% de vender. El veredicto definitivo llegará a partir del día 8.

Una caída en Bolsa que ha hecho más vulnerable a la compañía

STC Group. Telefónica llega a su gran cita con el inversor tras encajar una de las operaciones más relevantes de su trayectoria empresarial: la entrada del grupo saudí STC Group con la compra del 9,9% del capital por 2.100 millones de euros, que le convierte en el primer accionista. STC, que necesita el visto bueno del Gobierno español, asegura que no busca el control de la compañía y ha confirmado su respaldo a la teleco española. que arrastra  una fuerte caída de la cotización en los últimos años, así como la ralentización del negocio en algunos mercados internacionales. De forma paralela, Goldman Sachs considera que la fusión MásMóvil y Orange podría convertirse en un catalizador para el valor. “El riesgo para Telefónica es asimétricamente alcista; “un fallo de apoyo [por parte de la CE] podría hacer que subiera un 50% con el tiempo”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance

Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_