¿Tesoro mesoamericano o falsificación? Los enigmas del penacho de Cuauhtémoc | Blog La serpiente emplumada

¿Tesoro mesoamericano o falsificación?  Los enigmas del penacho de Cuauhtémoc |  Blog La serpiente emplumada

Un comerciante francés de dudosa reputación guardaba en su colección una pieza circular excepcional, compuesta por plumas y más de 200 bastones pequeños. Eugène Boban, quien en el siglo XIX fue ascendido a anticuario de Maximiliano de Habsburgo, dijo que era un tocado mesoamericano que perteneció al emperador mexicano Cuauhtémoc. La moneda se vendió, se pasó de mano en mano y el nombre ha continuado. La columna decía que Cuauhtémoc se encuentra hoy en el Musée du Quai Branly en París, pero expertos franceses y mexicanos lo están estudiando para determinar su origen, edad y función. Al cabo de tres años, tienen algunas pistas: no es un tocado y puede que no haya pertenecido al último tlatoani.

El artefacto es una pieza que, cuando se extiende, mide 28 centímetros de diámetro y pesa 80 gramos. En el centro, presenta un círculo de 8,5 centímetros tejido concéntricamente, revestido con un textil y reforzado con cuatro varillas. De él cuelgan 211 bastones pequeños coronados por flores de plumas. “¡No hay forma de usarlo en la cabeza!”, Explica María Olvido Moreno, doctora en historia del arte y miembro del grupo interdisciplinario de expertos en restauración, historiografía, física, química, botánica y ornitología que comenzó a estudiar el artefacto en 2018. La «ingeniería y dinámica muy peculiar» del objeto indican que no es una pluma. “No es estático”, dice Moreno.

Los expertos aún no han determinado qué tipo de artefacto es o si es parte de otro objeto. Laura Filloy, doctora en arqueología, y parte del equipo de expertos que analiza la pieza, se pregunta: «¿Se movía de una manera u otra, tenía dos lados o solo uno?» El restaurador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) sugiere imaginar la pieza en su contexto de uso, donde “el movimiento y despliegue de las plumas fue parte fundamental”. Aunque las plumas del artefacto que ahora se guardan en los repositorios del museo Quai Branly han perdido parcialmente sus colores -rosa, rojo, amarillo, naranja, violeta, azul o verde- y algunas han desaparecido, el especialista asume que «debieron verse espectacular «. .




Detalle de las plumas, en una imagen de 2018.

Fabienne de Pierrebourg, responsable de las colecciones americanas del museo de París, explica que el estado de la pieza es «muy frágil». Por eso, y porque «siempre» hubo dudas sobre su origen, nunca se ha exhibido en las salas del Musée du Quai Branly. Hasta ahora ningún país ha pedido su regreso. Lo que sí saben los expertos es que el artefacto llegó a París de manos de Bobán, un comerciante que vivió en México en el siglo XIX y comerciaba con todo tipo de «curiosidades americanas» que no se ajustaban a los parámetros de originalidad y antigüedad que proclamó. Así informan Moreno, Filloy, De Pierrebourg y Leonardo López Lujan, director del proyecto Templo Mayor, en un artículo de Arqueologia mexicana Publicado en abril.

Los franceses afirmaron que el objeto había sido entregado a Maximiliano de Habsburgo por su hermano, el emperador de Austria. Cuando cayó el imperio de Maximiliano en México en 1868, Bobán dijo que tuvo la suerte de comprar la moneda. Los autores del artículo escriben que lo increíble de la historia es que la pieza no aparece en los inventarios de las colecciones mesoamericanas de Ambras y Viena. La sospecha es que Bobán inventó esta historia y nombró al objeto después del último tlatoani para venderlo por un precio más alto. Y así quedó inscrito en el Musée d’Ethnographie du Trocadéro, en París, desde 1878. “Quería darle un aura de autenticidad, de pertenencia a un gran soberano”, dice Moreno.

Doctores Filloy y Moreno en el taller de restauración del Museo Quai Branly, en 2018.


Doctores Filloy y Moreno en el taller de restauración del Museo Quai Branly, en 2018.

En ese sentido, puntualiza Moreno, se puede hablar de una falsificación: «No sabía que era una pluma y menos que había pertenecido a algún tlatoani». Sin embargo, se puede decir que la moneda es un auténtico objeto antiguo de plumaria de América que puede tener 500 años. Las plumas, observadas por uno de los expertos del equipo, parecen provenir de especies de aves endémicas del continente, como loros, patos o guacamayos. El objeto podría ser un tesoro mesoamericano, pero también amazónico o andino. «En estos términos, es una pieza excepcional», abandonó Filloy.

Las obras de arte de pluma andina y amazónica son abundantes, dice el arqueólogo. Pero los mesoamericanos son pocos en número: solo se conservan cinco registros y el conocido como penacho de Moctezuma, un tocado que salió del territorio mexicano hace 500 años y se conserva en Viena, como miles de otras piezas antiguas esparcidas por el exterior que dejaron el continente. saqueo arqueológico o en manos de un coleccionista privado. “Quizás podríamos estar, como en el caso de la columna de Moctezuma, frente a una sola pieza sobreviviente. Pero aún tenemos que confirmarlo ”.

Las claves para descifrar el origen del artefacto

Actualmente, diferentes muestras de cordeles, textiles, papeles y otras fibras se encuentran en laboratorios de Europa y México para su caracterización, aunque los resultados se han retrasado debido a la pandemia. Cuando los expertos hayan terminado de definir el catálogo de técnicas de plumas e identificar las materias primas, pueden comparar la información con los catálogos de técnicas de plumas que ya existen en Perú, la Amazonía y México. “Y luego podemos decir que técnicamente es similar, muy similar o diferente al cuerpo de los objetos de plumas conocidos”, especifica Moreno.

Registro bajo el microscopio, en París, en 2018.


Registro bajo el microscopio, en París, en 2018.

Las flores hechas de plumas son otra clave para aprender más sobre su origen. Saber qué especies de flores están representadas por plumas y sus significados podría darte más pistas. “Quizás sean representaciones de flores que no existían en Mesoamérica y que nos llevarán a Sudamérica”, dice Moreno. Otra clave es averiguar qué pegamentos se utilizaron para adherir las plumas. Pero no es fácil, precisan los especialistas, porque la pieza, por ejemplo, pudo haber sido expuesta a una fumigación y luego podría contener residuos de sustancias tóxicas que no permiten identificar la materia orgánica. “Aún podemos encontrarnos con ciertos obstáculos”, explica el dueño del restaurante.

Los enigmas que rodean esta sala persisten. «Si se hiciera mesoamericano, sería algo extraordinario, porque enriquecería el conocimiento de las culturas milenarias de nuestro país», enfatiza Moreno. ¿Sería decepcionante si no fuera así? “No, estas piezas nunca defraudan”, defiende el historiador del arte, y agrega: “No importa si es andina, amazónica o mesoamericana. Tal es su complejidad, belleza y características dinámicas que todos los resultados de la investigación serán un aporte al conocimiento universal ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *