Tokio 2021: Osaka, impacto tras impacto sin pisar la pista | Juegos Olímpicos 2021

Tokio 2021: Osaka, impacto tras impacto sin pisar la pista |  Juegos Olímpicos 2021

El runrún comenzó al mediodía en Tokio, cuando la Federación Internacional de Tenis (ITF) anunció que el teórico debut de Naomi Osaka se estaba saliendo de la cuenta y que su partido contra Zheng Saisai, que sería la apertura de la competencia de tenis, se pospuso para el domingo sin explicación. Posteriormente, la organización comunicó que el cambio de programa siguió a la solicitud de la organización de los Juegos, ni más ni menos. Y a partir de ahí, a medida que pasaban las horas y se acercaba la Ceremonia de Apertura, se fueron juntando todas las piezas del rompecabezas, sobre todo cuando el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, hizo hincapié en la diversidad y cohesión del evento. Osaka, el icónico tenista que golpea de un extremo al otro del mundo, tenía un mensaje para el mundo.

Más información

A través de sus redes sociales, en dirección al millón de seguidores que le acompañan en Twitter y los dos millones y medio que observan sus peripecias estilísticas en Instagram, la ganadora de cuatro Grand Slams expresó: “Aún estoy tratando de entender lo que acaba de gastar. Es sin duda el mayor logro deportivo y el mayor honor que tendré en toda mi vida. No tengo palabras para describir cómo me siento en este momento, pero estoy lleno de gratitud y gratitud. Os quiero».

Osaka ya se había pronunciado como el primer tenista de la historia en encender el caldero de los Juegos Olímpicos, marcando el camino de la época: 23 años, deportista, mediático y con extraordinaria resonancia en los canales que seducen a las nuevas generaciones y las magnetizan. en pantallas móviles. Pero Osaka es eso y más. También es la deportista con mayores ingresos del mundo: 34,2 millones de euros, según la última estimación de la revista. Forbes– y durante mucho tiempo un icono multicultural y reivindicativo, transformado en un gigantesco locutor de defensa de diversas causas; desde el antirracismo hasta el empoderamiento de las mujeres, también trayendo el concepto de salud mental en el deporte de élite a la mesa.

Era el 30 de mayo, cuando debutaba en Roland Garros y anunció que no comparecería en ruedas de prensa -obligatorio por contrato en los torneos de tenis, bajo pena de sanción si no lo hacía. Tiempo, la exposición ante reporteros y el formato produjeron ansiedad, además de haber padecido depresión durante los últimos dos años. Finalmente, la japonesa decidió salir de París al día siguiente y el 18 de junio su equipo confirmó que renunciaba a Wimbledon para «tomarse un tiempo y estar con su familia y amigos», y que reaparecería frente a su gente en Tokio. ; es decir, casi dos meses después de haber pisado una pista por última vez para competir.

De ‘Time’ y ‘Vogue’ a Barbie

Sin embargo, a pesar de la ausencia, Osaka no se detuvo jugar. No lo fue, pero lo fue. Primero rompió su silencio con una carta en la revista. Hora dans laquelle elle dit se sentir pressée par les médias – «les athlètes sont aussi humains» – et dans laquelle elle réclame un changement de modèle de communication, car pour elle il est devenu «obsolète» et à de nombreuses reprises il est agressivement à sens unico. Más tarde fue vista por primera vez públicamente con un breve discurso en el Premio ESPY a la Mejor Atleta Femenina del Año, y días después anunció que su Barbie ya era oficialmente una Barbie grabada.

Pero su onda de choque mediática no iba a terminar ahí. También hizo la portada de la revista. Moda y a medida que se acercan los Juegos, creó un documental en la plataforma Netflix sobre su vida diaria, cómo lidia con los temas que reveló en París y en el que explica su introversión y timidez, o este episodio de hace dos años, después de perder en el Abierto de Australia, se calzó los zapatos al amanecer, se puso las gafas y salió de incógnito a caminar y pensar, sintiendo que había caído mucha gente; Entre ellos, el jugador de baloncesto Kobe Bryant, con quien había formado una hermosa amistad y que murió dos días después en un accidente de helicóptero.

Todo ello precedió a la estruendosa puesta en escena de este viernes, final de una ceremonia que la devolvió al frente del escenario y que volvió a subrayar su alivio y su impacto, jugar o no jugar, rally o en una sesión de fotos. . No tiene importancia. Osaka, un fenómeno que parece no tener límites, se desarrolla como un tótem japonés y comercial, deportivo y social. Banner moderno. Habían pasado 57 años desde que un atleta activo, en 1964, el corredor Yoshinori Sakai, encendió la llama final. Pero ella vino.

Suscríbete aquí a nuestro boletín especial de los Juegos de Tokio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *