“Trans Law” y el monstruo del estado | Opinión

“Trans Law” y el monstruo del estado |  Opinión
Manifestación del orgullo LGTBI en Madrid.Olmo calvo

Deleuze y Guattari escribieron en alguna parte que nombrar significa dividir: hombres y mujeres, españoles y extranjeros, nosotros y ellos. Sin embargo, entre estos dos nuevos mundos creados por el acto de nombrar, queda una fisura, una herida molesta cuyos bordes difusos no coinciden del todo con los del otro lado, un continente de la realidad que, en cuanto se ha separado de él. su complemento, perdió la forma que nos hubiera permitido volver a unirlos.

Aprobación reciente de la apelación trans derecha es un lugar precioso para pensar en ello. Por primera vez, el Estado español ha reconocido el derecho a la autodeterminación de género o, al menos, de sexo registrado. Ahora que lo pienso, la idea es sorprendente: el Estado, un instrumento (supuestamente) al servicio de la ciudadanía, permite determinar esta misma ciudadanía. Está claro que el sexo grabado es solo una ficción del estado y que esta ficción está mal contada, que las costuras comienzan a mostrarse. Podemos extrapolar aquí la frase que Nietzsche dedicó a un “yo” que se equivoca a sí mismo: “¿Cómo puede sorprendernos que después siempre haya encontrado en las cosas sólo lo que había escondido en ellas?

No hay lugar para la sorpresa. Todo estado moderno se basa en la exclusión. Los entusiastas españoles se remontan a 1492 la fundación del estado español; Probablemente se equivoquen desde el punto de vista historicista, pero tienen razón al vincular el nacimiento de la española -y lo que queda por demostrar- con la expulsión de moros y judíos de la península. La ficción de estado siempre se escribe en torno a un núcleo que nadie mira: el de lo monstruoso, el de lo inaceptable, el de lo indecible. Su naturaleza paradójica es que sin este núcleo, el estado no es nada. Al final, ¿qué dejaría para quienes quieren una España libre de moros, negros, gitanos, feministas, LGTBI, catalanes, gallegos, vascos y un larguísimo etcétera? ¿Alguien se quedaría en el páramo?

Más información

Siguiendo el trans derecha Se ha hablado mucho sobre las políticas de identidad y poco sobre la identidad nacional. Su base, como el acto de nombrar, parte el mundo en dos en un gesto violento y terrible. Los españoles, que desprecian todo lo gitano, han olvidado que gran parte de su cultura proviene del saqueo. Je vis dans une ville dont le centre économique et identitaire – L’Alhambra – est un complexe «mauresque» qui était habité par des gitans jusqu’à ce que la notion moderne de «patrimoine national» conduise à leur expulsion sans aucun égard pour leur historia. La Alhambra no es solo una ciudadela andaluza: también es un mapa del dolor, la violencia y de nosotros mismos.

¿Qué tiene esto que ver con trans derecha? Si miramos de lejos, nos encontramos frente a un mapa cuyas venas se entrelazan con la violencia que las personas trans han tenido que soportar -siempre, pero creo que en los últimos meses- con el aumento de crímenes sexistas, agresiones e incluso asesinatos homofóbicos. .y el aumento de la violencia contra las personas racializadas.

La ofensiva contra los derechos humanos es tan obvia que ni siquiera tuve que nombrar los casos para que mis lectores pensaran en Anna y Olivia, el asesinato de Samuel o Younes, el joven que recibió tres disparos en el pecho de un ex. . militar por el simple hecho de no ser español. Miento: para no parecer español, ya que el que lo mató no tenía forma de conocer la nacionalidad de Younes; Simplemente no encajaba con esa construcción de la española que, si empezamos a rascar, finalmente se queda en nada.

Este caso es particularmente revelador. No se deje engañar al lector: entre el nivel institucional y la violencia cotidiana no hay diferencia de naturaleza, solo de grado. Que el asesino de Younes fuera un ex soldado no es baladí: era un «funcionario» de un estado basado en la exclusión de la persona que asesinó. De ahí el tratamiento mediático y legal del asesinato de Samuel. De ahí toda la violencia institucional que sufrimos.

Elegí el trans derecha como centro de gravedad de este texto porque encarna a la perfección esta continuidad entre la violencia cotidiana y la violencia institucional. Finalmente, el Estado acepta la posibilidad de moverse al margen de la falla, pero con la condición de negar la existencia de personas no binarias, migrantes indocumentados, menores de edad. «Es la cantidad de monstruosidad que estamos dispuestos a aceptar», parecen decirnos, y con esta frase quieren que olvidemos que sin nosotros no son nada; que en el centro de la madeja, como en el «yo» de Nietzsche, sólo está el vacío o ese monstruo que ellos mismos escondieron.

Munir al hachemi es escritor y autor de Cosas vivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *