Transporte: el progreso se comparte | seres urbanos | Planeta futuro

Transporte: el progreso se comparte |  seres urbanos |  Planeta futuro

Las medidas de contención y reducción de la movilidad impuestas para limitar la propagación del coronavirus han tenido un impacto positivo en la mejora de la calidad del aire y la reducción del ruido en la ciudad. Del 16 al 22 de marzo, la primera semana de encierro, en Barcelona el nivel de dióxido de nitrógeno (NO₂) se redujo un 40% y en Madrid un 56%.

Más información

Muchas ciudades ya habían puesto en marcha medidas para desalentar el uso de vehículos privados. Por ejemplo, reduzca los carriles de tráfico o establezca zonas de bajas emisiones que limiten el tráfico a los más contaminantes.

Algunos también aprovecharon el período de bloqueo para acelerar los cambios que ya se habían pensado antes. Encontramos un ejemplo en Barcelona, ​​con el proyecto de super manzanas, diseñado para hacer espacio público para los peatones, eliminando los autos estacionados en la superficie y restringiendo el tráfico a los vehículos motorizados.

Alternativas al coche privado

En este contexto, los servicios de movilidad compartida parecen ser una buena alternativa al uso de automóviles privados; tanto vehículos (motocicleta, bicicleta o scooter) como rutas (compartir coche o entonces coche compartido). La suscripción a estos servicios se realiza a través del móvil, conectándose a una página web o descargando una aplicación. Nacieron gracias al desarrollo de las tecnologías de la comunicación, Internet y el surgimiento de la economía colaborativa.

Nacieron gracias al desarrollo de las tecnologías de la comunicación, Internet y el surgimiento de la economía colaborativa.

En los últimos años, hemos visto un aumento de la popularidad de los servicios compartidos de bicicletas, motocicletas y scooters. Pero el verdadero sustituto del automóvil privado será el uso compartido del automóvil. Hay dos métodos: entre personas (P2P) o de empresa a persona (B2C).

  • Servicios P2P. Conocido como el término en inglés compartir coche, el propietario del automóvil ofrece compartir, total o parcialmente, una ruta a cambio de una compensación económica. En España operan plataformas como Amovens o BlaBlacar, que gestionan el proceso y el pago a cambio de una comisión.
  • Servicios B2C. Conocido como coche compartidoOperan como taxis, pero comparten el viaje con otras personas. Los usuarios, a través de una plataforma, indican el destino, y si hay una ruta contractual cercana, se ofrece compartir la ruta y los costos de viaje.

la coche compartido puede reducir en gran medida el tráfico en la ciudad. Un estudio reciente muestra que el 98% de la demanda de taxis en Nueva York podría cubrirse con 2000 vehículos con una capacidad de carga de 10 personas o 3000 vehículos con una capacidad de cuatro. Esto significa que solo se necesitaría el 15% o el 22% de la flota actual, con coches de 10 o cuatro plazas, respectivamente.

Por otro lado, si el coche compartido Con el transporte público, se puede ofrecer una opción de transporte eficiente en áreas de la ciudad donde el suministro de transporte público no es adecuado. También se puede utilizar para acercar a los usuarios de áreas remotas a una estación de metro, tren o ferrocarril o para fortalecer el servicio de transporte nocturno. Además, estos servicios son un medio ágil para incrementar la capacidad de transporte en periodos de alta demanda (conciertos, eventos deportivos, etc.).

Más barato que tener un coche

Los servicios basados ​​en el uso compartido de un vehículo, ya sea por horas o minutos, también se ofrecen en diferentes modalidades. Coches de uso compartido (auto compartido) pueden provenir de particulares, que los ponen a disposición de los usuarios a través de una plataforma (Drivy, Socialcar o Amovens) o de empresas.

Compañías auto compartido puede ofrecer la opción de recoger el automóvil en un lugar y dejarlo en otro (flotando libremente) o recójalo y déjelo en el mismo lugar (en el recurso). La subcontratación de estos servicios se realiza a través de una plataforma o aplicación, donde la persona tiene que registrar sus datos y su permiso de conducir. Una vez que los documentos han sido validados por la empresa, se pueden contratar los servicios. El pago corresponde al tiempo de uso o los kilómetros recorridos.

Una de las ventajas de este servicio es su costo. Es más económico contratar el servicio de auto compartido que comprar y mantener un automóvil que pasa aproximadamente el 95% del tiempo estacionado. Además, el usuario no tiene que preocuparse por encontrar aparcamiento, ya que suelen existir acuerdos entre las empresas que prestan el servicio y las que ofrecen el aparcamiento.

Un estudio realizado en los Estados Unidos, donde el uso de auto compartido se introduce más, muestra que cada coche compartido puede reducir la necesidad de 9 a 13 coches privados. Pero para ser una alternativa viable a la compra de un coche, el servicio debe estar operativo tanto dentro de la ciudad como entre ciudades y pueblos, de modo que el usuario pueda desplazarse a diferentes puntos sin tener que devolverlo.en el mismo lugar en la persona que recogió eso. . En la mayoría de los casos, todavía no es así.

Como hemos visto, los servicios de movilidad compartida pueden ser una alternativa al uso de un vehículo privado, además de fortalecer el transporte público en zonas de la ciudad que no están bien comunicadas. Pero los servicios deben ser de buen tamaño y accesibles para ser una alternativa atractiva. Pero también es necesario un cambio en la mentalidad de los usuarios de vehículos de pasajeros.

Si bien existe cierta polémica sobre si este tipo de servicios realmente van a sacar coches de la ciudad, o si sumarán aún más, se puede decir que las dudas se disiparán en el largo plazo, cuando estos servicios se acaben. popularizado. De hecho, se estima que una reducción del 10% en el número de turismos puede duplicar la demanda de transporte público, por lo que los beneficios medioambientales serán notables.

Finalmente, como hemos comentado, la contratación de estos servicios se realiza, normalmente, a través de teléfonos móviles, por lo que solo pueden ser utilizados por personas que tienen una cultura digital, tienen un smartphone y una cuenta bancaria. Estos requisitos pueden excluir a parte de la población (personas mayores o sin recursos económicos). Por lo tanto, si las ciudades se comprometen con estos servicios para promover una movilidad más sostenible, deben asegurarse de que sean una opción viable para todos los ciudadanos.

La conversación

Este articulo fue publicado originalmente en The Conversation.

Imma Ribas Es profesora asociada de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Barcelona (ETSEIB), Universidad Politécnica de Cataluña – BarcelonaTech.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro ‘boletín’.