Tres miembros del consejo de administración del Institut Català de Finances dimitieron antes de la aprobación de 34 ex altos cargos | Cataluña

Tres miembros del consejo de administración del Institut Català de Finances dimitieron antes de la aprobación de 34 ex altos cargos |  Cataluña

Tres de los nueve miembros del Institut Català de Finances (ICF), dependiente de la Generalitat, dimitieron de sus funciones el lunes, dos días antes de que la institución debatiera y aprobara garantizar garantías de 5,4 millones de euros impuestas por el Tribunal de Cuentas a 34 ex altos funcionarios por presunta malversación en la promoción internacional de usted paga independentista, según La Vanguardia y confirmó este diario. Los renunciantes son Francesc Casas, Mercedes Domingo y Virginia Verger. El otorgamiento de la garantía floreció gracias al voto de calidad del presidente del consejo de administración de la ICF, Albert Castellanos, exsecretario general del Departamento de la Vicepresidencia y Economía en la actualidad. presidente, Pere Aragonès, y que en esta legislatura es secretario de Empresa y Competitividad.

Los tres miembros renunciantes llegaron a la institución en 2015 como independientes y sus mandatos expiraban el 1 de julio, aunque siguieron siendo miembros del organismo pendiente de su renovación, según fuentes del ministerio. El directorio estuvo integrado por 11 miembros, seis de los cuales son independientes y cinco del gobierno. Los puestos dominicales están a la espera de ser renovados.

Más información

La participación del ICF estaba prevista en el decreto-ley aprobado por el gobierno para garantizar los bonos y solo debía activarse. Al finalizar el Consejo Ejecutivo, el consejero de Economía y Hacienda, Jaume Giró, confirmó este martes que no había sido posible encontrar un banco dispuesto a avalar los avales y se manifestó a favor de cualquier resistencia interna al otorgamiento del aval . «Dados los precedentes vividos en el país, esto causaría angustia y miedo», dijo, aludiendo a posibles consecuencias criminales. La situación generó dudas entre los miembros del gobierno sobre la conveniencia de recurrir a la ICF, algunos de los cuales habían expresado su renuencia a involucrarse en esta operación.

Pese a ello y por sorpresa, Giró anunció un día después al Parlamento que se activaría la ICF para cubrir a los acusados. Y todo fue a la espera de que la junta directiva, equivalente a una junta directiva, firmara la operación esa noche. El voto, también informa Guacamayo, se peleó. Según las fuentes consultadas, el consejero delegado de la ICF, Víctor Guardiola, se abstuvo, tres de los miembros del consejo de administración -representantes de la Generalitat- votaron a favor y otros tres -independientes- en contra. Lluís Juncà, miembro del ERC de la Generalitat y también miembro del ICF, no participó en la votación para que los independientes tuvieran mayoría -cuatro contra tres- sobre los vocales por nominación política. Castellanos rompió el empate con su voto de calidad. 29 de los 34 ex altos funcionarios se han acogido al mecanismo de garantía.

En lugar de perseguir la corrupción de los grandes partidos españoles, el PP y el PSOE, el Tribunal de Cuentas persigue la disidencia ”, dice Junqueras

Oriol Junqueras, presidente de ERC, uno de los políticos imputados y cuya fianza es de 1,9 millones, acusó ayer al PP de utilizar el Tribunal de Cuentas como «organismo político» para «perseguir a sus rivales». En entrevista con la agencia Efe, Junqueras dijo: “El objetivo [del Tribunal de Cuentas] es apoderarse de nuestros hogares, que son los hogares donde viven nuestros hijos ”. Y agregó: «A pesar de su nombre, no es un tribunal, es un cuerpo político conformado por políticos retirados, nombrados por méritos cuando sirven a los intereses de los partidos que los designan». “Es, dijo, un“ organismo con cargos caducados ”y“ el PP se niega a renovarlos ”. No quiere perder la mayoría que tiene, porque la utiliza para perseguir a sus rivales políticos. En lugar de perseguir la corrupción de los grandes partidos españoles, el PP y el PSOE, persigue a los opositores políticos, a los disidentes políticos «, protestó.» Nos persiguen porque quieren convertir a nuestros hijos en víctimas de la represión «. ejercicio. Es una persecución económica, no contra nosotros, sino contra nuestras familias ”.

Según Junqueras, el caso es «un ejemplo más de la injusticia cometida contra personas manifiestamente inocentes». En cuanto al mecanismo de la ICF para garantizar la garantía, considera que el Tribunal de Cuentas no tiene por qué rechazarlo: «Estoy convencido de que las decisiones tomadas por el Gobierno son plenamente legales y legítimas y tienen como objetivo proteger el desempeño. Legítimas y legales . algunos de sus cargos electos y sus empleados. Proteger las acciones legales y legítimas de los funcionarios públicos siempre es algo bueno ”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *