Tribunal Supremo presenta una denuncia de Vox contra el ministro Ione Belarra por llamarlos «nazis con la cara descubierta» | España

Tribunal Supremo presenta una denuncia de Vox contra el ministro Ione Belarra por llamarlos "nazis con la cara descubierta" |  España

El Tribunal Supremo ha presentado una denuncia por delito de odio interpuesta por Vox contra la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, por calificar al partido de Santiago Abascal de «nazi de mente abierta» y por haberlo acusado de hacer «publicidad filosófica». Según la Sala Penal, las declaraciones de Belarra, realizadas durante un mitin de campaña electoral en Madrid el 25 de abril en Collado Villalba, pueden considerarse «contrarias al respeto que deben enfrentar los diferentes partidos políticos en el enfrentamiento electoral, pero no constituyen un crimen de odio «.

Más información

La resolución revisa la jurisprudencia de la Corte Suprema sobre delitos de odio y destaca que este delito “tiene como esencia la incitación pública al odio, la hostilidad, la discriminación o la violencia contra un grupo, parte del grupo o contra una persona determinada, pero agredida por motivos de su membresía, por razones racistas, antisemitas u otras relacionadas con la ideología, religión o creencias, situación familiar, pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, origen nacional, género, orientación u orientación sexual, identidad, por razones de género, enfermedad o discapacidad ”.

«En otras palabras», agrega la Corte Suprema, «son conductas que tienen grupos como sujetos pasivos, que se caracterizan por su raza, su nacionalidad, su sexo, su orientación sexual o su identidad, por razones de género, enfermedad o ideología., religión o creencias «. Pero entre estos grupos, advierte el tribunal, no hay partidos políticos» que estén en competencia electoral en un debate público en el marco de una elección «.

La Sala explica que los delitos de odio defienden a las minorías sociales, mientras que para otros grupos, incluidos los partidos, entran en juego los delitos contra el honor, siempre que se cumplan sus requisitos, que son muy matizados en el marco de las campañas electorales o bajo la égida de la inviolabilidad parlamentaria .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *