Un elefante para Rembrandt | Cultura

Un elefante para Rembrandt |  Cultura
Rembrandt: un boceto de Hansken, 1637. Dominio público

En 1630, un elefante llamado Hansken que se hizo famoso en Europa. Fue llevada a los Países Bajos a la edad de tres años por el Príncipe Federico Enrique, el estado – representante político – de la era República de las Provincias Unidas, que comerciaba especias en Asia con la Compañía Oriental de las Indias Orientales. El viaje por mar de Hansken Se prolongó durante siete meses, y luego no solo deslumbró al público con su capacidad para saludar con un sombrero, levantar una espada o llevar una bandera con su baúl. También llamó la atención de Rembrandt, el maestro del Siglo de Oro, que lo dibujó tres veces. El paquidermo es ahora el protagonista de una exposición en el Painter’s House Museum de Ámsterdam, que combina su historia como atracción circense con la pasión del artista por plasmar sus modelos en el acto. Y también tiene como objetivo crear conciencia sobre la vida silvestre en peligro de extinción.

Más información

La exposición se titula Hansken, el elefante de Rembrandt. Entre 1637 y 1641 dibujó en detalle su piel arrugada y el movimiento de sus piernas y tronco. Estaba más interesado en el animal que en el espectáculo que ofrecía, y no reflejaba sus habilidades sino su prestigio. El zoológico sobreviviente más antiguo del mundo abrió en Viena en 1752, y el de Ámsterdam data de 1838, por lo que los europeos del siglo XVII ignoraron la dieta de los elefantes y su convivencia en manadas. En el libro que acompaña a la exposición, el escritor Michiel Roscam Abbing recuerda que en el siglo XV había una copia en el continente. Durante los siguientes dos siglos, no pasaron de dos o tres, por lo que su poder de atracción fue evidente. Hansken también se acostó cuando se le pidió que lo hiciera y agarró un balde de agua con su trompa, y los espectadores pensaron que el animal, que comía pan y fruta, tenía un cerebro humano.

La realidad fue mucho más dolorosa. “El viaje a Ámsterdam fue muy difícil debido a la falta de agua y alimentos adecuados. También en la bodega del barco había un leopardo, un casuario y un ciervo manchado. Una vez en la ciudad, el desconocimiento provocó el reencuentro de los cuatro animales y fue un desastre: el leopardo mató al casuario y Hansken se sentó en el ciervo ”, explica por teléfono Leonore van Sloten, comisaria de la exposición. El príncipe Federico Enrique le dio el elefante a su sobrino nieto, Johan Maurits, quien lo vendió por 8.000 florines. El último propietario fue Cornelis van Groenevelt, quien le pagó 20.000 florines, el precio de una buena casa en ese momento. “Cornelis sabía cómo entrenar caballos y vio las posibilidades comerciales de enseñarle algunos trucos –Hansken aprendió hasta los 36 años y se fueron de gira por Europa ”, prosigue el comisario. “Estaban en Alemania y Francia, cruzaron los Alpes dos veces y ella llevaba a la dueña y el equipaje. Se llevaron bien, pero fue una vida de dolor «.

Rembrandt lo vio por primera vez en 1637, en una plaza muy cerca de su casa, y allí lo dibujó. Un año después, realiza un grabado bíblico en el que la serpiente del Paraíso es un dragón que tienta a Adán y Eva. Añadió un elefante, supuestamente inspirado en Hansken, como símbolo del bien y la castidad, «porque se creía que estos animales carecían de impulso sexual», añade el experto. En 1641 lo alcanzó de nuevo. Había asombrado al público, pero la vida itinerante, la mala alimentación y la privación de sus congéneres en un clima frío minaron su salud. En octubre de 1655 llegó a Florencia para tocar en el cardenal Leopold de Medici y el 9 de diciembre cayó muerta en la Plaza de la Signoria. Pensaron que podría haber sido envenenada, pero luego se supo que tenía úlceras en las piernas infectadas. Tenía 25 años, cuando los especímenes asiáticos de su clase pueden vivir hasta los 60, y su final fue capturado por el artista italiano Stefano della Bella. Sus dibujos y los de Rembrandt forman parte de la exposición, al igual que el cráneo de Hansken, prestado por el Museo de Historia Natural de la ciudad italiana, que conserva su esqueleto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *